Menu

Un Porsche 962 en venta no es algo que se vea todos los días

Y está listo y preparado para volver a asaltar los circuitos

Un Porsche 962 en venta no es algo que se vea todos los días

Si el otro día os traíamos un espectacular Acura NSX de 1991 prácticamente a estrenar, hoy Bring A Trailer nos deleita con todo un Porsche 962 listo para ser vendido, un coche que venía a sustituir al exitoso 956 y que fue diseñado para competir en el campeonato IMSA GTP (1971-1998) norteamericano, aunque corrió posteriormente en el Grupo C europeo, al igual que su predecesor.

Este Porsche 962 de 1987 se entregó originalmente a Bob Akin, quien lo utilizó para correr en la serie IMSA GTP de ese mismo año con el equipo patrocinado por Coca-Cola, Yokohama y Paradyne. El coche -chasis C04- solo compitió en tres carreras a lo largo de la temporada y fue conducido por Hurley Haywood, James Weaver y Vern Schuppan. Si bien el 962 tuvo una corta vida en los circuitos, ha competido en varios eventos desde fines de la década de los 80.

Según el anuncio de venta, este prototipo está construido alrededor de una chasis monocasco, en lugar de uno de aluminio remachado con la carrocería superpuesta como en los modelos anteriores. Este esqueleto fue diseñado por el ex ingeniero de Lola Jim Chapman, quien incorporó paneles de aluminio en forma de panal de abeja. El chasis se limpió en octubre de 2014 antes de asaltar las 24 horas clásicas de Daytona.

1987 Porsche 962 (17)

Porsche debutó con el 962 en las 24 Horas de Daytona de 1984, con Mario y Michael Andretti a los mandos. Se retiró en la vuelta 127 por fallos en el grupo propulsor

Ese mismo año se instalaron un juego de llantas de aleación ligera BBS de 18 pulgadas montadas sobre neumáticos de competición Dunlop, con medidas 335/660 en la parte delantera y 380/710 en la parte trasera. La venta incluye dos juegos adicionales de ruedas BBS con neumáticos Dunlop y Yokohama. En el interior hay un solo asiento con arnés de cinco puntos, un sencillo volante Momo de tres radios y una jaula antivuelco de acero.

Asentado directamente detrás del habitáculo hay un motor de 3,2 litros y seis cilindros refrigerado por aire, con dos válvulas por cilindro y un solo turbocompresor Kühnle, Kopp & Kausch (KKK) AG K36. Asociado a este encontramos una caja de cambios manual de cinco velocidades. El motor fue reconstruido en marzo de 2015 y equipado con nuevos pistones, cilindros, anillos, cojinetes, válvulas, cadena de distribución y muchas más cosas.

1987 Porsche 962 (18)

Tras esta revisión completa del apartado mecánico, una prueba en el dinamómetro marcó 597 CV de potencia a las ruedas traseras. La reconstrucción del motor costó más de 67.000 dólares (casi 60.000) e incluyó la instalación de un nuevo depósito de combustible. Este Porsche 962 se vendió previamente en una subasta de Mecum en Monterey por 825.000 dólares (735.500 euros) en 2012.

En el momento de escribir estas líneas, la oferta más alta es de 700.000 dólares, 624.000 euros al cambio actual. Si te interesa, puja en el anuncio antes de que termine la subasta.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.