Biró, el microcoche eléctrico

Biró, el microcoche eléctrico

Estrima ofrece a través de este cuadriciclo una experiencia única de conducción para la ciudad


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace un tiempo leí que en Japón existían unos coches llamados keicars. Lo primero que me llamó la atención fue su tamaño. Eran coches con medidas de bicicletas y ciclomotores, pero funcionales y diseñadas para ocupar lo menos posible e intentar ofrecer la mayor comodidad posible al conductor. Y es lógico que estos vehículos existan en el país nipón porque debido a la superpoblación y la falta de espacio hacen que las leyes para comprar y mantener un coche en una ciudad como Tokio sea notoriamente complicado por las medidas restrictivas del país. Por esto, comprar un kei car se convirtió en un fenómeno que durante unos años fue exclusivo de este país. Fuera de la isla, y en especial, en Europa era casi imposible encontrase con un coche tan pequeño. Sí, claro que tenemos compactos y cada vez más gente opta por comprarse un Smart por su funcionalidad, pero algo tan reducido como estos vehículos era raro. Pues bien, hoy os traemos un vehículo que se asemeja mucho a este tipo de coches. Fabricado por Estrima y eléctrico, este microcoche tiene el nombre de Biró.

El Biró es un microcoche eléctrico fabricado en Italia que ofrece la primera experiencia 100% eléctrica de un coche compacto unipersonal. El tamaño y el diseño de este micro está pensado exclusivamente para intentar ofrecer la experiencia de conducción más útil para circular por las ciudades. El vehículo, debido a su reducido tamaño ocupa lo mismo que un scooter, además está homologado para circular por el carril bici. No dispone de llaves, el coche se abre y se enciende con una tarjeta personal. Para cargarlo, el vehículo posee una batería extraíble que se adapta a un soporte con ruedas y forma de maleta para poder recargarlo cómodamente en un enchufe de 220v.

El vehículo, al tratarse de un cuadriciclo ligero se puede conducir con el permiso A1 de conducir. El microcoche se ofrece como una alternativa a los ciclomotores para las grandes ciudades, ya que ofrece mayor seguridad y, además una mayor comodidad. Con unas medidas de 1,74 metros de alto, 1,03 metros de ancho y 1,58 metros de largo parece difícil imaginar cómo pueden caber dos personas, y sí en el vehículo de esta marca italiana caben hasta 2 pasajeros. Su cabina de acero con un grosor de 3mm de acero ofrece una seguridad acorde a la potencia del vehículo. Respaldan a estos datos, las ruedas del vehículo con frenos de disco que ofrecen una respuesta adecuada a la velocidad máxima de 45 km/h que alcanzan este tipo de vehículos.

La marca italiana ha diseñado un vehículo funcional que triunfa en algunas ciudades europeas como Amsterdam, donde los carriles bicis y los vehículos a dos ruedas circulan con mayor frecuencia y recurrencia que los coches. El Estrima Biró ofrece una experiencia de conducción basada en la comodidad para moverse y aparcar sin problemas en la ciudad. Su autonomía de 100 km, junto a la funcionalidad de sus compartimentos y la distribución del espacio hace del cuadriciclo de marca italiana una buena opción para la ciudad.

Su precio parte de los 5.990 euros en su versión Summer, sin batería extraíble, y sin extras. Además, para poder circular con él de forma cómoda y segura la ciudad tiene que poseer una buena infraestructura de carriles bicis, o espacios homologados para circular de forma segura. Su potencia reducida hace que la conducción de este vehículo sea monótona y funcional. Aunque al ser completamente eléctrico es una buena opción ecofriendly. Veremos qué más novedades va introduciendo Estrima a su Biró y si este tipo de coches tan pequeños han llegado para quedarse o por el contrario en las ciudades de occidente preferimos otro tipo de compactos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis López

Me hice periodista para contar historias. Creo que lo más importante no es llegar a la meta, sino disfrutar del camino. Aprendiendo en espírituracer.com

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.