“Curtiss Hill”, un viaje a las carreras clásicas de Gran Premio en forma de cómic

“Curtiss Hill”, un viaje a las carreras clásicas de Gran Premio en forma de cómic

El dibujante Pau Rodríguez demuestra en su última obra que el motor y el cómic pueden combinarse perfectamente


Tiempo de lectura: 7 min.

Cuando pensamos en cómics, pocas veces, por no decir ninguna, se nos viene a la mente alguno en el que los automóviles tengan un papel protagonista. Y aquellos en los que suelen aparecer coches con frecuencia provienen del cómic franco-belga, donde los automóviles tienen mucha más presencia en las viñetas. Este es el caso de “Las aventuras de Tintín” o “Spirou y Fantasio”.

De la misma tradición franco-belga proviene el mayor exponente del automovilismo en el cómic. Se trata de la serie de Michel Vaillant, creada en 1957 y relanzada en 2012. Sus historias y los preciosos bólidos que aparecían en sus páginas despertaron la pasión por el automovilismo a futuros campeones de la Fórmula 1 como Alain Prost. Estos cómics también llegaron a nuestro país, pero no tuvieron el mismo éxito que en Francia. También podemos mencionar el manga “Mach GoGoGo” (más conocido por Meteoro por estos lares), por poner otro ejemplo conocido a nivel mundial.

Por ello, siempre es interesante conocer las nuevas propuestas que traen el automovilismo al universo del cómic en España. La última de ellas la encontramos bajo el título de “Curtiss Hill”, y está inspirada en las competiciones automovilísticas de los años 30, tal y como comenta su autor, el dibujante mallorquín Pau Rodríguez.

Curtiss Hill 2

La idea para este cómic surgió de la forma más natural posible. “Pensé en reunir dos de las cosas que mejor sé hacer, dibujar personajes animales antropomórficos y dibujar coches, para hacer así un buen cómic”, afirma Pau. Pero no es el único motivo que justifica la ambientación de “Curtiss Hill”.

“Entre cinco dibujantes decidimos hacer historietas dentro de la misma ciudad y época, cada uno utilizando como secundarios los protagonistas de los otros. Estas están centradas en los pioneros, y en mi caso se trataría de los pioneros del automovilismo (que no son realmente los primeros, pero sí que trajeron un gran avance en los años 30 con respecto a lo anterior). Otro está dibujando sobre los pioneros de la aviación, otro sobre los del cine”, relata Pau.

“Curtiss Hill” es el nombre del protagonista del cómic, un millonario que compite en carreras de coches y prima ante todo la deportividad y jugar limpio. Encontrará en Rowlf Zeichner a su principal rival, uno dispuesto a hacer lo que haga falta con tal de conseguir la victoria. Por supuesto, no todo es como parece ser, y a lo largo de las páginas iremos descubriendo lo que hay detrás de estos dos corredores, especialmente fuera del circuito.

Curtiss Hill 3

“Siempre he leído revistas de coches, desde adolescente, así que no me he tenido que documentar concretamente para este cómic”, comenta Pau sobre lo que ha empleado para recrear fielmente ese ambiente. “Una de las fuentes que me inspiraron para este cómic fue la revista Coches Clásicos, que siempre trae algún reportaje sobre competiciones de los años 30, 20, de los principios del automovilismo. Lo cuentan de una manera y con unas fotos que dan ganas de investigar más sobre ese mundo”, reconoce.

Otro aspecto que llama la atención de esta época es la enorme belleza de los automóviles de carreras. Tal y como afirma Pau, “los bólidos de esa época dan ganas de dibujarlos, son máquinas fantásticas que te las puedes inventar prácticamente porque eran prototipos”, afirma. Por ello, decidió no calcar modelos reales, aunque sí se inspiró “en los bólidos de Mercedes y Auto Union”.

Dentro del proceso creativo, “el diseño de los coches es la parte que más me gusta”, comenta Pau. “A mí, como a casi todos los dibujantes y también a los aficionados del motor, nos gustaría inventarnos nuestro propio coche. Es algo que difícilmente harás en la realidad, pero que en el cómic sí tiene cabida”, argumenta.

El mayor problema a la hora de dibujar un coche es imprimirle esa sensación de movimiento, según Pau. “Muchas veces hay dibujantes que calcan los coches, y quedan perfectos, pero no están integrados en el entorno, no se mueven bien, no se nota si están frenando o acelerando”.

Curtiss Hill 4

Es por ello por lo que el mallorquín lanzó un libro didáctico sobre el tema, titulado “Turbo. Cómo dibujar coches dinámicos”. “No existe un libro donde aprender a dibujar coches dinámicos, que se muevan bien. Hay muchos dibujantes que calcan fotos, pero luego no saben darle dinamismo al coche”.

