Este Mercedes SLC JDM es la reinvención de un clásico

Este Mercedes SLC JDM es la reinvención de un clásico

La fusión entre lo europeo y lo japonés


Tiempo de lectura: 3 min.

He de decir que difícilmente las mezclas me convencen, al menos en el mundo del motor, y a pesar de que me apasionan por separado, la fusión entre lo europeo y lo japonés de primeras me produce cierto rechazo. Pero esto es lo que sublima en este Mercedes SLC JDM, la reinvención de un clásico con lo mejor de dos mundos. Que no os engañe su imagen, este lobo con piel de cordero es capaz de enfrentarse a más de un deportivo moderno.

Los restomod están en pleno auge, pero hay gente que va un paso más allá y mezcla culturas con lo mejor de cada cual. En este caso, la imagen imponente del Mercedes SLC, prácticamente de serie, sirve para esconder bajo su piel el motor 2JZ del Toyota Supra Mk4, uno de los motores más icónicos de todos los tiempos. En lugar del V8 estándar de 4,5 litros, el Mercedes 450SLC de 1977 está propulsado por el famoso motor 2JZ-GTE, que ha sido mejorado para generar alrededor de 406 CV.

2JZ Mercedes SL 4

Algunas de esas modificaciones son la simplificación típica en este motor, convertirlo a un solo turbo Mitsubishi TE06, acompañarlo de un intercooler Z32, un escape a medida y un radiador más grande. Se acopló la transmisión de un Toyota Aristo automática de cuatro velocidades para mantener el espíritu del Mercedes SLC patente, y se configuró una ECU MoTeC independiente para que todo funcionase adecuadamente. Eso incluso se extiende al sistema de control de climatización, que se basa en la del motor del Toyota en lugar de la propietaria de Mercedes.

Sin embargo, podría decirse que la pieza más rara de Toyota jamás alcanzará a la peculiar procedencia de los frenos, que son de Ferrari, provienen del legendario F40 en la parte delantera y del respetable F430 en la parte trasera. Y como es el caso con la mayoría de rincones de este automóvil, el propietario tuvo que realizar bastantes modificaciones para que encajasen. Se esconden sobre unas llantas inspiradas en las de serie, pero en 17 pulgadas en lugar de las de 16 que suelen encontrarse en el deportivo alemán.

2JZ Mercedes SL 2

Para rematar la mecánica, la suspensión también se hizo a medida. Nada en el exterior lo delata más allá de las llantas y los frenos, incluso estuvo expuesto en un concesionario Mercedes, ya que conserva la tapicería de los asientos traseros y el revestimiento del techo de fábrica. Para acabar de dejarlo perfecto se repintó y los asientos delanteros se tapizaron de nuevo, pero con los estándares de Mercedes, por lo que su imagen es impoluta. Se tardaron en efectuar todas estas modificaciones más de dos años, pero el tiempo no es la barrera cuando se trata de unir tantas piezas y de tan diferentes orígenes de forma tan minuciosa y bien ejecutada.

Lo único que nos falta es escuchar al discreto Mercedes rugir, aunque sigue sin encajarme el sonido de la diverter valve, al soltar el acelerador con su “shututu” tan característico del motor japonés, en mi caso, la habría recirculado y silenciado de alguna manera para que fuese aún más discreto.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.