Esto no es un Mercedes Clase G, es un Puch 500 GE

Esto no es un Mercedes Clase G, es un Puch 500 GE

Y si no lo conocías, es porque solo existen tres como este


Tiempo de lectura: 3 min.

El Mercedes-Benz Clase G es una leyenda del mundo del motor. Un auténtico todoterreno que fue construido para servir a los militares y conquistar el mundo, aunque ahora sea un objeto de lujo. Ha sido construido por Magna Steyr en Graz (Austria) desde 1979, pero no siempre bajo el sello de la estrella. En algunos países se vendió bajo la marca Puch. Y algunos de ellos fueron muy exclusivos, como este Puch 500 GE que, próximamente, será subastado.

En 1971, Mohammad Reza Pahlaví, Sha de Irán y principal accionista de Mercedes-Benz, sugirió que la marca construyera un todoterreno que pudiera venderse a militares y civiles. Después de los estudios de viabilidad, Daimler se unió al fabricante de vehículos y armas militares de origen austriaco Steyr-Daimler-Puch para desarrollar un nuevo producto comercial. La empresa conjunta, Geländefahrzeug-Gesellschaft mbH (Sociedad limitada de vehículos todoterreno), preparó una serie de prototipos.

Bautizados como Geländewagen, a mediados de los años 70, el Sha hizo un pedido de 20.000 unidades. En 1979, aquella caja cuadrada de sorprendentes capacidades dentro y fuera del asfalto se convirtió en una realidad, el mismo año en que el Reza Pahlaví fue depuesto y la nueva República Islámica de Irán canceló el pedido. En Europa, Daimler y Puch (actual Magna-Steyr), decidieron vender el mismo vehículo bajo dos denominaciones comerciales: Mercedes-Benz Clase G y Puch G.

1993 Puch 500 GE Mercedes Benz Clase G (4)

La denominación “Clase G” se instauró en casi toda Europa occidental y la mayor parte del mundo. El nombre “Puch G” en Austria, Suiza, Europa del Este y Mongolia hasta 1999

Este vehículo enfocado al trabajo duro rápidamente se convirtió en un objeto de estatus. Fue así como en 1993 obtuvo su primera versión V8. El bloque (M117) contaba con el mismo 5 litros del Clase S, produciendo 240 CV y 365 Nm. Puch ensamblaría 446 Clase G con motor V8 entre 1993 y 1994, antes de que el ocho cilindros fuera retirado de la gama. Fuera de producción, 443 se construyeron como el Mercedes-Benz 500 GE, solo tres se calificaron como Puch 500 GE.

Este todoterreno de 2.370 kilos fue un verdadero conquistador de lo desconocido y, como tal, estos Puch 500 GE se han convertido en artículos de colección muy buscados. Acabado en Amethystblau Metallic, este ejemplar destaca entre la multitud incluso más de lo habitual, pero con 162.990 kilómetros en el odómetro tiene sus cicatrices de batalla y ha vivido una buena vida. Actualmente se encuentra en una condición parcialmente restaurada, y sí, podría ser tuyo.

1993 Puch 500 GE Mercedes Benz Clase G (6)

Solo se produjeron 446 Mercedes G 500 GE entre 1993 y 1994. No fue hasta 1998 cuando se pudo volver a especificar un motor de ocho cilindros en el entonces nuevo G 500

Este Puch viene con toda la documentación original que confirma que es el primer 500 GE que se utilizó con fines de homologación y unidades de prensa, con una serie de fotos en particular que se publicaron en revistas y folletos de la época. El interior se presenta en dos tonos, cuero negro y gris. Los asientos eléctricos y calefactados, el acabado de nogal, el control de crucero, el techo solar eléctrico, los estribos de acero inoxidable y las barras de protección se incluían de serie.

En apenas un par de meses, el primer Puch 500 GE de 1993 irá al mejor postor en la subasta de RM Sotheby’s de Essen, Alemania, del 24 al 27 de junio. La casa de subastas no publica las estimaciones de preventa, ni si hay una tarifa de reserva, por lo que es imposible saber qué cifra podría alcanzar nuestro protagonista. Y tampoco podemos hacer presuposiciones, pues con solo tres unidades como esta fabricadas, es imposible de averiguar. Pero apuesto a que serán más de seis dígitos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.