Mercedes-AMG GT63 S E Performance, el primer híbrido de AMG

Mercedes-AMG GT63 S E Performance, el primer híbrido de AMG

Es el coche más potente que ha fabricado jamás Mercedes-AMG


Tiempo de lectura: 11 min.

Llevamos tiempo detrás de su pista y finalmente, se ha presentado confirmando muchas de las cosas que se venían rumoreando. Hablamos del Mercedes-AMG GT63 S E Performance, pero no es el coupé de morro largo y cabina retrasada, no, en esta ocasión es el “cuatro puertas”. La creación más bestia de AMG hasta la fecha, y además, el primer híbrido enchufable, recae sobre el Mercedes-AMG GT cuatro puertas y sí, la palabra bestia le va como anillo al dedo porque los rumores en cuanto a potencia iban muy bien encaminados.

No obstante, es un híbrido enchufable, pero no contará con la etiqueta CERO de la Dirección General de Tráfico, pues solo tiene 12 kilómetros de autonomía eléctrica. Es poco, muy poco, un dato que deja claro que no viene a ser un vehículo eficiente, más bien incorpora la electricidad para aumentar todavía más las prestaciones sin que se disparen los consumos y las emisiones. Prestaciones de infarto, por cierto, que según se dice por Internet, acabarán dando vida también al primer híbrido enchufable de Aston Martin.

Durante todo el tiempo que hemos esperado hasta su llegada a producción, la cual se ha retrasado en varias ocasiones, se especulaba con la denominación de Mercedes-AMG GT73 e, pero finalmente no será así, habiendo elegido el ya mencionado nombre de Mercees-AMG GT63 S E Performance. Y esto es un mejor detalle sin importancia, porque todo lo que hay detrás de dicha denominación es de órdago, a excepción de la autonomía eléctrica. Quizá el apartado más criticable de este “sedán coupé”.

“Con el lanzamiento del nuevo Mercedes-AMG GT63 S E PERFORMANCE transportamos el ADN típico de nuestra marca hacia un futuro electrificado”. – Philipp Schiemer, presidente de gerencia de Mercedes-AMG

Hasta 1.400 Nm de par

Los coches de AMG se han ido ganando a pulso el sobrenombre de “Muscle Car alemanes”. Su evolución a lo largo de los años se ha ido centrando en la potencia y en las prestaciones, pero al mismo tiempo, hacia un poco de macarrismo, con motores rebosantes de par y con potencia para quemar rueda como si fueran gratis. Se trata de una de las características más notables de los AMG actuales, esa potencia bruta que les ha granjeado cientos de miles de seguidores por todo el mundo.

Y cuando decidieron pasar esa forma de ver los coches a la electrificación, las cosas no han cambiado para nada, más bien se han acrecentado. El Mercedes-AMG GT63 S E Performance es el primer híbrido enchufable de la firma, pero es un coche atípico en su categoría, pues no busca la eficiencia más extrema o grandes prestaciones eléctricas, como puede ocurrir con el Porsche Panamera. En este caso, la electricidad se ha usado para potenciar todavía más ese salvajismo.

El nuevo Mercedes-AMG GT63 S E Performance promete nada menos que 1.400 Nm de par y una potencia de 620 kW (843 CV). Son cifras espectaculares, extraídas del ya típico V8 4.0 biturbo (639 CV y 900 Nm de par), al que asiste un motor eléctrico de 150 kW (204 CV). El motor de combustión está colocado delante, donde siempre ha estado en el GT cuatro puertas, mientras que el motor eléctrico está situado junto al eje trasero, donde también está la transmisión de dos marchas (para el motor eléctrico, cuya segunda relación se engrana a unos 140 km/h) con acoplamiento eléctrico. También en el eje trasero está montado el diferencial de deslizamiento limitado con regulación electrónica. Todo este conjunto da lugar a la unidad de propulsión eléctrica, EDU por sus siglas en inglés (Electric Drive Unit).

La potencia del motor eléctrico llega a las ruedas traseras y ofrece una función “boost” en determinadas circunstancias (elevada demanda de potencia desde pocas revoluciones). Si existen pérdidas de tracción, se envía cierta cantidad de par a las ruedas delanteras.

