Así es KITT reinventado digitalmente que esconde un Hellcat HEMI

Así es KITT reinventado digitalmente que esconde un Hellcat HEMI

KITT es el Pontiac Firebird Trans Am más famoso de todos los tiempos


Tiempo de lectura: 4 min.

En 1982, la serie de televisión Knight Rider presentó al mundo un superdeportivo con un motor a reacción de hidrógeno, una velocidad que ignora la física, una armadura impenetrable, inteligencia artificial y suficientes artilugios de alta tecnología para hacer que los superdeportivos de hoy no tengan nada que hacer. KITT es el Pontiac Firebird Trans Am más famoso de todos los tiempos y definitivamente el coche de ciencia ficción más llamativo para ciertas generaciones, pero hoy vamos un paso más allá, vamos a ver en detalle el KITT reinventado digitalmente que esconde un Hellcat HEMI.

El cine y la televisión han imaginado vehículos increíbles, no siempre realizables, pero emulables en la realidad. No, no es un Batmóvil y tampoco es uno de los Aston o Bentley de James Bond, se trata del coche televisivo del que más réplicas se han podido ver en España. Es el Knight Industries Two Thousand (conocido como KITT), el automóvil que encarna todo lo que podríamos desear de un automóvil. Velocidad, sigilo, inteligencia artificial, artilugios y un historial perfecto de aventuras en la lucha contra el crimen.

Basado en un Pontiac Firebird Trans Am de tercera generación, KITT podría pasar por un discreto coche si no fuera por su luz en el capó. La turbina de hidrógeno sigue siendo una fantasía, y eso desanima un poco a algunos fanáticos de la serie Knight Rider, que todavía esperan para ver materializado su héroe en la realidad tal y como se concibió. Refresquemos nuestros recuerdos con una buena dosis de nostalgia antes de empezar a contaros lo que esconde esta brutal versión que nos ocupa.

Los leales a KITT podrían sentirse felices con esta versión con la pequeña salvedad de la ausencia del propulsor de hidrógeno. Abimelec Arellano de Hermosillo, de Sonora, México (conocido como Abimelecdesign en las redes sociales) decidió introducir un Hellcat HEMI que no hará un mal papel. En lugar del motor a reacción con sus postquemadores, la imaginativa reaparición está impulsada por un superhéroe moderno del reino de los pistones. El legendario V8 lleva el acrónimo HEMI que hará y es uno de los motores más reconocibles de la era de combustión estadounidenses.

Con sus 717 CV y 881 Nm, su 6,2 litros sobrealimentado seguro que no decepcionaría al KITT original. Cuando se presentó, el Trans Am de tercera generación era uno de los coches de General Motors con un perfil más aerodinámico, con un Cx de 0,32. En 1985, los ingenieros mejoraron la resistencia a 0,29, convirtiendo al Pontiac Firebird Trans Am en el vehículo más aerodinámico que jamás haya salido de sus fábricas. Para esta versión se colocó un kit de carrocería más ancho que el de KITT, y está mucho más cerca del suelo que el original.

kitt hellcat hemi(1)

El rasgo característico de KITT, su barra de escáner frontal Anamorphic Equalizer, se puede ver en su capó. El alerón trasero retráctil es un guiño nostálgico a la física ficticia del vehículo que le permitía alcanzar la máxima velocidad. Si bien el Hellcat V8 no llevará al Trans Am a 804 km/h, sonará mucho más amenazador que el de 1982. Una de las novedades más notables del modelo, fue la introducción en 1982 del propulsor Chevrolet Cross-Fire Inyección V8 de 305 pulgadas cúbicas, 5 litros al cambio, como opción para la versión de alto rendimiento

Fue el debut de la inyección de combustible en los Trans Am, pero no resultó lo suficientemente confiable como para hacer justicia al modelo. Durante su década de producción, el Firebird de tercera generación acumuló más de 840.000 unidades, de las cuales casi 275.000 lucían el famoso apodo de Trans Am. De lo que podemos estar seguros es que este KITT está eones más cerca del televisivo modelo.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.