Menu

Los estadounidenses siguen prefieriendo el Dodge Challenger antes que el Camaro

El más veterano del trío Muscle se consolida frente al segundo

Los estadounidenses siguen prefieriendo el Dodge Challenger antes que el Camaro

El Dodge Challenger es un veterano. A diferencia del Camaro y el Mustang no ha recibido un reemplazo generacional. Un muscle car a la vieja escuela que, a pesar sus actualizaciones anuales, el peso de los años le empieza a pesar. Al menos tecnológicamente hablando, porque ya el pasado año se vendieron 66.716 ejemplares en Estados Unidos, un 3 % más en comparación con 2017.

Por otro lado, el Chevrolet Camaro se actualizó por completo en 2016. Aun así, el año pasado se adjudicaron 50.963 unidades, una caída del 25 % frente hace un par de años. Cierto es que el lavado de cara con el que empezó el año fue muy criticado, pero General Motors se ha puesto manos a la obra para corregir el fail. El Mustang, como siempre, lideró con 75.842 ejemplares (y eso que bajaron un 7 % respecto a 2017). El Ford es, además, el coupé deportivo más vendido a nivel mundial.

Según informa el medio norteamericano Detroit Free Press, las ventas del Dodge Challenger han llegado a los 13.431 coches durante el primer trimestre del año. Por su parte, el Chevrolet Camaro ha totalizado en el mismo periodo 12.083 unidades. Los datos de ventas son confirmados por Good Car Bad Car (Camaro, Challenger y Mustang), y aunque es un margen estrecho, todavía significa que Dodge está en segundo lugar detrás del Ford Mustang, el cual ha acumulado ya 16.917 ventas en lo que va de año.

Chevrolet Camaro 2019

Sin embargo, se puede indagar un poco más en esta historia, donde el coupé de Chevrolet puede retomar el segundo puesto. Comparando los primeros tres meses de 2019 con el mismo período del año pasado, las ventas de Challenger en realidad bajaron aproximadamente un 24 %. Mientras tanto, el Camaro disfrutó de mayores ventas hasta enero y febrero, y en realidad registró una ganancia de casi el 3 % con respecto a 2018.

También se puede apreciar el porcentaje de participación de mercado, con el Challenger actualmente con el 23 % y Camaro con el 21 %. A finales de 2018, esos números eran 24 y 19, respectivamente. Mientras tanto, el Mustang sigue ocupando el primer lugar con una participación de mercado del 29 %. Pero tampoco es para tirar cohetes, porque al igual que el Challenger, las ventas de Mustang han bajado durante el primer trimestre de 2019. La caída equivale a aproximadamente el 12 %, lo que obviamente no es tan elevado como el Challenger, pero la sangría podría continuar.

Ford espera tentar a los compradores con un nuevo paquete de altas prestaciones para el cuatro cilindros, que le otorga un poco más de potencia, mejor estética y mejor dinámica de conducción. En cuanto a Dodge, el Challenger se ha mantenido prácticamente sin cambios desde el punto de vista estricto, cuando regresó al mundo en 2008. Sin embargo, ofrece hasta 808 CV con Hellcat Redeye y múltiples opciones de personalización.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.