Tecnología procedente de Fórmula 1

Es evidente que la creación de un híbrido enchufable por parte de AMG, tiene que ver con las nuevas normativas de emisiones (principalmente), las nuevas tendencias en tecnología y, por supuesto, aprovechar las soluciones desarrolladas en la Fórmula 1. Por ejemplo, las baterías, de iones de litio “AMG High Performance” (que se usará en futuros modelos), ha sido desarrollada en las instalaciones de Affalterbach, junto a todos los componentes esenciales de la propulsión, usando todo lo aprendido en la Categoría Reina.

mercedes amg gt 63 s e performance (17)

Dichas baterías tienen una capacidad de 6,1 kWh y una potencia en régimen continuo de 70 kW, pudiendo llegar a 150 kW durante 10 segundos. El peso de todo el conjunto es de 89 kilos y la densidad de potencia es de 1,7 kW/g. Se pueden recargar mediante un cargador instalado en el vehículo de 3,7 kW de potencia y desde Mercedes-AMG explican que su corta autonomía, se debe a que se ha diseñado y desarrollado para intercambios rápidos de potencia y no para amplias autonomías.

La refrigeración de estas baterías, que trabajan a 400 voltios, es líquida, empleando un agente refrigerante de alta tecnología, basado en líquidos que no conducen electricidad. Es la primera vez que se emplea este componente y circula entre las 560 células de batería para refrigerarlas individualmente. Para ello se han tenido que desarrollar módulos de refrigeración de pocos milímetros de anchura y permitir que los 14 litros de líquido que contiene el sistema de refrigeración, pueda circular por todo el conjunto de las baterías (de arriba abajo) con la ayuda de una bomba eléctrica de alta potencia. Así se consigue que las baterías operen siempre a una temperatura de 45 grados (también afirman que si se circula en condiciones forzadas, podría superar esa cifra).

El funcionamiento básico del sistema híbrido también está inspirado en los usado en Fórmula 1, caracterizado por la posibilidad de entregar siempre potencia eléctrica. Es un sistema pensado para estar siempre disponible, con un sistema de recuperación de energía y recarga muy potente y rápido, para que siempre haya electricidad disponible en caso de ser necesaria.

mercedes amg gt 63 s e performance (6)

Además, el motor eléctrico sustituye al ESP que actúa sobre los frenos, pudiendo regular la tracción cuando se advierte una pérdida de motricidad. Obviamente, esta función se realiza mediante la disminución del par que ofrece el motor eléctrico. No obstante, esto no quiere decir que no exista un sistema de control de estabilidad actuando sobre los frenos, simplemente, actúa más tarde y en distintas situaciones.

Diferentes modos de conducción y recuperación

Todo el apartado mecánico en el Mercedes-AMG GT63 S E Performance, está pensado para ofrecer las máximas prestaciones en cualquier momento, dejando un poco de lado la autonomía eléctrica, que sigue siendo más que suficiente para pequeños recorridos urbanos, donde el motor de combustión de elevada cilindrada tiene un consumo más elevado. Pero al igual que cualquier otro coche moderno, ofrece diferentes programas de funcionamiento, tanto para el coche en general como para el sistema híbrido.

Controlado desde el AMG Dynamic Select, se tiene un total de siete programas de funcionamiento: Electric, Comfort, Sport, Sport+, Race, Calzada resbaladiza e Individual. Todos ellos afectan a la forma de trabajar del grupo propulsor y al cambio automático, a la dirección asistida, la amortiguación y la sonoridad. También se ha incorporado un sistema para variar el sonido. Por un lado, cumple con la legislación vigente, que obliga a los híbridos y a los eléctricos a emitir un sonido hasta los 20 km/h, que ayuda a advertir a los peatones de su presencia (en Estados Unidos es hasta los 30 km/h). No obstante, el conductor puede modificar igualmente el sonido entre dos opciones: balanced y powerful.

mercedes amg gt 63 s e performance (9)

Mercedes-AMG también ha incorporado un sistema de retención regulable, algo que veremos muy a menudo en los nuevos coches electrificados y que supone una función bastante interesante. Como en cualquier otro híbrido o eléctrico, la recuperación empieza en cuanto se suelta el pedal del acelerador, pudiendo elegir distintos niveles marcados desde el 0 hasta el número 3.

