Coche del día: Amilcar C6

Coche del día: Amilcar C6

Pequeño, aunque todo corazón


Tiempo de lectura: 1 min.

Nuestro recuerdo de hoy es para una joya francesa de competición, fabricada entre 1925 y 1928: el Amilcar C6. Pensando en la catarata de años vertidos desde su creación, podemos tener la tentación benévola de pensar en este coche como si de un simpático abuelito se tratara. Nos podemos llevar una grata sorpresa. Os invito a realizar un pequeño experimento: visitad el enlace que os propongo e intentad escuchar el vídeo con los ojos cerrados (dura 15 segundos). Solo escuchad… ¡Vaya con el abuelo!

¿Sorprendidos? No hay truco. El motor de esta maravilla es un seis cilindros en linea, con doble árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro, alimentación forzada por compresor de rotor doble, capaz de entregar 83 CV de potencia a 6.000 RPM, con una cilindrada de 1.094 cc. Este biplaza de 711 kg dispone de un cambio de cuatro relaciones y es capaz de alcanzar 169 km/h. Para parar el coche se empleaban frenos de tambor accionados por cable. En cuanto a tamaño, podemos considerar el Amilcar C6 como un coche pequeño. Sus medidas: longitud 3,4 m, por 1,28 m de ancho y 0,93 m de altura. La distancia entre ejes es de 1,87 m y la vía 1,12 m, tanto delantera como trasera.

El Amilcar C6 tuvo una producción pequeña -unas 40 unidades, cifra difícil de contrastar- y es objeto de deseo de cualquier coleccionista. Consultando los precios alcanzados en subasta por ejemplares bien restaurados, no muy lejanos en el tiempo, su cotización está en el entorno de la de un Porsche 918 Spyder, por ejemplo. Puestos los dos juntos y teniendo que elegir, es difícil imaginar el sufrimiento.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Eligiendo una mañana de gestada primavera decorada por idílicos paisajes, con casquito y gafichuelas logra el súmmum un zagal de risueños ojos y sonrisa deslumbrante. Le divierte el manejo del volante. El sonido que desprende su 6L, le es flipante y alucina cuando brilla en ese azul molón, radiante.

Arrancarte en tu presente, el recuerdo en adelante es futuro para siempre.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.