Brabus Maybach 57S: la autenticidad del lujo y las prestaciones

Brabus Maybach 57S: la autenticidad del lujo y las prestaciones

O como tener una alfombra voladora de casi tres toneladas y 300 km/h de velocidad punta


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy tenemos algo especial para aquellos de vosotros que sientan cierta nostalgia por modelos “auténticos” de puro lujo y prestaciones: un Maybach 57S. Pero no es uno cualquiera, sino uno modificado por Brabus; sí, ese preparador especializado en modificar modelos de Mercedes-Benz para convertirlos en auténticos misiles terrestres con la experiencia de conducción de una alfombra voladora.

Maybach Motorenbau fue un destacado fabricante de automóviles alemán cuya fundación tuvo lugar en Suttgart en 1909. Cinco décadas más tarde, fue adquirida por Daimler-Benz, quien empleó el nombre para hacer ediciones especiales de los modelos W108 y W116 de la firma de la estrella, y eran construidos prácticamente a mano. Sin embargo, llevaban la insignia de Mercedes y sus respectivos números de serie. No fue hasta los 90 cuando volvió con fuerza.

Daimler presentó un prototipo en el Salón del Automóvil de Tokio de 1997. La idea propuesta era una berlina disponible en dos tamaños: el Maybach 57 y el Maybach 62, que refleja la longitud de los respectivos vehículos en decímetros. En 2005 se añadió a línea el 57S, algo más cosmopolita e impulsado por un bloque más potente. Inicialmente, Daimler predijo unas ventas anuales de 2.000 ejemplares en todo el mundo, pero las expectativas nunca se materializaron.

2006 Brabus Maybach 57 S (15)

En 2010, solo se vendieron 157 Maybach en todo el mundo, en comparación con los 2.711 Rolls-Royce de precio similar. La firma de la estrella solo consiguió vender apenas 3.000 ejemplares en todo el mundo desde que la marca revivie oficialmente en 2002. En noviembre de 2011, Daimler declaró que icónica marca de lujo dejaría de ser tal en 2013, y el último vehículo 100 % Maybach salió de la línea de producción de Sindelfingen el 17 de diciembre de 2012.

Y eso que el gigante germano puso toda la carne en el asador. Para promover la gama de modelos, Mercedes-Benz contrató a figuras como el heredero de Maybach, Ulrich Schmid-Maybach, y el golfista Nick Faldo, para servir como embajadores de la marca. El nombre regresó en 2015, pero fue “relegado” a un nuevo nivel de acabado para el Clase S (y más tarde para el G650 Landaulet y GLS). La era de los modelos independientes de Maybach se fue para siempre.

Este Maybach 57S de 2006 modificado por Brabus en particular tiene tan solo solo 14.800 kilómetros en el odómetro. Bajo el capó se esconde un propulsor desarrollado por AMG: un V12 de 6 litros doblemente turboalimentado. Pero en vez de rendir 612 CV y 1.000 Nm desde 2.000 RPM, el preparador alemán incrementó la cilindrada en 300 cm3 y, consecuentemente, la potencia máxima aumentó hasta los 720 CV y el par motor hasta los 1.320 Nm a 1.750 RPM.

2006 Brabus Maybach 57 S (7)

A pesar de ser un buque de 2,8 toneladas, el Maybach 57S podía alcanzar los 311 km/h (sin limitador) y hacer el 80 a 120 km/h en 2,8 segundos

Sin embargo, el par se limitó a 1.100 Nm para salvaguardar la transmisión automática de cinco velocidades. Gracias a los 118 CV y los 100 Nm adicionales, el Maybach 57S sintonizado de Brabus podía acelerar hasta los 100 km/h desde parado en 4,4 segundos (- 0,7 s) y alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h limitada electrónicamente (+ 25 km/h, también limitada). Nada mal teniendo en cuenta que el peso a mover se acercaba peligrosamente a las tres toneladas.

Como puedes imaginar, Brabus hizo más que simplemente modificar el motor del 57S. También instaló llantas de aleación “Brabus Monoblock VI” de 21 pulgadas calzadas con neumáticos Dunlop (275/40 delante y 315/35 detrás) y una suspensión neumática más cercana al suelo para dar a esta opulenta berlina una apariencia más dinámica. Dado que se trata de un coche muy bien equipado, los cambios en el interior se restringieron a un velocímetros tarado a 320 km/h, pantallas de televisión y un bloqueo de puertas de aluminio con la firma del preparador.

2006 Brabus Maybach 57 S (8)

Si tras leer todo esto sientes que debería de estar en tu garaje, el sitio web de Brabus ha puesto este ejemplar a la venta por menos de la mitad de cuando era nuevo. Eso sí, a 199.900 euros, todavía cuesta mucho dinero. Para poner las cosas en perspectiva, un Mercedes-Maybach S 560 parte en España desde 154.500 euros. En 2006, el Maybach 57S tenía un precio de partida de 495.281 euros. El Rolls-Royce Phantom costaba ese mismo año 419.840 euros.

Míralo de esta manera: si lo hubieses adquirido directamente en la tienda de Brabus hace 14 años, te habría costado la friolera de 504.804 euros, sin tener en cuenta la inflación (622.036 euros ajustándola), por lo que incluso se puede ver como un buen negocio. Es un verdadero Maybach 57S a medida y ajustado por Brabus por un poco más de lo que pagarías por un nuevo Mercedes-Maybach que, con todas sus cualidades, al fin y al cabo sigue siendo una Clase S.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
GranCa Racing
Invitado
GranCa Racing

Brutal, espectacular, precioso. La línea de faros trasera es increíble. A mi gusto esos años fueron los mejores para Mercedes/Maybach.

Si tuviera cuenta con muchos ceros y necesitara un coche para que me lleven (raro sería), sin duda este sería un gran candidato antes que un Rolls-Royce.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!