Menu

Orbis Ring Drive, una solución para hibridar cualquier coche

Las primeras entregas llegarán en el verano de 2019

Featured Video Play Icon

Comienza un nuevo año 2019, así que lo primero es desearos que este que comienza sea mejor que el que nos deja. La revolución eléctrica está a la vuelta de la esquina, y en algún momento tenía que surgir una solución para hibridar vehículos que de serie son de combustión. Una de las soluciones la ofrece Orbis, una compañía norteamericana que ya acepta pedidos para incorporar su solución -de momento- al Honda Civic Type R.

Se trata de lo que denominan Ring-Drive, una solución que incorpora un motor eléctrico y freno dentro de la rueda. El espacio que ocupa el disco de freno y los rodamientos, son sustituidos por un triángulo específico para cada vehículo, que se instala en los puntos de anclaje originales. Este triángulo es la parte fija que sostiene los rodamientos, pinza de freno y motor eléctrico. Según Orbis, su solución no añade peso extra a la masa no suspendida. Recordemos que añadir peso a la rueda empeora el comportamiento dinámico de la suspensión.

El motor proviene de las motos de Zero Motorcycles, que son completamente eléctricas, y proporciona una potencia máxima por rueda de 50,7 CV y 106 Nm de par. Está desplazado del centro, lo que le permite introducir una relación de multiplicación de 6,2:1 o de 9,2:1, seleccionables por el usuario en el momento de la compra. Con estos motores eléctricos instalados, el Honda Civic Type R híbrido consigue elevar su potencia de los 320 CV originales y tracción delantera, a más de 420 CV y tracción total. Puntualmente la potencia máxima puede subir durante unos segundos y llegar hasta los 450 CV. Sería muy sorprendente ver este compacto tan picante con la etiqueta «ECO».

Orbis proporciona la rueda, que es de nuevo diseño, frenos, motor eléctrico y todos los anclajes necesarios para acoplar la solución, que deberá ser específica de cada modelo de vehículo. También incluye los controladores de la marca Sevcon, aunque la solución no incluye las baterías. Estas deberán ser adquiridas por el comprador, aunque la marca menciona que no es complicado conseguir las de un Prius usado por unos 2.000 o 3.000 dólares. A este precio hay que unir el precio de la solución de Orbis que es de 9.995 dólares, lo que no lo convierte en una solución económica precisamente.

Dejando el precio a un lado, desde el punto de vista técnico parece una solución viable, aunque se plantean algunas dudas de durabilidad a largo plazo. ¿Cómo se comportará el motor ante las aceleraciones y golpes que sufre la rueda? ¿Que pasará con la suciedad, agua, piedras, etc. con el engranaje del motor a la vista? Si todo esto te da igual y quieres hibridar tu Honda Civic Type R, ya están abiertos los pedidos de esta solución, que se entregará a partir del verano de este año.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.