Coche del día: Mercedes-Benz SLR McLaren Stirling Moss (Z199)

Coche del día: Mercedes-Benz SLR McLaren Stirling Moss (Z199)

Por el "campeón sin corona"


Tiempo de lectura: 5 min.

Hace más de 10 años, Daimler decidió llevar a una exclusiva producción de 75 unidades el denominado Mercedes-Benz SLR McLaren Stirling Moss, un concepto de vehículo deportivo basado en el automóvil pilotado por el piloto británico en la competición italiana de la Mille Miglia. A finales de la primera década de los años 2000, la marca de las tres puntas sorprendió a todos los aficionados del automóvil con su nueva creación, basada en el Mercedes SLR McLaren.

Se trataba de un concepto de vehículo biplaza, sin techo ni apenas parabrisas, que tenía su origen en la “flecha de plata” pilotada por Stirling Moss en la década de los 50 en la mítica carrera Mille Miglia, el Mercedes-Benz 300 SLR. El modelo se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit en el año 2009, con un precio de 750.000 euros.

El Mercedes SLR McLaren Stirling Moss, es considerado una auténtica joya del mundo del automóvil, tanto por su historia, como por su exclusividad, ya que se realizaron únicamente 75 unidades

Pero, ¿quién fue Stirling Moss? Vamos a arrojar un poco de luz sobre ésta cuestión. Stirling Moss nació en Gran Bretaña, concretamente en Londres. Su vida siempre estuvo ligada al mundo del automóvil, ya que corrió en varias disciplinas como la F1, la Mille Miglia, la Targa Florio, el Campeonato Mundial de Resistencia o los 1.000 km del famoso “infierno verde”, Nürburgring.

Mercedes Benz SLR McLaren Stirling Moss 2

Obtuvo la gloria en las mil millas italianas, puesto que en 1955 se proclamó vencedor a los mandos del Mercedes-Benz McLaren 300 SLR, acompañado por un periodista (si, no era un copiloto profesional) durante el recorrido de la prueba, llamado Denis Jenkinson. En la competición corría contra varios pilotos consagrados de la época, como el mítico Juan Manuel Fangio. Su Mercedes corrió con el número 722 debido a la hora de salida en la que inició la prueba el piloto británico, a las 7:22 de la mañana.

Actualmente, el tiempo conseguido por Stirling Moss en acabar las mil millas recorriendo toda la costa italiana sigue imbatible. Ostenta el récord con un tiempo de 10 horas, 7 minutos, 48 segundos

Obtuvo 12 victorias en el Campeonato Mundial de Resistencia. En cuanto a su paso por la Fórmula 1, en el año 2006 la Federación Internacional del Automovilismo (FIA) le otorgó la medalla de oro a la organización, por el hecho de considerarle el mejor piloto de la historia sin un mundial, reconocimiento un tanto “agridulce” digamos… Esto se debe a que fue subcampeón durante cuatro temporadas seguidas, desde 1955 hasta 1958 y, posteriormente, tercero en los años 1959, 1960 y 1961.

Terminó su andadura por el mundial de F1 siendo el piloto con más victorias, pero sin llegar a obtener el título. Su palmarés durante estas temporadas fue de 16 victorias, 24 subidas al podio, 16 pole positions y 19 vueltas rápidas desde que debutara en 1951 al volante de un HMW.

Mercedes Benz SLR McLaren Stirling Moss 5

Posteriormente pasó por equipos como Maserati, Mercedes-Benz o BRM. Además, consiguió otros hitos, como el ser el primer piloto en ganar una carrera con un F1 de motor trasero, que fue el Cooper Climax en 1958. También fue el piloto que consiguió la primera victoria de la escudería Lotus. Desgraciadamente, Stirling Moss nos dejaba éste mes de abril a sus 90 años de edad.

El Mercedes SLR McLaren Stirling Moss posee 650 CV y una velocidad punta de 350 km/h

El modelo creado para rendir homenaje al Mercedes 300 SLR de la década de los 50 recordaba a este con un simple vistazo. Era un coche largo y no muy ancho, biplaza, y carecía de techo y de luna delantera prácticamente en su totalidad. Existían dos piezas que servían para cerrar completamente el habitáculo cuando no se utilizase el coche, pero que no eran aptas para usarse en movimiento, pudiéndose guardar en el compartimento trasero.

Se buscó reducir lo máximo posible el peso total del conjunto con una carrocería en fibra de carbono. Obtuvo un peso total de 1.551 kg, casi 200 kg menos con respecto al resto de modelos con las siglas SLR. Su motor era un 5.4 V8 que rendía 650 CV a un régimen de 6.500 RPM, con un par máximo de 820 Nm a las 4.000 RPM. Así, su aceleración de 0 a 100 km/h era de 3,5 segundos.

Mercedes Benz SLR McLaren Stirling Moss 6

Para contar con una de las 75 unidades, el comprador debía tener en posesión previamente un SLR

Evidentemente, teniendo éstas prestaciones la parte de la aerodinámica, teniendo en cuenta el diseño del coche, jugaba un papel clave. Se le dotó de un difusor completamente funcional y de mayor tamaño que el de sus hermanos SLR. Además, poseía el mismo sistema de aerofreno que el SLR, eso sí, adaptado a la carrocería especial del modelo.

En cuanto al interior, todo era minimalismo. No existía radio, solo los botones necesarios y un sencillo sistema refrigeración y calefacción. Los asientos de corte deportivo, a la par que cómodos, no permitían una excesiva cantidad de reglajes, eso sí, de manera manual, para ahorrarse el peso de los sistemas eléctricos. Los ocupantes contaban con unos arcos detrás de los asientos como protección antivuelco, considerándose una seña de estilo del modelo.

Mercedes Benz SLR McLaren Stirling Moss 7

En definitiva, una gran creación de Mercedes para rendir homenaje a uno de los grandes de la historia de la F1 y del automovilismo.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz SLR McLaren con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ignacio Barrantes

Apasionado del mundo del automóvil y al que le encanta conducir. Máster en Trastornos de la Comunicación

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.