Featured Video Play Icon

El McLaren Speedtail al detalle

Los afortunados colegas de Top Gear lo han visto de cerca


Tiempo de lectura: 3 min.

Ya os lo adelantábamos el viernes, y ahora tenemos todos los detalles, al menos, todos los que hasta ahora ha facilitado McLaren sobre el Speedtail. En el vídeo de hoy nuestros colegas de Top Gear han podido verlo de cerca, y nos cuentan en profundidad todos los detalles de este espectacular hiperdeportivo de McLaren.

Según los datos que conocemos, el sistema híbrido del McLaren Speedtail entregará 1.035 CV de potencia, lo que será suficiente para llegar hasta 403 km/h, y acelerar de 0 a 300 km/h en 12,8 segundos. Estas tremendas prestaciones requieren de neumáticos especiales, unos Pirelli P-Zero desarrollados exclusivamente para este McLaren. Prestaciones de infarto ganadas también por su reducción de peso, ya que la carrocería es íntegramente en fibra de carbono, por lo que finalmente su peso asciende a 1.430 kg, con una longitud total de 5.137 mm.

Hablando de fibra de carbono, McLaren emplea una nueva fibra de carbono flexible para los dos alerones traseros -patentados, por cierto-, de manera que se reduzcan al mínimo las líneas de corte de la carrocería. También emplea fibra de carbono en las coberturas de las ruedas delanteras, haciendo al Speedtail mucho más eficiente aerodinámicamente hablando, pero también menos agraciado. Con esto se consigue que el aire no se despegue de la carrocería y se mantenga alineado sin crear más turbulencias, lo que consigue que tenga menos arrastre.

McLaren Speedtail Definitivo 11

En su interior encontramos espacio para tres asientos, el del piloto en el centro como en el McLaren F1, y los controles de conducción en el techo, con un modo llamado “Velocity”. Si el piloto lo selecciona, la carrocería desciende 35 mm, dejando la altura total del McLaren Speedtail en 1.120 mm. Como ya contamos, cuenta con retrovisores digitales que se esconden dentro de la carrocería al seleccionar este modo.

McLaren ha incorporado al diseño del interior vidrio electrocrómico, que se oscurece de manera electrónica al toque de un botón. Es necesario, pues el diseño del habitáculo es en su mayor parte de este material, por lo que estando al sol, sin este sistema, es probable que la temperatura del interior subiese irremediablemente.

Como ya dijimos, solo habrá 106 McLaren Speedtail, los cuales ya están todos vendidos al precio de 1,75 millones de libras, más impuestos. Por cierto, un detalle. Parece ser que del total de los Speedtail, 35 de ellos han sido comprados por estadounidenses, y resulta que el McLaren Speedtail no es legal para rodar por sus carreteras. Según los estándares de la NHTSA no se permiten los retrovisores digitales y la disposición de sus asientos tampoco es conforme a la ley, ya que no deja espacio lateral suficiente para los airbag.

Pero sus potenciales dueños pueden estar tranquilos, porque hay un recoveco legal. Parece que deberán ser ellos mismos los importadores, no McLaren en Estados Unidos, y hacerlo bajo una ley de 1999 llamada “Show or Display”, por la que se pueden importar vehículos “histórica o tecnológicamente relevantes”. La única pega es que no pueden hacer más de 4.000 km cada año.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.