Pues mira tú por donde, el BMW 520d xDrive no me parece tan feo

Pues mira tú por donde, el BMW 520d xDrive no me parece tan feo

La primera vez que lo vi me resultó un esperpento, pero ahora no lo veo tan mal, ¿me estaré acostumbrando a su diseño?


Tiempo de lectura: 6 min.

Vayamos directos al grano y dejemos las delicadezas a un lado: la actual línea de estilo de BMW es, cuanto menos, polémica. Así, sin más, es polémica, pero en BMW lo saben y están convencidos de ahí reside parte de su éxito. Y no, no es malo que tengan una línea de estilo tan particular, aunque muchos, entre los que yo me encuentro, prefieran los BMW de finales de los 90 y comienzos del Siglo XXI. En el fondo, como bien dijo en su momento el diseñador jefe de la marca alemana, el señor Adrian van Hooydonk, no quieren gustarle a todo el mundo. Además, resulta que tienen razón al estar convencidos de que parte de su éxito está en ser como son, tan discordantes, pues las ventas se avalan. BMW vende actualmente más que nunca.

Es cierto que la marca acumula un enorme reconocimiento mundial, una imagen que se ha trabajado durante décadas y ahora, por supuesto, se recogen los frutos, pero todos sabemos que las cuestiones de diseño influyen más de lo que debería. No sería la primera vez que un gran coche, no tiene la aceptación que se merece por su estética. Tampoco debemos pasar por alto que, quizá, si en lugar de ser BMW fuera, por ejemplo, Ford, quien presentara diseños tan polémicos, la paliza mediática sería tremebunda y afectaría, sin lugar a dudas, a sus ventas. De hecho, hay precedente de esto que comento, pues a BMW se le atribuye la “invención” del segmento SUV coupé con el lanzamiento del X6, pero en realidad fue SsangYong con el Actyon quien se sacó de la manga este pseudo segmento. Y, ¿quién se acuerda del SsangYong Actyon? Nadie. ¿Quién se acuerda del BMW X6? Todo el mundo. El peso y la imagen de la marca, sin lugar a dudas, tienen mucho que ver en esto, y también que todavía se encuentra en el mercado, obviamente. Y no importa si el coche es bueno o un castaño rodante, el Actyon fue el primer SUV coupé.

bmw 520d xdrive (2)

Personalmente, reconozco que no me gusta la BMW actual, no me compraría ninguno, pero ninguno moderno, no me importaría tener un E39, por ejemplo, creo que ese coche es uno de los mejores de la marca. Pero además, reconozco que también me gusta el E60, así que no se trata de un purismo ni de algún tipo de intransigencia, simplemente, no me gusta la actual BMW, o al menos, no me gustan sus diseños –el BMW XM, por ejemplo, me resulta espantoso–. Y con el BMW E39 como uno de los mejores modelos de la marca alemana, pero mirando con buenos ojos al E60, el impacto que me causó la nueva generación, el G60 fue desastroso, ¿cómo es posible que sea tan feo? No me lo podía explicar, la Serie 5 siempre me ha parecido uno de los BMW más equilibrados en cuanto a proporciones y formas, pero el G60 me parece horrible, o me parecía. Sí, en pasado.

A riesgo de resultar ofensivo y de ganarme algún que otro comentario poco amistoso, diré que las primeras imágenes del BMW G60 me resultaron bastante incómodas de mirar. De hecho, en algunas imágenes del frontal me recordaba a un cochinillo con las narices muy grandes y una sonrisa en la cara –pincha aquí para ver una de esas imágenes–. La enorme calandra, con el paragolpes del pack M y los pequeños faros LED, ofrecen una combinación que no me gusta nada. Y en parte es por la tendencia actual de ofrecer esa teatralidad falsa, con una zona pintada de color negro para dar la impresión de tener una entrada de aire más grande y más agresiva. No entiendo esa manía de aparentar lo que no es… pon una entrada de aire grande o no la ponga, pero no pintes nada de negro para similar una –y lo mismo para las salidas de escape de Aliexpress que a todos les ha dado por montar–.

bmw 520d xdrive (5)

Sin embargo, me encontré con unas imágenes del BMW 520d xDrive y mi percepción, al menos con respecto a estas fotos, ha cambiado un poco. He mirado las imágenes en repetidas ocasiones, he pasado una a una, las he ampliado, las he vuelto a mirar y las he vuelto a pasar una por una, y tengo que decir que no me parece tan feo como al principio. No sé si será cosa del color, de la versión, del ángulo desde el que se sacan las fotos o, que tampoco sería raro, de que estoy más acostumbrado a ver el coche. Hay diseños, y esto es algo que no solo me pasa a mí –lo sé de hablar con amigos y en redes sociales–, que gustan más cuanto más tiempo pasa, cuando ya te has acostumbrado a sus formas y has podido ver varias unidades en vivo y en directo. Yo no he visto todavía la nueva generación del Serie 5 en “chapa y tornillo”, pero en las fotos que acompañan a estas líneas no me resulta tan desagradable, más bien lo contrario.

Hay cosas que no terminan de gustarme, como la caída de la parte trasera y la línea que forman los pilares C con la zona del maletero, hubiera sido mucho más acertada, desde mi puto de vista, si el tercer volumen hubiera terminado más paralelo al suelo. Tampoco me convence el pegote cromado en el pilar C, con el que buscan mantener y destacar la famosa “curva Hofmeister”, donde además han aprovechado para poner un número 5 y que veo como un elemento poco sutil y poco elegante. Son detalles que, en definitiva, puedo pasar por alto y, por tanto, he de decir que la nueva Serie 5 G60 no parece tan fea como antes, aunque nunca llegará al nivel, ni por asomo, del BMW E39. El señor Hooydonk no ha superado a su maestro, Chris Bangle, quien, por si alguien no lo sabe, no solo fue la voz cantante en el diseño del E60, sino que también dirigió el diseño de la cuarta generación de la Serie 5, que fue responsabilidad de un japonés, Joji Nagashima.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.