Menu

900 vehículos de Mercedes-Benz en cuarentena por culpa de un caracol

Ha ocurrido en Australia, donde esa especie de caracol se considera especie invasora

900 vehículos de Mercedes-Benz en cuarentena por culpa de un caracol

En ocasiones, incluso la industria del automóvil se ve afectada por situaciones que pueden parecer mentira o incluso una broma, pero en realidad no lo son. Así se podría considerar lo ocurrido en Australia con 900 unidades de Mercedes-Benz, retenidas y en cuarentena por un caracol.

Se trata de una especie de caracol nunca antes detectada en Australia y el Departamento de Agricultura ha exigido, después de la detección de estos caracoles «exóticos» en cinco envíos separados de vehículos importados de Europa, la devolución de dichos lotes a su lugar de origen, Bélgica. Lotes, que actualmente se encuentra retenidos y en cuarentena estricta cerca de los puertos de Queensland, Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia Occidental.

La especie, concretamente, es el caracol de Heath o Xerolenta obvia, considerado en Australia como «una especie invasora de importancia agrícola y ambiental» y por lo tanto, no debe pasar la frontera porque «podría ser mortal para flora y fauna local». Es una especie de caracol que se extiende por el sudoeste de Europa, Canadá y Estados Unidos.

«Estamos trabajando en estrecha colaboración con el Ministerio de Agricultura para resolver un problema de contaminación relacionado con varios modelos de vehículos. Mercedes-Benz está investigando la causa y gestionando el proceso en cooperación con las instituciones locales» – Comunicado de Mercedes-Benz Australia

Los vehículos afectados están siendo preparados para su regreso a Bélgica, dentro de contenedores, para que no contaminen los barcos. Todavía está por saber si los coches afectados volverán a Australia tras ser descontaminados o se enviará una nueva producción desde otras fábricas de Europa. De lo que no cabe duda, es sobre las demoras que tendrán que sufrir los clientes que estén esperando sus coches en Australia y de la factura que tendrá que hacer frente Mercedes-Benz para traer los coches de vuelta y enviar un nuevo lote.

Según informaciones del Ministerio de Agricultura de Australia, en los últimos cinco años se han incrementado las devoluciones de vehículos importados para prevenir plagas. Entre 2018 y 2019 se triplicaron estos casos respecto a años anteriores e incluye envíos desde China, Taiwán o Japón.

Australia es un país con una biodiversidad enorme, entre la cual, hay animales y plantas que sólo existen allí. Además, cuenta con un 8 % de superficie protegida, con zonas consideradas Patrimonio de la Humanidad, y para proteger esa biodiversidad casi única en el mundo cuenta con unas normas y unas leyes fronterizas extremadamente rigurosas y exigentes. No se pueden introducir en el país una larga lista de seres vivos, plantas e incluso víveres crudos por posibles problemas de plagas y catástrofes en la naturaleza de la isla.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.