56 millones de airbags Takata no requerirán ser sustituidos

56 millones de airbags Takata no requerirán ser sustituidos

La NHTSA alega que no deberían representar un riesgo de seguridad


Tiempo de lectura: 2 min.

Reuters ha informado que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) ha comunicado que no requerirá de que los fabricantes retiren 56 millones de airbags Takata adicionales. El organismo privado alega que no representan un riesgo de seguridad como los demás dispositivos implicados en accidentes mortales previos de los que se tiene constancia.

Estos airbags en particular son más seguros que los 63 millones que ya han sido retirados del mercado en un proceso de varios años que ha afectado 19 compañías automotrices y millones de vehículos en todo el mundo desde que se reportaran los primeros problemas en 2013. En 2016 se retiraron 40 millones de airbags Takata y, en ese momento, la NHTSA dijo que revisaría otros 56 millones más para finales de 2019 con objeto de ver si tendrían que suprimirse también.

Si el tema ha quedado olvidado en tu mente, podemos recordar brevemente el fallo: algunos de los airbags de Takata podían enviar fragmentos de metal a las caras de los ocupantes en caso de accidente de tráfico. La NTHSA ha concluido que la exposición a largo plazo a altas temperaturas y humedad puede degradar los airbags, haciéndolos más propensos a las rupturas. Ha habido al menos 25 muertes relacionadas con el caso y casi 300 lesiones de notoriedad en todo el mundo.

En una declaración, David Kelly, que encabeza un grupo de pruebas de Takata, manifestó que, “después de 30 años de envejecimiento previsto, ninguno de los diseños de airbags estudiados y las combinaciones de propulsores predijeron efectos perjudiciales, excepto aquellos sujetos a las condiciones más severas y la temperatura del vehículo”. Un grupo de seguridad automotriz criticó la decisión en base a que es “imposible saber si confiar en base a la total falta de transparencia”.

La NHTSA dijo que seguirá monitoreando los dispositivos para asegurarse de que no representen un riesgo para los ocupantes y “determinar si pueden comenzar a mostrar una evidencia de degradación que, eventualmente, puede crear un riesgo de seguridad”. En enero de 2020, el organismo estadounidense afirmó que más de 36 millones de airbags defectuosos de la primera llamada a revisión habían sido reparados desde que el problema fuese difundido a nivel global.

Pero eso todavía deja casi 16 millones de airbags Takata sin reparar y, presumiblemente, en la carretera. La NHTSA defiende que la mayoría de ellos son viejos y, por ende, “inherentemente más difíciles de localizar” ya que los datos del propietario del vehículo no siempre son correctos. Por separado, la EuroNCAP del otro lado del charco también mencionó que el Grupo Volkswagen hará una llamada a revisión a 370.000 vehículos equipados con airbags Takata para evaluarlos.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.