Dacia Spring Electric Show Car, el primer eléctrico de la marca

Dacia Spring Electric Show Car, el primer eléctrico de la marca

Quiere ser el coche eléctrico más barato del mercado cuando llegue en 2021


Tiempo de lectura: 2 min.

Se ha especulado mucho sobre la llegada al mercado de un Dacia eléctrico, que sería económico y accesible para todo el mundo siguiendo la máxima de la firma rumana. A Dacia le hace falta un eléctrico en su gama para poder cumplir con las normativas de emisiones, pero no sería sencillo ofrecer un coche de este tipo a precios de la marca y se ha llegado a dudar de su viabilidad.

El caso es que, como muchos auguraban, la solución de la marca ha sido sencilla. Se ha mirado la gama global de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y se ha hecho cálculos, dando como resultado que sería más fácil coger un coche que se vende fuera y remarcarlo. Así, el Renault City K-ZE que se vende en China, se transforma en el Dacia Spring Electric Show Car, un prototipo que adelanta la llegada a producción de un coche eléctrico con el sello de a la marca rumana.

No estará disponible hasta el año 2021, con una autonomía de 200 kilómetros según ciclo WLTP, aunque la marca no ha dado datos al respecto del motor. Si tenemos en cuenta el Renault City K-ZE, coche que sirve de base para este Dacia Spring, tendríamos un vehículo urbano casi al 100 % con unas prestaciones limitadas, pero suficientes. El motor eléctrico del modelo chino anuncia 45 CV y 125 Nm de par y tiene unas baterías de 26,8 kWh de capacidad que le permiten anunciar 271 kilómetros bajo el nefasto ciclo NEDC, una cifra que se queda muy cerca de los 200 kilómetros según el WLTP.

dacia spring show car (8)

El objetivo de Dacia con este coche es ofrecer el vehículo de motor eléctrico más barato del mercado europeo. Se comentó una vez desde la marca, que de llegar a Europa, el City K-ZE tendría un precio cercano a los 11.500 euros, bastante más elevado que los cerca de 7.500 euros que cuesta el modelo en China. Obviamente, hay que contar el transporte y algunos cambios necesarios para poder venderse en Europa, cosas que encarecen el precio, pero seguiría siendo el coche eléctrico más barato de Europa, superando al SEAT Mii electric, que con una tarifa que comienza en 18.490 euros, es actualmente el coche eléctrico más asequible del mercado.

Será un coche muy compacto, con una longitud de 3,73 metros y un habitáculo homologado para cuatro personas. Su imagen es la de un pequeño SUV de talante urbano y juvenil, con decoración desenfadada y colores en fuerte contraste. El concept cuenta con luces LED que no sabemos si llegarán a producción (quizá como opción) y el puerto de carga está situado en la aleta delantera derecha.

Galería de fotos

 

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Es más largo el nombre que el coche… Y demasiado rebuscado cuando a pocos se les escapa qué es en realidad.

Habrá que ver con qué sale pero no se yo si 45 cv será demasiado poco para las costumbres europeas. El motor del primer Zoe, con 88 cv podría ser más adecuado.

Pablo Mayo
Editor

Poca batería y poco motor. Normal que sea el más barato.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam