Menu

El túnel anti tráfico de Elon Musk ya es una realidad

Se ha completado el primer tramo del túnel experimental de Hawthorne (California, EEUU)

El túnel anti tráfico de Elon Musk ya es una realidad

Frente al tráfico en superficie solo hay dos formas de escapar: o bajo tierra, o volando. Elon Musk, fundador de Tesla y otras tantas empresas disruptivas, prefiere lo primero. Por eso creó «The Boring Company», que significa empresa perforadora -que no aburrida-. Ayer se inauguró el primer tramo del túnel de Hawthorne, una pequeña ciudad del área metropolitana de Los Ángeles, que solo mide 1,83 kilómetros de largo (milla y pico).

Este primer tramo va desde una sede de la empresa SpaceX hasta la calle 120. Dentro del túnel un carrito autopropulsado traslada vehículos particulares a una elevada velocidad (200 km/h), sin intervención humana, y ajeno a cualquier circunstancia metereológica o de tráfico que haya ahí arriba. La finalidad de estos túneles es poder ir de un punto de la ciudad a otro a un ritmo imposible por superficie.

El segmento ha costado 10 millones de dólares, 100 veces menos de lo que costaría un túnel convencional por milla (1,609 km)

Frente a los túneles convencionales, la «innovación» de la empresa de Musk es hacer agujeros mucho más pequeños (3,7 m de diámetro), para que quepa un vehículo a la vez, no varios. Tengamos en cuenta que los agujeros se hacen de forma cilíndrica, si hay tres carriles, también hay que dejar espacio tanto por arriba, como por abajo. Estos túneles tienen el espacio más optimizado, por lo que son más económicos que los convencionales. Todo esto es mediante iniciativa privada. El límite de túneles y rutas solo lo impone la geología, basta con ir añadiendo pisos, como en la red de metro.

Ahora queda la parte más complicada, que no es taladrar, sino crear un modelo de negocio que permita que esto sea rentable. Habiendo el nivel de renta que hay en esa zona, no faltarán clientes que quieran librarse del tráfico a cambio de una suma equivalente a una autopista de peaje, aunque el objetivo de estos túneles es que sean competitivos con el transporte público convencional.

Es como un hyperloop, pero con menor densidad de circulación y sin vacío (se alcanza menos velocidad y el consumo energético no es tan bajo)

La taladradora completó el agujero a finales de noviembre, tal y como puede verse en este videotuit del magnate sudafricano. Están en proyecto otros tres túneles: el Dugout Loop en Los Ángeles, el Chicago Express (27 km) y otro que unirá Washington D.C. y Maryland (distan 38 km). Merece la pena perder un poco de tiempo en la página web de la Boring Company.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

La genialidad de este hombre no consiste en haber imaginado cada uno de sus locos proyectos, no. Su genialidad consiste en hacerlos realidad.

Pablo Mayo
Editor

Totalmente de acuerdo contigo. Es un poco como el efecto bola de nieve: cuando los fondos de inversión han visto que sus ideas triunfan, no hay reto que no financien. Habrá que ver si tiene éxito, aunque habiendo vivido en primera persona los atascos de Los Ángeles, creo que la gente pagará por ello.

Rest
Piloto
Rest

E incluso podría generar nuevos atascos debido a una gran demanda de uso (de cumplirse esa premisa, constataríamos un éxito rotundo).

AP: a veces pienso que el futuro del ser humano dependerá de su habilidad para aclimatar todo un mundo bajo sus pies (paradójicamente tan a mano).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.