Pero no todo es fácil a la hora de sacar adelante proyectos como “Curtiss Hill”. “La parte difícil de esto es que, si no te entra dinero por algún lado mientras que estás creando el cómic, tienes que dejarlo, que es lo que le pasa a la mayoría”, apunta Pau. Él pudo evitar detenerse al ganar el Premio Ciutat de Palma de Cómic 2019. Con el premio en metálico del concurso pudo terminar la historia, que solo tenía unas pocas páginas dibujadas entonces.

Otras vías alternativas para conseguir financiación las están encontrando los dibujantes en Internet. Pau recurrió a una campaña de micromecenazgo para publicar “Curtiss Hill” en Verkami, en la que logró superar con creces el objetivo que se había marcado. Sin el apoyo de su comunidad de lectores, habría sido muy complicado lanzar el cómic a las librerías.

También hay que destacar el crecimiento del mecenazgo mensual como vía de ingresos, con Patreon como la plataforma más conocida en este sector, donde podéis apoyarle. Para Pau, este fenómeno es algo positivo, ya que piensa que “es imprescindible seguir haciendo cómics para agradecerle a esa gente el esfuerzo que han hecho por mí”, y por lo tanto, le compromete a seguir adelante y no abandonar su pasión.

Curtiss Hill 5

A esto se le suma otro aspecto importante: el hecho de que las creaciones de Pau las aprueban o desechan directamente los lectores, sin tener que pasar por el intermediario del editor. “Es mucho mejor así, trabajar para los lectores directamente. El apoyo que me dan es la diferencia entre cambiarme de oficio o seguir dibujando, es imprescindible para mí”, comenta.

Estas dificultades económicas se han visto agudizadas aún más si cabe con el estallido de la pandemia. En especial, donde más ha afectado es en la cancelación de los eventos presenciales, como los salones del cómic. Estos eventos son, en palabras de Pau, “los sitios donde te encuentras con los compañeros de profesión, con los editores, con los lectores, y donde puedes promocionar tu trabajo”.

Porque el principal problema de “Curtiss Hill” y de los cómics en general es que la gente se entere de su existencia, tal y como analiza Pau. “El cómic se ha vuelto muy endogámico. Prácticamente todos los que leen un cómic son ya aficionados a este mundillo previamente. Yo creo que este cómic puede ser interesante para aficionados a los coches, aunque no lean cómics, y podrían entrar al mundo del cómic a través de Curtiss Hill”.

Como comentábamos al inicio, esta relación del cómic con otras aficiones, en concreto con el automovilismo, es algo que ya sucede en otros países, como en Francia. Allí incluso se han empezado a vender cómics, con bastante éxito, en stands de salones del automóvil como el de Ginebra, tal y como explica Pau. “Cuando te pasas por un evento como es un salón del automóvil, te gusta llevarte un recuerdo. Y cuando ves un cómic, que vale 15 o 20 euros, es lo más barato que puedes comprar allí, por lo que mucha gente lo compra, para ellos mismos o para sus hijos”.

“Curtiss Hill” salió a la venta en noviembre. Está disponible en formato de tapa dura por 20 euros, tanto en castellano como en catalán. El autor ha compartido con nosotros algunas páginas de su obra, no consecutivas, y advertimos que podéis comeros algún que otro spoiler.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

No tiene mala pinta, aunque las figuras antropomorfas no son mi debilidad…

Un comic imprescindible ambientado también en esos años es “Grand Prix”, de la editoral Dargaud. 3 tomos de 48 páginas escritos y dibujados por Marvano.

Lo que no se si habrá forma legal de hacerse con ellos en español.

Javier Costas
Editor

Desde el desconocimiento total, ¿llegaron a traducirse?

Txesz
Mecánico
Txesz

Pues mirando por la red parece que no.

La única forma de leerlo en español es a base de enlaces. No se si se aplica lo que leí hace años en una conversación sobre la edición extendida de “León el profesional”, que no estaba disponible en España: quien se descarga algo de lo que no hay edición, tiene cien años de perdón 😆

Javier Costas
Editor

Por lo que tengo entendido, no es ilegal que te hagas con una obra de la cual no hay licencia en España y que ha sido adaptada sin ánimo de lucro. Vamos, como un fansub.

Txesz
Mecánico
Txesz

Eso me tranquiliza un poco.

Javier Costas
Editor

No pasa nada… eso sí, compartir ya está en una zona más gris (comunicación pública), y lo de no tener ánimo de lucro ya lo damos por sentado para no violar la LPI.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.