El Hyundai Staria, uno de los lanzamientos más atípicos de los últimos años, ya tiene precios en España

El Hyundai Staria, uno de los lanzamientos más atípicos de los últimos años, ya tiene precios en España

Justo cuando los monovolúmenes desaparecen del mercado, Hyundai pone uno en circulación rebosante de personalidad


Tiempo de lectura: 7 min.

En un mundo de SUV, donde los sedanes y los monovolúmenes han sido desterrados por los usuarios, llega Hyundai y “con un par”, pone en circulación un monovolumen que además, cuenta con un diseño especialmente llamativo y super personal y por si fuera poco, con un motor diésel. ¿Acaso se han vuelto locos? ¿No ven que los monovolúmenes están siendo masacrados en ventas por los SUV? A nosotros nos gustaría que todos los fabricantes estuvieran igual de locos que Hyundai, sobre todo si es para ofrecer modelos como el Hyundai Staria.

Hoy día, el mercado del automóvil es tremendamente competitivo y también, tremendamente injusto, al menos de unos años hacia acá. Solo funcionan las modas, el postureo y las ventas están dominadas por el marketing y no por la ingeniería, que debería ser uno de los pilares del automóvil. Eso ha provocado que automóviles super interesantes, acaben denostados y olvidados por los usuarios y por los propios fabricantes. También está el tema de las ganancias con las ventas, pues un SUV es una fuente de ingresos enorme para las marcas, ya que se venden más caros que un vehículo equivalente, sin que sean realmente mucho más caros de desarrollar y fabricar.

Por eso, que Hyundai se haya atrevido a poner en circulación un coche como el Staria, llama mucho la atención y demuestra que estos coreanos son realmente valientes. Valientes y atrevidos, porque en lugar de lanzar un monovolumen tradicional para asegurar unas mínimas ventas, han creado un modelo que desprende personalidad se mire por donde se mire. Será el centro de atención allá por donde pase una unidad y hay que sumar que será un coche exótico y exclusivo, porque seguramente se vean muy pocos.

hyundai staria (13)

Estamos encantados de presentar el STARIA, que representa nuestros últimos esfuerzos por liderar la evolución de la movilidad y satisfacer las nuevas necesidades a medida que nos adaptamos a los nuevos estilos de vida. El STARIA es un paso adelante para hacer conectarnos más frecuentemente con nuestro entorno, de forma que durante podamos sacar más provecho de nuestra vida cotidiana y más por nosotros mismos los trayectos”. – Thomas Schemera, vicepresidente ejecutivo y director global de Marketing de Hyundai Motor Company.

Una imagen peculiar y un precio elevado

El Hyundai Staria, que se acaba de poner a la venta en España por un precio nada desdeñable de 52.990 euros, apuesta por un concepto donde el espacio interior lo es todo. Para empezar, es grande, muy grande, mide 5.253 milímetros de largo, 1.997 milímetros de ancho y 1.990 milímetros de altura, es casi un minibus con capacidad para siete o nueve pasajeros. También es un coche pesado, nada menos que 2.305 kilos, aunque en este caso, la cifra de peso tiene poca importancia teniendo en cuenta el tipo de vehículo que es. Es un automóvil para uso familiar, para flotas o para transporte de personas y en estos casos, la velocidad y las capacidades dinámicas no son su prioridad.

Una de las características más llamativas del Staria es su maletero, que con siete plazas, alcanza nada menos que 831 litros. Si algún usuario necesita más capacidad, debería pensar en comprarse una furgoneta porque el Hyundai Staria no tiene un maletero, tiene una cueva. Sin embargo, con nueve plazas se queda tan solo en 117 litros, pero claro, nadie necesita nueve plazas a no ser que se trate de un desplazamiento ocasional y por tanto, la capacidad del maletero importa menos.

El diseño también es otra baza importante. Luce futurista, diferente a cualquier otro monovolumen y muy en línea con las últimas tendencias, aunque por suerte, sus formas son simples, limpias y tiene una enorme superficie acristalada, que aligera mucho su vista lateral, muy plana y recta. Tanto vidrio asegura también una luminosidad interior que muchos agradecerán, al igual que su diseño interior, que resulta moderno y tecnológico, a la vez que sencillo y con cierto atractivo.

