Menu

¿Buscando un sedán rápido con tracción total? Tal vez este Mitsubishi Lancer Evolution II sea una buena opción

Con 66.000 kilómetros podría ser tuyo por poco más de 20.000 euros, más los portes

¿Buscando un sedán rápido con tracción total? Tal vez este Mitsubishi Lancer Evolution II sea una buena opción

Las primeras generaciones del famoso “Evo” nunca fueron populares fuera de Japón, esencialmente porque si querías un ejemplar tenías que importarlo. Eso cambió con la llegada de la séptima generación, haciéndonos olvidar a los némesis de esta saga. Pero esto es espíritu RACER y nos gusta hablar de coches, tanto los más como los menos conocidos. Así que hoy concedemos unas líneas a este Mitsubishi Lancer Evolution II GSR recién llegado de Japón.

El primer Lancer Evolution se desarrolló en 1992 con el objetivo de reemplazar al Galant VR-4 en el mundial de rallies. Se utilizó el mismo motor de 2 litros DOHC turboalimentado con el sistema de tracción total del Galant, pero adaptado a la más pequeña carrocería del Lancer de quinta generación. El bloque era capaz de entregar hasta 247 CV y 309 Nm para un conjunto de 1.238 kilos, que podían ser 70 kg menos en la vertiente RS.

El Mitsubishi Lancer Evolution II, presentado en 1993, obtuvo diversas mejoras frente a su predecesor, principalmente enfocadas en la suspensión y el manejo del coche. Salvo por un alerón más grande, el aspecto -tanto interior como exterior- se mantuvo casi idéntico. La caballería venía del bloque 4G63 de cuatro cilindros asociado a una transmisión manual de cinco velocidades. En esta ocasión eran 260 CV, 10 más que el Evo I.

1994 Mitsubishi Lancer Evolution II GSR (2)

Originalmente estaba destinado al mercado local, pero la demanda hizo que la serie Evolution llegase a varios mercados europeos a partir de 1998

Este Lancer Evolution II en particular salió de fábrica en un sobrio gris, pero con unas bonitas llantas de aleación OZ Racing de cinco radios pintadas en blanco envueltas en neumáticos Bridgestone 205/50 R16. También conserva las calcomanías laterales de la nomenclatura del modelo y los asientos baquet Recaro. Todo se ve muy bien de hecho, aunque algo tiene que ver que tan solo haya hecho 65.617 kilómetros.

Este sedán compacto -apenas mide 4,3 metros- ofrece espacio para cinco personas y un maletero lo suficientemente amplio para permitirse algún que otro viaje. No encontrarás muchos como el tuyo por la calle y no es excesivamente llamativo. Un motor enérgico y un peso relativamente contenido -1.255 kg- ayuda a que las prestaciones no defrauden, con un 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y una velocidad máxima de 230 km/h. El consumo también es alegre, no lo bajarás de 10 l/100 km.

1994 Mitsubishi Lancer Evolution II GSR (7)

Este coche está actualmente a la venta en Top Rank Imports en Cypress, California, con un precio inicial de 23.995 dólares, 21.630 euros al cambio. Es un precio similar al que encontrarías buscando Lanver Evolution VII-VIII o un Subaru Impreza STI equivalente (y tirando por lo muy bajo), aunque no son tan exclusivos como este Evo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.