El motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1

El motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1

160 CV y 230 Nm en 15,9 kg


Tiempo de lectura: 4 min.

No son pocos los intentos a lo largo de la historia de traer un nuevo tipo de motor de explosión, que intentase solucionar los problemas endémicos de los ya existentes. En este caso se trata del motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1, un motor en el que ha invertido hasta el Gobierno de los Estados Unidos. Las especificaciones son prometedoras: 160 CV y 230 Nm con un peso de 15,9 kg. Además, promete alcanzar las 25.000 rpm y los 20 bar de presión. Recordemos que, en el mejor de los casos, alcanzaremos alrededor de 2,5 bar en un motor turboalimentado promedio actual. Está claro que la normativa no es muy prometedora para los motores de combustión, pero quizá al final algo haga que los combustibles sintéticos tengan su oportunidad.

Los datos no pueden ser más prometedores para este nuevo motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1. Su funcionamiento se basa en dos ejes interconectados. Estos dos ejes se encuentran uno encima del otro, giran en sentidos contrarios debido a que a cada uno de ellos, se le ha instalado un piñón. En el interior de este sistema, encontramos cuatro rotores agrupados en dos pares. El primer par, del lado de los piñones, actúa de admisión y compresión, y el segundo de explosión y escape. Estos pares encajan, uno de ellos tiene un lóbulo que permite un pequeño espacio al encajar en el otro rotor, lo que permite el pico de alta presión necesario. En ese punto una ventana lateral da paso a la cámara de combustión. En ella simplemente se inyecta el combustible, que con la altísima presión pasa, en el momento adecuado gracias a los engranajes, al hueco entre los dos rotores del mismo tipo que los de admisión. Aquí se produce la explosión que se expande e impulsa el rotor lobulado, y a la vez separado por el lóbulo del rotor expulsa los gases de escape del ciclo anterior. De esta manera, la energía se transfiere de forma directa al eje, prometiendo hasta 25.000 giros por minuto.

El rendimiento citado se consigue a ralentí (unas 1.000 rpm), y como cada revolución representa un proceso de combustión, promete un rendimiento altísimo. Para lograr una eficiencia mayor, hasta las 10.000 rpm inyecta mezcla estratificada para conseguir una mezcla más homogénea y lograr el máximo rendimiento con la mínima cantidad de combustible. Otra de las funciones del motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1, le permite dar una vuelta completa sin efectuar ninguna inyección, lo que emula la desconexión de cilindros de los motores tradicionales. Pueden juntarse varios, multiplicando así su rendimiento. Este motor funciona sin aceite, es refrigerado por aire, y por su funcionamiento puede ser aplicado a la aviación, náutica o automoción. Debido a la simplicidad, promete revisiones cada 100.000 km, pero, ¿dónde está la trampa?

El bufido de este motor a altas revoluciones debe asemejarse al de la turbina de un avión

Solamente hemos podido ver renders de su funcionamiento, aún sigue siendo algo experimental. Y no me gustaría ser quien destruyese vuestra ilusión, pero desde mi punto de vista no va a ser tan realizable como nos lo pintan. Lo enormemente positivo es la simplificación del número de piezas del motor. Lo comparan con el motor de tipo Wankel que se despidió de la producción en masa con el Mazda RX-8, pero minimizando los defectos de este. Para empezar, prometen rozamientos bajísimos debido a que los discos están fabricados con materiales cerámicos. Si bien es cierto que con materiales cerámicos se consiguen rozamientos bajos, estos no están exentos de rozamiento, por lo que la fricción provoca dos cosas: desgaste y temperatura. Al no existir ningún tipo de lubricación, esto se amplifica, tanto en desgastes como en temperaturas, acelerando la necesidad de revisiones periódicas. Los 100.000 km son un objetivo cada vez más lejano. Los discos tienen que estar perfectamente sellados para que no haya escapes de presión (otro de los puntos débiles del motor Wankel), que sin lubricación provocarán, de nuevo, rozamiento.

Ahora vamos a una vista más general del motor, Posee un lado frío y otro caliente, lo que provocará que el metal en una zona alcance mayores temperaturas, dilatándose más que en el otro lado. Esto provocará desajustes que no serían tan grandes si no estuviese refrigerado por aire. En este problema de la refrigeración también hay que incluir que, en frío, la contaminación aumentará debido a que la combustión no se realizará a la temperatura óptima.

No soy ningún experto (aunque he abierto unos cuantos motores), pero estos son, a grandes rasgos, los problemas que he podido encontrar en el diseño del motor rotativo Astron´s Aerospace Omega 1, y creedme que soy el primero al que le gustaría seguir viendo en las calles esos “anticuados” motores de explosión. Seguiremos la evolución de este propulsor por si la ley lo acaba permitiendo y me equivoco en sus posibles fallos.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.