  • Nivel 0: el vehículo se comporta como un modelo convencional con motor de combustión y cambio manual en el que el conductor pisa el embrague; es decir, continúa rodando con muy baja resistencia Página 8 mecánica. La potencia de recuperación es muy reducida, y contribuye solamente a asegurar la alimentación eléctrica del vehículo. Si está apagado el motor de combustión interna se reducen al mínimo las pérdidas por fricción en la cadena cinemática.
  • Nivel 1: este ajuste es el estándar, en el que el conductor percibe la recuperación, correspondiente aproximadamente a la deceleración de un motor de combustión interna embragado.
  • Nivel 2: recuperación intensa; no es prácticamente necesario accionar el pedal de freno al desplazarse en el tráfico fluido.
  • Nivel 3: máximo nivel de recuperación energética. En este nivel es posible la conducción «One-Pedal», como en un vehículo exclusivamente eléctrico. En función de la situación de conducción, es posible devolver a la batería más de 100 kW de potencia.

Particularidad del programa de conducción RACE: en el modo de circuito de carreras, el conductor desea apurar al máximo el tiempo de frenada. En el programa de conducción «RACE» se fija automáticamente la recuperación al nivel 1 con el fin de permitir un comportamiento reproducible del vehículo en el margen límite.

mercedes amg gt 63 s e performance (3)

Tren de rodaje AMG Ride Control+

El compendio tecnológico que supone este coche no se queda restringido al grupo motor, también se deja notar en otros apartados como la suspensión. En este caso, adopta el sistema AMG Ride Control+, un conjunto de funcionamiento neumático multicámara con regulación automática y adaptativa. Es novedad absoluta en la gama del AMG GT cuatro puertas, empleando además, por primera vez, dos válvulas limitadoras de presión (una para extensión y otra para compresión).

Mercedes-AMG asegura que los ingenieros han ampliado el margen que hay entre la posición deportiva y la confortable, al tiempo que incorporan también la regulación integrada AMG Dynamics, que influye en las estrategias del ESP, de la tracción integral y del diferencial trasero electrónico. Igualmente, el conductor tiene varios programas para el AMG Dynamics mediante un botón y que enumeramos a continuación:

  • AMG DYNAMICS «Basic» está asignado a los programas de conducción «Comfort» y «Electric». El dimensionamiento propicia un comportamiento dinámico muy estable, con gran atenuación de las fuerzas de guiñada.
  • «Advanced» se activa en el programa «Sport». El vehículo presenta un balance neutro en todo momento. Una menor atenuación de los movimientos de guiñada y una mayor agilidad favorecen maniobras dinámicas como, por ejemplo, la conducción en carreteras sinuosas.
  • «Pro» (abreviatura de «Professional») forma parte del programa «Sport+». El conductor recibe en el modo «Pro» mayor asistencia en maniobras dinámicas de conducción, de modo que aumenta la agilidad y mejora la confirmación del contacto con la calzada al conducir en curvas.
  • «Master» está acoplado al programa de conducción «RACE». El modo «Master» se dirige a conductores que desean experimentar el dinamismo y el placer al volante en circuitos cerrados al público. «Master» ajusta un reglaje con tendencia ligeramente sobreviradora, una dirección más directa y una respuesta más ágil al volante. De esta manera, el modo «Master» es aval de máxima agilidad y permite disfrutar con plenitud del potencial dinámico de la versión «S». Para poder activar el modo «Master», el conductor tiene que accionar el pulsador separado para el ESP® en la consola central y seleccionar el ESP® SPORT Handling Mode o el modo ESP® OFF.

El nuevo Mercedes-AMG GT63 S E Performance se presentará oficialmente durante el Salón de Múnich y la comercialización dará inicio durante la primera mitad de 2022.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.