De hecho, para definir su diseño exterior nada mejor que las propias declaraciones de la marca en su comunicado, que afirman que se evoca la forma aerodinámica de una nave espacial y que se inspira en la curva de luz que ilumina el horizonte de la Tierra al amanecer cuando se contempla desde el espacio.

El STARIA no sólo reinterpreta la habitabilidad, sino que también reinventa cómo será en el futuro el tiempo a bordo durante los trayectos en coche. El diseño de la movilidad no consiste en el diseño de los vehículos. Se trata de diseñar para satisfacer una amplia variedad de estilos de vida. El espacio interior y las funcionalidades del STARIA pretenden transformar la experiencia de las personas en sus viajes en coche, optimizando los trayectos para aprovechar al máximo el tiempo a bordo”. – SangYup Lee, vicepresidente sénior y jefe de diseño global de Hyundai.

Solo hay un motor disponible: un turbodiésel

Otra de las contradicciones del Hyundai Staria es su gama de motores. Solo dispone de una opción y es, además, una opción que está cayendo tanto en desuso como el propio concepto del coche: un turbodiésel. Desde que ocurriera el famoso “Dieselgate” de Volkswagen, allá por septiembre de 2015 (sí, han pasado ya seis años… ), los motores diésel se han visto relegados al ostracismo sin que haya realmente un motivo real para ello, simplemente, la mala fama y la desinformación que vino después del suceso, ha llevado a todo el mundo a darles la espalda. Sin embargo, los diésel actuales son motores super interesantes y además, por el momento no se ha inventado nada que pueda superarlos en viajes largos y en autopista, al igual que no se ha inventado nada que pueda mejorar sus prestaciones en vehículos de gran tamaño, como es el caso.

¿Podrían haber optado por un híbrido? Podrían, Hyundai tiene las capacidades y el banco de órganos para hacerlo, pero no habría sido la mejor opción, el Staria es un coche que pide a gritos un propulsor diésel. Así, la marca ha optado por ofrecer el bloque de cuatro cilindros 2.2 CRDi con 177 CV y 430 Nm de par, que tiene un rendimiento suficiente para mover todo el conjunto con la soltura necesaria para el tipo de coche que es, o eso al menos parece desde el papel. Aunque es un dato que no tiene mucho sentido en este coche, acelera de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos, su velocidad máxima de 185 km/h es suficientemente holgada para moverse por carretera sin apreturas y el consumo homologado, de 9,3 litros, es bastante realista y totalmente aceptable para su tamaño y peso. Además, el depósito tiene 75 litros, asegurando una autonomía elevada.

hyundai staria (6)

Este motor se combina con un cambio automático con convertidor de par y ocho relaciones, que garantiza una conducción cómoda y sencilla. Los cambios manuales tienen los días contados, no lo olvidemos y el automático es ya una opción muy popular entre los usuarios.

Bien equipado

La gama del Hyundai Staria para España se compone de tres acabados: Maxx, Tecno y Style. Tres opciones a las cuales apenas se les puede pedir más, ya que lo llevan casi todo de serie, las diferencias, al final, se centran en pijadas. Y puede que suene mal decirlo así, pero es la verdad, pues de un acabado a otro, las diferencias se centran en el sistema multimedia, el tamaño y el diseño de las llantas, la tapicería o el equipo de sonido, así como la posibilidad de contar con asientos eléctricos o las levas en el volante para manejar el cambio. Solo podemos dar una nota negativa al acabado de acceso, ya que no incluye el control de objetos en el ángulo muerto, un sistema que debería ser de serie en todos los acabados.

El Hyundai Staria Maxx tiene un precio en España de 52.990 euros, mientras que el Staria Tecno comienza las tarifas en 54.990 euros. El más caro es el Hyundai Staria Style, que tiene un precio de partida de 62.990 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.