Menu

Coche del día: ZAZ 965

El 600 ucraniano

Coche del día: ZAZ 965

Cualquiera que vea la foto podría decir que es un Seat 600, pero no lo es. En los finales de los 60, Fiat vendió licencias de sus modelos en varios países de Europa, entre ellos el nuestro. Uno de ellos también fue Ucrania, entonces bajo el paraguas de la URSS, que con su fábrica de vehículos Zaporozhets (ZAZ) producía el modelo ZAZ 965.

Prácticamente era calcado al nuestro, salvo algunas diferencias estéticas en el frontal, y la toma de aire trasera. El motor, parecido al del Seat 600D pero no idéntico, tenía 746 cm3 y 23 CV de potencia. Todo un mito que popularizó los vehículos entre las clases medias europeas de aquella época.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

7
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

600, icono comprable al Mini si no fuera por las innovaciones revolucionarias del británico.

Ahora que lo pienso, ¿qué tal le sentaría al quemadillo de segmento *A, un remake del italo-español con su configuración original? Hmmm… propulsión a través de motor trasero longitudinal. Recaña.

Javier Costas Franco
Invitado

En todo caso sería del segmento A, que el 600 era muy pequeño. Esperar que VAG saque una plataforma específica de propulsión para un coche de esa categoría es echarle muchísima fe. Otra cosa sería hablar de un eléctrico, pero en todo caso tendría que ser vendible como Volkswagen y como Skoda, si no, carecería de sentido.

Rest
Piloto
Rest

Hola, Javier;

¡Uy, cierto, cierto!

Fe de Errores:
la erratilla digital «B» no es conforme al segmento reseñado, siendo «A» su correcta denominación de origen.
La intensidad de este desliz es directamente proporcional al currillo noctámbulo de la persiana que suscribe.

La plataforma podría ser compartida por Audi, Volks, Seat y Skoda. Seat podría denominarlo «Seseñacientos».

Sí, también valdría eléctrico: propulsión a través de motor trasero longitudinal.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Con la plataforma del actual Twingo o el Smart, sería una versión retro muy apetecible.

Rest
Piloto
Rest

Estupendo, bienvenido sea.

Tampoco sería idea desdeñable concebirlo directamente de la mano de Velántur, de la que por cierto no hemos vuelto a saber nada ni de su proyección ni de su proyecto.

Javier Costas Franco
Invitado

Los eléctricos más bien se colocan transversalmente, si no, tienes que utilizar más piezas móviles para convertir un movimiento en otro.

Aunque la idea no es que suene mal, antes de que VAG haga eso, esperaría sentado a que viniesen mis exnovias de golpe (todas) un día de navidad para cenar conmigo (*). Más o menos por ahí anda la probabilidad, tiende a 0.

(*) por su iniciativa, entiéndase.

Rest
Piloto
Rest

Jajajajajaj rizando el rizo chunguita la cosa del todo sería que te fueras a casa de todas las exnovias de golpe el día de navidad para cenar con ellas por tu propia iniciativa jeeeejejejejeje!

Ap: no encuentro vehículo eléctrico alguno con motor colocado longitudinalmente :(y no será por no haberme tragado medio google):
¡Me niego volver a trabajar de noche cuando esté escribiendo!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.