Coche del día: Volkswagen Scooter

Coche del día: Volkswagen Scooter

Presentado en 1986 con motorizaciones del Polo, este triciclo buscó aunar la deportividad con el carácter urbano.


Tiempo de lectura: 3 min.

Desde hace un siglo los automóviles con tres ruedas son una apuesta extraña pero constante. Prueba de ello es la historia de Morgan, la cual sintetizó a la perfección las bondades inherentes a este concepto gracias al 3 Wheeler. Un vehículo donde el contacto con la carretera se mezcla con la conducción a cielo abierto para brindar así una experiencia de conducción realmente intensa. En fin, la mejor prueba sobre cómo, muchas veces, no hace falta ir a altas velocidades para poder gozar de un desempeño deportivo lleno de personalidad en todos los sentidos.

Asimismo, la fórmula de las tres ruedas no sólo es aprovechable en términos de desempeño enérgico en carreteras de curvas; también puede servir para un consumo reducido aplicado a vehículos urbanos a medio camino entre una motocicleta y un coche. Pero, por qué no ir un paso más allá. ¿Por qué no mezclarlo todo a fin de crear un modelo donde la practicidad en el día a día de la ciudad no se vea reñida con la obtención de un vehículo divertido y ligero?

De hecho, en Japón esto lo lograron gracias a sus Kei Car. Las más de las veces sobrios y anodinos cual microcoche de la posguerra pero, en cambio, muy divertidos en su conducción cuando eran concebidos como lo fue el Honda Beat. Un modelo que, en todos los sentidos, resulta un ingenioso y brillante capricho.

Así las cosas, en 1986 Volkswagen unió carácter urbano y deportividad desenfadada sobre la base, precisamente, de un triciclo. Pliego de condiciones desde el cual se originó el Scooter presentado en el Salón de Ginebra de 1986 con -atención- todos los requerimientos necesarios para su homologación y, por tanto, fabricación en serie.

Aunque Volkswagen nunca se atrevió a producir un diseño tan atrevido como éste, lo cierto es que desde los ochenta hasta comienzos del siglo XXI produjo varios prototipos ligeros con el ahorro de combustible como seña reconocible

volkswagen scooter 1986 (2)

Sin embargo, desgraciadamente, el Volkswagen Scooter nunca pasó de la fase de prototipo -con dos unidades- debido a lo concreto de su carácter comercial; destinado a un nicho de mercado demasiado pequeño para una empresa global y masiva como es su autora. De todos modos, esto no quita un ápice de interés a su diseño, el cual presenta unos volúmenes depurados en el túnel de viento hasta presentar un Cx de 0,25. Junto con su bajo peso, la garantía de un consumo reducido fuera cual fuera la situación de manejo.

volkswagen scooter 1986 (1)

Además, respecto al motor se instalaron motores procedentes del Polo. Uno de 1 litro y otro de 1.3. En fin, más que suficiente para dotar a este pequeño vehículo con un desempeño vibrante tanto en el tráfico diario como en eventuales salidas de fin de semana por carreteras de montaña. Por cierto, todo ello con tracción delantera y espacio para dos pasajeros; quienes, llegado el caso, podían desmontar las puertas en apertura vertical para poder disfrutar así de una travesía cercana al asfalto.

En fin, una pena no haber visto al Volkswagen Scooter llegar a serie porque , con todas estas características, hubiera sido la mezcla perfecta de diversión y movilidad urbana para miles y miles de conductores con gusto por aquella frase de Colin Chapman “simplifica y luego hazlo más ligero”.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso