El Bentley Flying Spur se pasa a la hibridación enchufable

El Bentley Flying Spur se pasa a la hibridación enchufable

Anuncia 544 CV, 700 Nm de par y 40 kilómetros de autonomía eléctrica


Tiempo de lectura: 4 min.

Los amantes de los motores de combustión están de luto, o casi. La Comisión Europea propone prohibir la venta de automóviles con motor de combustión para 2035, permitiendo en cambio, la venta de coches con tecnología eléctrica, sea por baterías o por pila de hidrógeno. Una noticia que no debería coger a nadie por sorpresa, sobre todo cuando muchos fabricantes han anunciado que dejarán de producir y vender vehículos con motor de combustión para fechas similares.

Uno de ellos, quizá uno de los más llamativos, es Bentley. El fabricante británico, famoso por su excelsa calidad y su cuidado por lo detalles y el lujo, es también famoso por emplear motores de enorme cilindrada, muy elevada potencia y, por supuesto, consumos no aptos para bolsillos de clase media. Sin embargo, en la directiva al diseñado una transformación bastante importante, que tendrá que llevarse a cabo para dentro de 9 años. Entre 2021 y 2030, todos los Bentley mutarán a hibridación enchufable y posteriormente, a electricidad pura y dura.

Este es un cambio profundo para la industria y queremos liderar ese cambio. No nos asusta, nos inspira . Lo más importante no es solo fabricar coches eléctricos: tenemos que fabricar Bentleys. Tenemos que tomar 100 años del ADN de Bentley y ponerlo en un contexto moderno” – Adrian Hallmark, CEO de Bentley

La primera entrega llegó hace dos años, antes de presentar su plan de futuro hacia la electrificación. Fue bajo la carrocería del Bentley Bentayga, el exitoso SUV de la firma, que sirvió de primer paso sobre firme seguro, abriendo la puerta para le llegada recién presentado Bentley Flying Spur Hybrid. Se trata de la versión híbrida enchufable del sedán más grande que la marca tiene actualmente en catálogo, la máxima expresión de Bentley en estos momentos.

Flying Spur Hybrid (6)

40 kilómetros de autonomía eléctrica

Un híbrido enchufable en la gama de Bentley, tiene la misma imagen que tenía un diésel. ¿De verdad sus clientes necesitan el ahorro que ofrece estos motores? La realidad es bien distinta a esta, pues la aparición de un híbrido tiene más que ver con la contención de emisiones, que con el ahorro que sus clientes puedan obtener a cambio. Si tenemos en cuenta el anuncio que ha dado la marca, también cobra sentido al pensar en la “reeducación” de sus conductores, acostumbrados al poderío de enormes motores de gasolina.

En este caso, sigue habiendo un propulsor quemando gasolina, pero es mucho más pequeño que de costumbre. Hablamos de un V6 de 2.9 litros turbo, pero asistido por un motor eléctrico acoplado a la salida del cigüeñal. El propulsor de combustión, a pesar de su tamaño, es capaz de entregar 416 CV, mientras que la parte eléctrica suma otros 136 CV. El resultado final son 544 CV y 750 Nm de par, que cuentan con unas baterías de iones de litio con 14,1 kWh, las cuales ofrecen hasta 40 kilómetros de autonomía eléctrica (tiene etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico).

Las prestaciones no son nada malas para su peso, 2.505 kilos, anunciando una velocidad punta de 284 km/h y un sprint en 4,3 segundos. La autonomía total. según la marca, es de 700 kilómetros y afirma que el 90% de los trayectos diarios se pueden llevar a cabo sin arrancar el motor de combustión.

Flying Spur Hybrid (10)

Mucho lujo, pero pocos cambios estéticos

Todo ello, como cabe esperar, aderezado con enormes cantidades de lujo y cuidado por los detalles. El Bentley Flying Spur Hybrid se fabrica como cualquier otro Bentley, mezclando procesos artesanales con alta tecnología. También se mantiene la clase y el estilo de los interiores, pudiendo ser personalizados al mínimo detalle. Solo existe un apartado diferente respecto al resto de versiones del Flying Spur: la presencia de unos botones específicos del sistema híbrido enchufable y las opciones de visualización de las grandes pantallas montadas para instrumentación y equipo multimedia.

Estéticamente tampoco hay cambios apreciables, tan solo la aparición de un letrero con la palabra “hybrid” colocado detrás de las ruedas delanteras y en un plano bastante bajo. También destaca la tapa de la toma de corriente, colocada en la aleta trasera izquierda y la presencia de cuatro terminales de escape en lugar de dos ovalados. Incluye de serie la dirección a las ruedas traseras y barras estabilizadoras activas de serie. Además, los faros LED cuentan con los diodos dispuestos en una matriz, que permite iluminar la carretera en función de diferentes patrones de haz de luz (iluminación adaptativa).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.