Coche del día: Rover Metro GTi 16/114 GTi 16v

Coche del día: Rover Metro GTi 16/114 GTi 16v

La receta era sencilla: poco peso, ruedas en las esquinas y un motor relativamente potente y con mucho brío


Tiempo de lectura: 4 min.

¿Cuándo fue la última vez que viste un Rover Metro? Pero no en el desguace, en circulación. Seguramente que hace mucho tiempo, básicamente, porque fueron coches muy delicados y muy propensos al óxido; pero que muy propensos. De hecho, era uno de sus principales problemas, eso, y que en el fondo, era un coche que estaba realmente anticuado cuando se puso en las tiendas. No olvidemos que era una renovación, más o menos profunda, del Austin Metro.

Sin embargo, aunque para muchos es un cochecillo que no merece la pena recordar, en Reino Unido, y para aquellos amantes de los coches canijos, pero matones, el Metro contó con algunas versiones realmente interesantes, capaces de sacarle una sonrisa al más escéptico de los conductores, versiones como el Rover Metro GTi 16v.

Los coches pequeños con motores relativamente potentes, por lo general, suelen ser máquinas de diversión a las que, en ocasiones, no se les presta la debida atención. Es cierto que los Citroën AX GT o Peugeot 106 Rallye son casi coches de culto, pero el Metro GTi 16v ofrece la misma receta pero al estilo británico; y los británicos, de conducción “espirituosa”, saben un rato.

Así, el Rover Metro GTi 16v se presentaba como la opción más potente y deportiva de la gama, aunque como los mencionados AX GT y 106 Rallye, su deportividad radicaba en una notable ligereza, en un tamaño contenido, una agilidad sorprendente y un motor que sin ser espectacular, permitía presumir de una relación peso-potencia bastante buena para el tipo de coche era. Además, si hacemos caso a las revistas británicas como Autocar, su calidad de construcción era “sorprendentemente buena”.

Según la revista Autocar, en una prueba realizada en 1990: ocupa un lugar en las filas de los hatchbacks de alto rendimiento junior como el coche a batir

El Rover Metro apareció en 1990 para reemplazar al Austin Metro y al MG Metro, aunque por debajo de su nueva carrocería, en realidad, estaba el mismo coche. Sí, se realizó un nuevo trabajo de ingeniería con el objetivo de mejorar la base disponible, pero se mantuvieron muchas cosas que, cuando salió al mercado, estaban claramente anticuadas. No obstante, entre los cambios más notables estaba el cambio de posición del eje delantero, necesario para adaptar la plataforma a los nuevos motores de la Serie K, junto con la adopción de una caja de cambios de cinco relaciones de origen PSA.

La receta del Metro GTi 16v añadía nuevos condimentos, como un motor de 1,4 litros que rendía 96 CV –71 kW, unos 96,56 CV para ser más exactos–, encargados de mover un conjunto que apenas rondaba los 840 kilos. Concretamente, hablamos de un cuatro cilindros de 1.396 centímetros cúbicos con culata de 16 válvulas –había una versión con culata de ocho válvulas y 75 CV–, que también rendía 123 Nm. La relación peso-potencia era de 11 CV por litro –o 109 CV por tonelada– y según registros publicados por Fastest Laps, ofrecía prestaciones interesantes.

Por ejemplo, la velocidad máxima era de 185 km/h, que no estaba nada mal para un coche que apenas superaba los 3,5 metros de largo y montaba ruedas con llantas de 13 pulgadas. El 0 a 100 km/h lo completaba en 9,3 segundos, los 1.000 metros con salida parada en 31,7 segundos –con una velocidad de salida de 162,5 km/h– y una aceleración de 0 a 160 km/h en 30,1 segundos. Sí, no te partirá el cuello, pero las revistas de la época hablan maravillas de su agilidad y facilidad para entrar “a saco” en casi cualquier viraje.

En 1992 la denominación Metro desapareció del catálogo de Rover, y en su lugar, se lanzó la Serie 100, el cual, también recibió un ligero lavado de cara y algunas novedades, como un nuevo motor 1,4 16v con 103 CV y 127 Nm el también nuevo Rover 114 GTi 16v. Básicamente, era el mismo coche, con suspensión Hydragas incluida, pero con algunos de sus elementos revisados y un motor más potente.

Con más potencia, las prestaciones mejoraron en igual medida. El 114 GTi 16v completaba el 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y la velocidad máxima pasó a ser de 187 km/h.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez