¿Te interesa una réplica del Peugeot 406 de “Taxi 2”?

¿Te interesa una réplica del Peugeot 406 de “Taxi 2”?

Puede ser tuya por poco más de 3.000 euros


Tiempo de lectura: 3 min.

Si estás leyendo esto, lo más probable es que recuerdes la ya añeja comedia policiaca de Luc Besson: “Taxi” (1998). Quizá el mayor protagonista no sea ni el pobre agente Émilien (Frédéric Diefenthal) ni el joven taxista-piloto Daniel (Samy Naceri), si no su coche de oficio, un Peugeot 406 blanco registrado en Marsellla, en la Costa Azul francesa. Todos juntos corren en una rápida lucha contra el crimen.

La película terminó generando múltiples secuelas, hasta el punto en que el coche finalmente fue reemplazado por el Peugeot 407 en la cuarta entrega. La última de la saga, “Taxi 5”, se estrenó el año pasado, aunque al igual que su predecesora, no fue escrita por Besson. Ahora que la historia de fondo está fuera del camino, ¿nunca has tenido curiosidad por saber cómo se sentiría conducir el taxi original de la película Taxi 2 (2000)? Sí, ese que también puede volar.

Si el caso es afirmativo, estás de enhorabuena, pues hay una réplica actualmente a la venta en Rusia por 220.000 rublos, o 3.162 euros al cambio. El anuncio fue publicado en Avito a fines del mes pasado y detalla un vehículo que tiene casi 19 años y 283.000 kilómetros. Las características incluyen dirección asistida, ABS, ESP, elevalunas eléctricos delanteros, espejos con calefacción y bastantes modificaciones, aparte del kit de carrocería propicio.

2001 Peugeot 406 Taxi 2 (3)

Sin embargo, bajo su capó hay un cuatro cilindros de 1,8 litros. Con 116 CV y 160 Nm de par motor, este Peugeot 406 no es precisamente el misil terrestre que hemos visto en las películas, dado que consigue acelerar hasta los 100 km/h desde parado en 12,2 segundos y alcanzar una velocidad de 197 km/h. En el cortometraje, es capaz de batirse con un trío de Mitsubishi Lancer Evolution VI y volar por encima de los 300 km/h; una pena que la réplica no sea igual de rápida.

De acuerdo con el anuncio, hay que realizar algunos trabajos de mantenimiento en el interior, pero estos problemas pueden verse compensados ​​por las peculiaridades del automóvil, como el hecho de que cuando suena la alarma, se reproduce música de la película en lugar de los sonidos de una alarma normal. Por supuesto, los posibles compradores se preocuparán principalmente por la apariencia y si es o no una réplica lo suficientemente buena del coche de la película.

Y respecto a esto último, hay que decir que cuenta con el paragolpes delantero de referencia, las tomas de ventilación sobre el techo, el alerón “retráctil” (en este caso es fijo) sobre el portón del maletero y las mismas llantas de aleación que aparecen en “Taxi 2”, aunque es justo decir que son un poco más pequeñas frente a las que aparecen en la gran pantalla. ¿Lo que más le falta? Unas alas desplegables para planear en los acusados cambios de rasante.

Bajo estas líneas, puedes echar un vistazo a los mejores momentos del coche en la película (en francés, subtitulado en inglés):

 

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.