Menu

Coche del día: Ford GT40

El domador del “cavallino rampante”

Coche del día: Ford GT40

Es considerado un deportivo histórico, de los que tienen verdadero pedigrí. Tal es su reputación que hoy día, sigue siendo el buque insignia de la marca del óvalo, tras varias décadas después del primer modelo que destronó a Ferrari en Le Mans, el Ford GT40.

En la década de los años 50 y principios de los 60 Ferrari gozaba de una reputación más que labrada y su marca era conocida mundialmente. Los modelos deportivos por excelencia, los más prestacionales y que ansiaban todos los amantes de los coches, pertenecían a Ferrari. Un hecho que catapultó aún más a la marca italiana era su incontestable dominio en los circuitos, concretamente en Las 24 horas de Le Mans, ya que ganó de forma consecutiva seis veces, entre los años 1960 y 1965.

En 1962 la compañía italiana dirigida por Enzo Ferrari no pasaba por su mejor momento económico, tanto es así, que quería venderla. Henry Ford II, propietario de la marca de Detroit, tenía la idea de competir en Le Mans y se hizo eco de la noticia. Ante este suceso, decidió entablar una serie de conversaciones con Enzo. Henry Ford estaba dispuesto a comprar prácticamente la totalidad de la empresa -por 10 millones de dólares- y el dueño de la marca italiana lo veía de forma positiva, pero no del todo. El hecho es que la negociación se basaba en una especie de asociación de ambas marcas para producir coches de competición y motores, pero “la voz cantante” sería llevada por la parte americana, cosa que a Enzo no le agradaba del todo.

Tanto es así que, con todas las negociaciones llevadas a buen puerto, faltando sólo la rúbrica final, el dueño de la marca italiana no aceptó y cambió su decisión. Esto provocó que la relación se rompiese por completo y llevó a Ford a buscar su “vendetta” en las carreras, en concreto, creando un coche capaz de destronar a Ferrari de las 24 h de Le Mans. Ferrari acabó en manos de Fiat, pero con la independencia que quería Il Commendatore.

Ford GT Concept

Ford GT Concept (1964)

El objetivo a batir era el Ferrari 330 TRI/LM y los de la serie P, el 250 y 275

Así, Ford se asoció con Lotus para fabricar su chasis. Ya tenían una estrecha relación gracias a la colaboración realizada para la prueba americana de la Indy 500, y la márca británica era famosa por sus coches rápidos en el paso por curva, gracias a su ligereza. Aun así, el proyecto tenía ciertas dudas, puesto que en cuanto a organización y trabajo en el mundo de la competición Ford no contaba con mucha experiencia. Por ello, además de asociarse para el proyecto con Lotus, también lo hizo con la empresa Aston Martin, y cuyo personal tuvo una más que notable implicación en lo que se refiere al diseño del Ford GT40. En 1964 apareció el primer prototipo.

Las siglas GT se corresponden con la denominación Gran Turismo, la cual se le otorgó. Por otro lado, el número 40 hacía referencia a la altura en pulgadas, pasadas a 1.016 mm, que era normativa de la carrera de Le Mans. Bajo el capó escondía un motor V8 longitudinalmente colocado que podría llegar hasta 7 litros, en comparación con su rival italiano, el Ferrari 330, que poseía un V12 que podría llegar hasta los 4 litros.

El Ford GT40 también se quiso utilizar como modelo de producción para la calle, pero a un volumen bajo de unidades, buscando así la exclusividad, con la idea de ocupar los focos que en su mayoría apuntaban a otro gigante americano del motor, la compañía Chevrolet con su modelo Corvette. Así, entró en acción el piloto británico Bruce McLaren, quien se encargó de probar el primer modelo del GT40. Su elevado peso debido a su construcción en acero hacía ver que no iba a ser todo lo rápido que se pretendía.

Ford GT40 Race Car P 1010 1965

Ford GT40 Race Car P/1010 (1965)

Tras algunos problemas a la hora de desarrollar el coche en cuanto a prestaciones, y al poco tiempo disponible para poder formar parte de la carrera de Le Mans cuanto antes, entró en escena otro nombre ilustre, Carroll Shelby, que provocó el nacimiento de ilustres modelos como el Shelby Cobra 500. Se produjo un cambio en cuanto a motor, ya que pasó de tener el bloque 4.2 V8 a poseer otro V8, pero en este caso de 7 litros, el mismo que montaba el Cobra.

El coche tenía aplomo y se veía ancho en la pista, y es que sus medidas no eran para nada despreciables. Pasando los 4 metros de largo, casi 1,8 de ancho y una batalla de 2,4 m, el aspecto del Ford era de coche poderoso. Además, con el cambio de motor llevado a cabo por Shelby con su aumento de cubicaje, pasaba de 306 CV con el motor 4.2 a declarar 425 CV con el 7.0 V8.

La entrada de Carroll Shelby en la construcción del GT40, otorgó la chispa y la potencia que faltaban para terminar de conformar el proyecto americano

Ford GT40 24h Le Mans 1966

24 horas de Le Mans (1966)

Tras unos años de fracaso en el proyecto al ponerlo en marcha en Le Mans, fue en el año 1966 cuando, por fin, el Ford GT40 ganó la prueba, consiguiendo además el segundo y tercer puesto, lo que se tradujo en una “humillación” para Ferrari. Esto se produjo debido a que en la carrera de ese año los Ferrari quedaron apeados de la misma por las condiciones climatológicas tan adversas que se dieron. Llovió durante gran parte de la carrera, lo que provocó que se saliesen de la pista.

Así, con la carrera en el bolsillo para Ford, permitió gestionar el tiempo restante de la prueba para que los tres coches mejor posicionados entrasen en meta lo más juntos posible, rebajando el tiempo por vuelta en más de un minuto para poder lograrlo. Este fue el principio de una época gloriosa para la marca americana, ya que también ganó la carrera en los siguientes tres años de manera consecutiva. Sin duda alguna, el Ford GT40 es uno vehículo que merece su hueco en la historia del automóvil.

Este hecho no solo simbolizó única y exclusivamente el fin de la hegemonía de Ferrari en la prueba francesa. También llevó consigo la “lucha” entre Estados Unidos y Europa por dominar el mundo de las carreras. La irrupción en el continente europeo por parte de una marca estadounidense, y del país en general, otorgó que se tuviese en cuenta a los Estados Unidos de forma más que notable, ya que con mucho trabajo y sobre todo, en un corto periodo de tiempo, fue capaz de arrebatar el dominio europeo que se ejercía en la prueba de Le Mans.

Ford GT40 1969 y Ford GT

Ford GT40 (1969) y Ford GT (2005)

En el Siglo XXI Ford revivió las siglas GT con un superdeportivo, el GT, que perdió el «40» por tener más de 40 pulgadas de altura, pero esa es otra historia…

COMPARTE
Sobre mí

Ignacio Barrantes

Apasionado del mundo del automóvil y al que le encanta conducir. Máster en Trastornos de la Comunicación

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Yoyi San Martín
Invitado
Yoyi San Martín

Magnífico artículo, la historia del Ford GT40 es una de las más apasionantes del automovilismo. Pronto podremos verla en los cines a través de los ojos de Hollywood, la película «Ford vs Ferrari» o «Le Mans ’66» como se ha titulado en España se estrenará pronto, el trailer promete, y mucho:


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.