El archivo de Škoda guarda 125 años de historia

El archivo de Škoda guarda 125 años de historia

Los documentos más antiguos datan de 1895


Tiempo de lectura: 5 min.
Como ya anunciábamos en enero, el fabricante checo cumple este año su 125 aniversario. Un centenario histórico que empezó en 1895 con un taller de bicicletas, abierto por un librero y un modesto fabricante en la ciudad checa de Mladá Boleslav. Y es precisamente allí donde se encuentra el archivo de Škoda, creado en los años 50 y en cuyos documentos se relatan los detalles que dieron origen a la empresa. Por ejemplo, el acuerdo entre sus dos fundadores en 1894 o cuando el primer Škoda (grupo industrial) se asoció con ellos en 1925.

Antes de esta asociación, Laurin y Klement no sólo se dedicaban a las bicicletas. Su marca, Slavia, dio un paso adelante cuando decidieron rediseñar una moto de los hermanos Werner comprada en París. El resultado dio lugar a la primera bicicleta con motor, es decir, la primera motocicleta producida en serie: la Laurin & Klement Typ 1 o Motocyclette. En 1905 comenzaron a fabricar coches y fue en la fusión, ya con nombre Škoda, cuando se dejaron de fabricar bicicletas y motocicletas.

Aun así, este archivo contiene todo tipo de planos de vehículos y prototipos como la Typ 1, y no solo se limita a los documentos legales o históricos sobre las bases de su fábrica. El Škoda Popular de los años 30 es otro de los modelos que más lejos queda en el tiempo y que mejor se supo adaptar al mercado tras la gran depresión económica. Tras la Segunda Guerra Mundial, marcada por la ocupación y utilización de la industria por los alemanes, Škoda siguió fabricando bajo la centralización comunista.

El archivo de Škoda contiene documentos que se remontan a los inicios de la marca en 1895

Archivo Skoda 03

Esto no impidió que sacara modelos como el Škoda 445 Octavia y el Felicia de los años 60, cuyos diseños les sirvieron para producir hasta finales de los 80. Ya en los 90, Škoda se privatizó con la transición del régimen comunista al capitalista. Había perdido todo el contenido de sus archivos y el gobierno los tenía en posesión, hasta que en 1991 Škoda pasó a formar parte del grupo Volkswagen. Con ellos recuperó la gestión y uso de todos sus documentos: desde los referidos a L&K (Laurin y Klement) hasta sindicatos y uniones socialistas del periodo anterior.

En noviembre de 2007 el archivo de Škoda se convertía oficialmente en un archivo privado. Actualmente el museo conserva el mayor de los dos archivos que existen. Allí se encuentran todas las fotos, revistas, libros, planos y folletos de ciertos productos que hay hasta los años 90, así como detalles sobre la modernización de la planta después de la guerra y los refugios que se utilizaron contra los ataques aéreos.

No solo eso: también contiene documentos de proyectos con otras empresas que llegaron a fusionarse o a trabajar con ellos. Otros son confidenciales y solo pueden tener acceso a ellos profesionales autorizados. La información más buscada tiene que ver con coches vintage: sobre la fecha de fabricación, los colores de la carrocería, de la tapicería, sobre sus motores o la fecha en la que se dejó de producir. Las figuras 3D también figuran como parte de la exposición en el archivo.

En el complejo industrial está el archivo más pequeño, donde se ubican los documentos más modernos.

Archivo Skoda 02

El archivo en su conjunto alberga más de 750.000 dibujos técnicos y 1.800 cintas de vídeo que se ponen a disposición de las casi 4.000 consultas que se realizan de todo el mundo. Cientos de periodistas, restauradores y estudiantes son los primeros en visitar las instalaciones para obtener el conocimiento e información sobre la automoción que tiene la trayectoria de una empresa como la checa. Pero la exposición y las consultas para uso individual no son la única finalidad de estos archivos.

También se trata de un aporte necesario a la investigación científica de la historia o de otras disciplinas relacionadas con ella. La base de datos digital cuenta con 4.000 imágenes que sirven para este hecho, solo accesible desde la propia red informática interna, con el objetivo de que los archivos físicos más requeridos estén menos expuestos a la luz brillante o a la piel humana.

Para garantizar la óptima conservación del Archivo, sus instalaciones deben mantenerse a una temperatura constante de 18 ºC y una humedad del 50 %

Archivo Skoda 08

Además, el potencial de marketing que tiene el archivo de Škoda supone un recurso esencial para mostrar su marca al mundo. La marca checa también sabe que, gracias a los datos, los diseños y la experiencia de su legado, pueden aconsejar los siguientes pasos al comité ejecutivo de la empresa o proporcionar contenido a la prensa y los medios de comunicación.

El archivo está abierto todos los días lectivos de 8:00 a 16:00. Las visitas hay que reservarlas por teléfono y se puede hacer hasta 14 días antes. Los precios varían entre las 40 coronas checas (1,46 euros) y las 250 (9,15 euros), en función del número de visitantes, las concesiones y las zonas que se vayan a visitar.

COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!