Algunos fabricantes japoneses buscan alternativas para la neutralidad del carbono, aparte de la electricidad

Algunos fabricantes japoneses buscan alternativas para la neutralidad del carbono, aparte de la electricidad

Las principales apuestas son el hidrógeno y el biodiésel


Tiempo de lectura: 3 min.

La carrera de la eliminación de las emisiones ha puesto claro riesgo la existencia del motor de combustión, incluso habiendo una notable deficiencia en cuanto a infraestructura para coches eléctricos, los cuales, además, tienen precios algo más elevados que los equipados con motores de combustión. Cosas que no parecen importar a nadie más que a los propios usuarios y en ocasiones, ni siquiera ellos parecen percatarse de la situación.

Muchos fabricantes han anunciado ya que no habrá más vehículos con motores de combustión de aquí a unos años, con fechas comprendidas entre 2030 y 2035, cuando no es antes. Ya se ha empezado a parar el desarrollo de nuevos motores térmicos, evolucionando los ya existentes e invirtiendo principalmente en la creación de motores eléctricos que den vida a la próxima generación de automóviles. Aunque también es cierto que hay disidentes, como BMW, que apostará por los eléctricos cuando sea estrictamente necesario y en los mercados que así lo requieran, dejando los motores de combustión para aquellos que sí lo permitan y que los demanden.

Al mismo tiempo, los fabricantes japoneses han abierto su propio camino, al menos algunos de ellos como Toyota, Subaru, Yamaha y Mazda, quienes han anunciado que comenzarán a colaborar en la investigación y desarrollo de combustibles alternativos para motores térmicos. A ellos se les unirá Kawasaki Heavy Industries.

mazda demio skyactiv d biodiesel

Mazda Demio Skyactiv-D biodiésel

El anuncio se ha producido después de ver cómo los fabricantes japoneses estaban ausentes, en la lista de fabricantes que se han comprometido a eliminar gradualmente su producción de vehículos con motores de combustión para 2040. No obstante, también se ha comentado desde las marcas niponas, que la electrificación seguirá su camino actual, pero que no se desarrollará para sustituir a los motores “de toda la vida!, sino para ofrecer más opciones de elección a los clientes.

Toyota, por ejemplo, lleva tiempo desarrollando su tecnología de pila de combustible, en paralelo a su tecnología híbrida. Al mismo tiempo, ha comenzado a desarrollar otra forma de emplear el hidrógeno, una que ya se experimentó hace tiempo, que se centra básicamente en usar el hidrógeno como combustible en los motores tradicionales de pistones. BMW lo probó hace tiempo con resultados interesantes, aunque nunca siguió adelante. Toyota, por el contrario, ha llevado esta tecnología a competición.

Sin embargo, los planes actuales contemplan tres vías para lograr la neutralidad de carbono. Por un lado, participarán en carreras con combustibles neutros en carbono, para lo que Mazda ha desvelado un bloque Skyactiv-D alimentado con biodiésel. Toyota y Subaru, por su parte, dada su colaboración (y el trozo que tiene Toyota de Subaru), también competirán con un combustible sintético derivado de la biomasa, empleando los llamados “Toyobaru”, el Subaru BRZ y el Toyota GR86.

yamaha yxz 1000r ss

Yamaha YXZ1000R SS

Las firmas de motos experimentarán con hidrógeno en vehículos de dos ruedas y en SSV (o buggies). Kawasaki, por ejemplo, ha desarrollado el primer depósito de hidrógeno licuado del mundo y está realizando pruebas de verificación para transportar hidrógeno en grandes cantidades y a bajo costo a Japón, partiendo de lignito australiano (el lignito es un tipo de carbón muy abundante).

Tanto Yamaha como la propia Kawasaki están desarrollando motores de hidrógeno en vehículos de dos ruedas y en los buggies, una investigación que contará más adelante con la colaboración de Honda y Suzuki.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.