Coche del día: Mercedes-Benz SL (R107)

Coche del día: Mercedes-Benz SL (R107)

Cincuenta cumpleaños de este gran descapotable


Tiempo de lectura: 5 min.

Dando un paseo por cualquiera de nuestras calles es evidente que cada vez se ven menos descapotables de nueva hornada. Pero Mercedes-Benz es una de las pocas marcas que se resiste a abandonarlos. Muestra de ello es la inminente llegada de la nueva iteración de uno de sus modelos más “top”, el Mercedes-Benz SL. Un modelo que, aunque tendrá seguro un número de ventas testimoniales, por suerte seguirá entre nosotros. Hoy os hablaremos de su tercera generación (R107).

Sustituto del mítico Pagoda (W113), saldría al mercado en 1971. Basado en la plataforma de este último, aunque eso sí, evolucionada y perfeccionada, no fue un éxito inmediato de ventas. Sus proporciones eran menos estilizadas que aquel y fue un modelo más pensado para el mercado norteamericano que cualquier otro. Prueba de ello fue el éxito que tuvo entre la gente más pudiente y con ganas de exhibirse de aquellos lares.

Al menos era inmediatamente reconocible como un SL gracias a su largo y bajo capó, su perfil de cintura baja y recta o su parrilla delantera abarcando todo el ancho de su morro entre los faros delanteros. Estos eran cuadrados para el mercado europeo y con una “máscara” para convertirlos en dos faros redondos en algunas versiones para el mercado estadounidense.

Las dimensiones de su carrocería eran de 4.390 milímetros de longitud, 1.790 mm de anchura y 1.300 mm de altura. Su distancia entre ejes era de 2.460 milímetros y su peso estaba entre los 1.500 y casi 1.700 kilogramos según motorización. Observando su peso, era evidente que Mercedes no había escatimado en nada para su fabricación, ya fuera en su material acústico, en el uso de maderas de verdad o en gomas por doquier para mejorar su estanqueidad.

Y estaba claro que como buen Mercedes-Benz de los de antes, su calidad era superlativa. Sobre todo, cuando subsanaron los problemas de corrosión en la carrocería de las primeras unidades y de gasto excesivo de aceite de los V8 de 3,5 litros -350 SL-. No había más que ver la calidad de ejecución de su salpicadero, asientos o solidez de su chasis -era más rígido que el de la mayoría de los coches “con techo” de su época-.

Tras las críticas recibidas por contar una banqueta trasera inutilizable, en 1973 la marca de la estrella decidió fabricar una variante con techo coupé cerrado -el SL de serie llevaba un techo de lona, pero se le podía montar un techo rígido fijo-, denominada SLC. ¿El secreto? Alargar su carrocería en casi 300 milímetros más. Desde entonces ningún SL llevaría más de dos asientos en su habitáculo.

Mercedes Benz 350 SLC R107 3

Mercedes-Benz 350 SLC (R107)

En cuanto a sus motores, únicamente estaban disponibles motorizaciones de seis cilindros en línea y ocho cilindros en uve. Todos enviaban su potencia al eje posterior. Empezamos por los seis cilindros, los 280 SL de 185 CV -1974 a 1975- y 300 SL de 190 CV -1985 a 1989-. Podían montar caja de cambios manual de cinco velocidades o automática de cuatro.

Los de ocho cilindros empezaban por el 350 SL de 200 CV -de 1971 a 1980-, 380 SL de 218 CV -de 1980 a 1985-, 450 SL de 225 CV -de 1971 a 1980-, 500 SL de 240 CV -desde 1980 hasta el final de la generación- y 560 SL de 227 CV -solo en Estados Unidos y fabricado entre 1985 y 1989-. Todos venían con caja de cambios automática de cuatro velocidades.

Entre las curiosidades del Mercedes-Benz SL (R107), decir que ha sido la segunda generación de uno de sus coches con más años a sus espaldas a la venta, solamente superado por la segunda generación del mítico Clase G (W461), vendida desde 1990 hasta hace bien poco.

Mercedes Benz 380 SL R107 3

Mercedes-Benz 380 SL (R107)

El Mercedes-Benz SL (R107) recibió numerosas mejoras a lo largo de su vida comercial. Citar que en 1980 se añadiría un nuevo spoiler frontal, una nueva suspensión delantera o nuevas llantas de 15 pulgadas. En 1986 se heredaban los cuatro frenos de disco, así como la suspensión del Clase E (W124) y se mejoraba aún más la protección anticorrosión de la carrocería.

Un total de 237.287 unidades saldrían de los concesionarios de Mercedes-Benz de todo el mundo hasta 1989, año en el que sería sustituido por el R129, exceptuando la variante SLC, que solo se fabricó hasta 1982. Si te quieres hacer con uno, es buen momento, aún no han alcanzado máximos de cotización como sí ha hecho su antecesor. Por una unidad a restaurar deberías pagar menos de 20.000 euros, mientras que si optas por una en estado de colección deberás abonar unos 30.000-40.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.