Aquarius, el motor milagroso de 10 kg que aspira a revolucionar la industria

Aquarius, el motor milagroso de 10 kg que aspira a revolucionar la industria

Un solo pistón oscilante, sin aceite y con un diseño compacto


Tiempo de lectura: 5 min.

Hace tan solo dos años conocíamos la historia de un fascinante motor Aquarius, el motor de 10 kg milagroso que aspira a revolucionar la industria. Con un solo pistón oscilante, sin aceite y con un diseño compacto que solamente pesa 10,5 kg, este motor multiusos presenta suficientes credenciales para darle un mínimo de credibilidad. Otra de las cualidades buscadas en estos tiempos, la tan preciada cifra de emisiones, es reducida notablemente, pero analicemos en profundidad el motor.

El proyecto, que vio la luz en 2014, ha seguido un desarrollo que se ha perfeccionado hasta este momento. Hace unos siete años la empresa Aquarius Engines presentaba un bloque de explosión lineal, con un solo pistón y un único cilindro desarrollado para mover vehículo o actuar como generador. Ese motor apenas estaba formado por 20 piezas fijas y una móvil, siendo este punto interesante no solo por el peso, también por la limitación de las averías gracias a su sencillez.

Su funcionamiento se podría asemejar a un ciclo de dos tiempos, ya que funciona mediante el intercambio de gases de forma continua, y por ello el ciclo completo es más útil, debido a que el pistón no realiza movimientos en vano. Esto no eliminaría las emisiones, pero si las reduciría notablemente, haciendo así posible construir un motor de huella cero si lo alimentamos con combustibles sin huella ecológica o reciclados. Su potencia de salida es de tan solo 20 caballos de potencia, aunque puede llegar a desarrollar más de 100 CV. El mismo motor ha sufrido una transformación para conseguir que funcione con hidrógeno, una transformación que ha tenido resultados positivos.

Parece el amanecer para las nuevas propuestas mecánicas, habrá que ver si alguna realmente llega a producirse en masa

Los posibles problemas que se os pueden ocurrir pueden empezar por la lubricación. En esto, la empresa defiende que no es necesaria la utilización de aceite, reduciendo así la potencial contaminación que podría generar la combustión del lubricante. A cambio, prometen una fabricación que incluye el grafito entre sus materiales para tal efecto, concretamente en los segmentos. Suena bien, pero habría que confirmar la durabilidad de un motor con segmentos de grafito si se utiliza como propulsor, con sus correspondientes cambios de ritmo y temperaturas.

Dicho esto, lo veo más orientado a un uso como extensor de autonomía que como propulsor, ya que de esa manera lograríamos unas temperaturas mucho más estables y reduciríamos las variables que reducen su fiabilidad. Se estima que este motor podría funcionar durante 1.000 horas entre períodos de mantenimiento, y si se emplease como extensor de autonomía, equivaldría a unos 50.000 kilómetros. Otra de las claves de este motor, y de su disponibilidad para un amplio abanico de soluciones, reside en su capacidad para funcionar con combustibles tradicionales, como la gasolina, o el GLP, pero también con metanol, etanol, e incluso hidrógeno.

La empresa austriaca AVL-Schrick transformó el motor para que funcionase con hidrógeno, un desarrollo que ha tenido resultados positivos, pero que sigue conteniendo el mayor problema del hidrógeno, su almacenamiento. Debido al tamaño de su átomo (al ser el más pequeño posible), es difícil conservarlo en el interior de depósitos por un tiempo prolongado, lo que sumado a su volatilidad lo hacen un combustible incómodo con el que trabajar. Aquarius Engines ha confirmado acuerdos con Nokia, TPR y Musashi Seimitsu, filial de Honda, por lo que no vamos a quitarle toda la credibilidad, pero no dejaremos de ser críticos.

Motor Aquarius

Algunas empresas punteras respaldan estos proyectos escondidos tras sus filiales

Otro de los posibles puntos débiles puede ser el contacto de las lumbreras con la cámara de escape, lo que podría generar un desgaste prematuro, pero dejemos que la marca nos demuestre con hechos, en un uso diario, las capacidades de su motor. Aquarius Engines ha diseñado un generador que marca sobre la báscula solo 160 kilogramos, frente a los generadores tradicionales que pueden superar los 500 kilogramos, punto en el que sigue siendo crítico el peso de las baterías, asignatura pendiente de la nueva generación que nos quieren vender.

“Siempre fue nuestro sueño en Aquarius Engines, insuflar oxígeno en la tecnología del hidrógeno como combustible del futuro. De las pruebas iniciales, parece que nuestro motor de hidrógeno, que no requiere costosas celdas de combustible de hidrógeno, podría ser asequible, ecológico y una respuesta sostenible a los desafíos a los que se enfrentan el transporte global y la producción de energía remota. A medida que el mundo se aleja de los combustibles fósiles, nuestro nuevo motor de hidrógeno podría provocar el amanecer de la era de Aquarius”, ha expuesto Gal Fridman, presidente de Aquarius Engines.

Muchas empresas están avanzando tecnológicamente en sus motores, como Mazda con su motor rotativo, y mantienen la ilusión de poder realizar con ellos deportivos, pero si el horizonte legal no cambia, poco o ningún futuro les ampara a los amantes de los motores de explosión. Por el momento sumamos uno más en la lista, Aquarius, el motor milagroso de 10 kg que aspira a revolucionar la industria con un solo pistón oscilante, sin aceite y con un diseño compacto.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado