Menu

Toyota e-Palette, el autobús autónomo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020

Se usará para transportar a los atletas y al personal por las instalaciones locales

Toyota e-Palette, el autobús autónomo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020

Desde Japón nos llega el Toyota e-Palette, un autobús eléctrico y autónomo que se usará para transportar a los atletas y al personal por las instalaciones locales de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020. A pesar de unas dimensiones compactas (5.255 milímetros de longitud, 2.065 mm de anchura y 4.000 mm de altura), es capaz de alojar a una veintena de personas.

Anunciado por primera vez en 2018 como prototipo, el e-Palette es el primer vehículo de Toyota desarrollado expresamente para aplicaciones de movilidad autónoma como servicio (Autonomous Mobility as a Service). Dado que Toyota quiere convertirse en una empresa de movilidad electrificada, redes conectadas y tecnologías avanzadas de conducción, el e-Palette respalda nuevos modelos de negocio y empresas de movilidad compartida.

“Los atletas trabajan incansablemente para lograr lo imposible, y nosotros queríamos ofrecerles un vehículo diseñado y calibrado para adaptarse a sus necesidades de movilidad durante Tokio 2020”, ha explicado Takahiro Muta, responsable de desarrollo de la versión exclusiva del e-Palette para Tokio 2020. “Durante todo el proceso de desarrollo, los atletas y, en particular, los atletas paralímpicos nos ayudaron a entender mejor cómo podíamos adaptar y actualizar el e-Palette para ofrecer una movilidad sencilla, práctica y cómoda”.

Toyota e Palette (11)

Se usarán hasta 20 autobuses Toyota e-Palette durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020

Gracias a sus comentarios de los deportistas, el Toyota e-Palette ha sido equipado con grandes puertas y rampas eléctricas que permiten a los grupos de atletas entrar de forma rápida y fácil. El autobús también tiene numerosos pasamanos, opciones de asientos plegables y espacio para albergar hasta cuatro sillas de ruedas. A su máxima capacidad, puede transportar hasta 20 personas a la vez.

Además, el e-Palette ha sido equipado con un sistema de conducción autónoma de Nivel 4 que utiliza cámaras, LiDAR y mapas 3D de alta precisión. Esto permite que el vehículo circule solo a velocidades máximas de hasta 19 km/h, mientras que la autonomía es de unos 150 kilómetros, aproximadamente. Al no necesitar de conductor, también ha sido equipado con un sistema de iluminación que utiliza las luces delanteras y traseras para comunicarse con los peatones cercanos.

De acuerdo con la compañía japonesa, el sistema de conducción automatizada detecta constantemente los posibles obstáculos existentes en un campo de visión de 360 grados alrededor del vehículo. La velocidad se adapta en función de las circunstancias del entorno. Como medida preventiva, un operario de seguridad a bordo del vehículo también supervisará el movimiento del mismo y estará preparado para ponerse al mando si es preciso.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.