¿Va a ser 2020 el despegue definitivo de los eSports de motor?

¿Va a ser 2020 el despegue definitivo de los eSports de motor?

El COVID-19 puede ser el empuje que necesitaba para consolidarse


Tiempo de lectura: 8 min.

La situación en la que nos hayamos sumergidos cambiará muchas de las cosas que hasta ahora nos parecían “normales”. No solo por la irritabilidad de los conciudadanos ante la reclusión en el hogar, también por parte de las empresas, independientemente del sector. Con el desarrollo de la tecnología, serán muchas las compañías que apuesten cada vez más por el formato online en vez de la presencialidad. Sobre el papel, parece más cómodo, ¿no?

Se evitan tiempos muertos de desplazamientos y se ahorran numerosos costes añadidos. Por ejemplo, tomemos los deportes electrónicos, o eSports, como se les conoce en el resto del mundo. Ahora están experimentando su mejor momento. Y no es que sea algo nuevo, ya que su historia temprana data de 1972, cuando estudiantes de la Universidad de Stanford (California) fueron invitados al evento Intergalactic Spacewar Olympics. ¿El premio? Una suscripción anual a la revista Rolling Stone.

Sin embargo, no ha sido hasta la entrada del nuevo siglo cuando surgieron los primeros torneos de eSports tal y como los conocemos ahora, es decir, con un elevado número de audiencias y premios para el ganador que, en muchas ocasiones, ya superan con creces las siete cifras. Se estima que, en 2013, aproximadamente 71,5 millones de personas veían competiciones de esta índole. En 2015, las ponderaciones ya rondaban en 226 millones, y en 2017 ya superaban los 500.

dota 2 the international 2019 esports

The International, focalizado en el juego “Dota 2” (2013), es el torneo de eSports con mayores premios, superando los 25 millones de dólares (casi 23 millones de euros) en la edición 2018

Claro que, la gran disponibilidad de plataformas para la transmisión en línea ha sido un elemento clave de este éxito. Y no para ello hacen falta servidores dedicados como Twitch o Ubeat, la propia YouTube o la misma televisión bajo demanda (Movistar eSports) ya está cubriendo este espectro. Su auge es tal que, incluso en 2017, se planteó la posibilidad de hacerlo deporte olímpico con sus respectivas medallas, concretamente para los Juegos Olímpicos de París en 2024.

Pero esto es espíritu RACER, y lo que aquí nos atañe son los deportes del motor. ¿Qué ha pasado con la temporada 2020 de Fórmula 1 y de MotoGP? ¿Y con el Campeonato Mundial de Rally (WRC), el de Resistencia (WEC) y el de Turismos (WCTR)? ¿O con la NASCAR o la IndyCar Series? Podríamos numerar a infinidad de competiciones que se encargan de agradar a los aficionados todos los años. Pero, en estos momentos, no se puede celebrar ninguna carrera, al menos como las hemos visto siempre.

NASCAR esports

Ante la imposibilidad de realizar carreras físicamente, casi todas las grandes competiciones del mundo del motor han optado por hacerlas de forma virtual, y parece que está siendo un éxito

El fin de semana que se activó el estado de alarma en España (14 de marzo) fue el momento en el que muchas categorías del mundo de la automoción comenzaron a llenar el vacío de las pistas con sus propios eventos de eSports. Aparentemente han gozado de un destacado éxito, pero, ¿puede alguna vez reemplazar a lo real, o deberíamos pensar siempre en los deportes virtuales como un complemento de las carreras “de verdad”, donde los pilotos se juegan la vida y no la conexión a Internet?

Para empezar, ¿cuáles son los elementos más atractivos de los eSports? A grandes rasgos, podríamos decir que se pueden juntar parejas poco probables y mucho drama, algo que sin duda atrae a millones de espectadores. De hecho, este cambio también está batiendo récords. Por ejemplo, la serie de carreras online de NASCAR atrajo a 1,3 millones de televidentes en Estados Unidos. Con esta cifra, se ha convertido en el evento televisivo de deportes electrónicos mejor calificado.

Después del aplazamiento forzado de las distintas temporadas automovilísticas, los e-sports han ocupado rápidamente su lugar. El All-Star Esport Battle de Torque Esports a finales de marzo contó con algunos de los mejores pilotos del mundo en una amplia variedad de deportes motorizados, desde el piloto de Red Bull Racing en F1 Max Verstappen, hasta el ganador de Indy 500, Simon Pagenaud. El primero ganó el primero de tres clasificatorios antes de salirse de la última carrera por compromisos previos.

All Star Battle esports

All-Star Battle registró un total combinado de 12,1 millones de visualizaciones, con más de 30.000 comentarios de todos los fans de la competición en su canal de YouTube

Para muchos, la cancelación de los principales eventos deportivos fue el momento en que la pandemia de coronavirus se sintió por primera vez. Pero, mientras los fanáticos del fútbol se preguntan cuándo volverán a ver a los jugadores en acción, los de las carreras pueden pasarlo un poco menos mal, ya que muchos de sus pilotos favoritos ya están compitiendo en torneos de simulación en línea que se han ido desarrollando desde que las primeras carreras del mundo real fuesen canceladas.

Vale, no es lo mismo -ni muchísimo menos-, pero esto también arroja luz sobre una verdad con la que muchos de nosotros tendremos que familiarizarnos: que una nueva era de automovilismo virtual competitivo ya está sobre nosotros. Al fin y al cabo, uno de los mayores atractivos de esta competición es que es la única forma que un deporte se conecte con el mundo real. Es decir, un crío aún sin vello púbico puede vencer a un piloto profesional en un su casa. Ahí está “la gracia” del mundo virtual.

GT Acadamy

Una de las pioneras en el ámbito de los eSports fue Nissan y “Gran Turismo” con su GT Academy. Lucas Ordoñez venció en la primera edición (2008) y se convirtió en piloto profesional de Nissan

Porque si bien a través de una pantalla se eliminan las fuerzas G, muchas de las habilidades reales son directamente aplicables en las carreras de simulación. Las carreras en el mundo de los bits también manejan una enorme cantidad de habilidad y valentía. Aquellos que hayan tenido la oportunidad de probar algunos juegos como el “Gran Turismo” o el “Assetto Corsa”, sabrán de primera mano que no es nada fácil competir a primer nivel, por muy bien que se nos de conducir en la vida real.

Al igual que en otros deportes, la experiencia en eSports depende de su compromiso, no de un talento innato. La insistencia en el aprendizaje y el éxito sugiere que cualquiera que se esfuerce puede adquirir esa experiencia. Aunque los genes controlan nuestro potencial de rendimiento en otros menesteres como la música, no pueden cambiar activamente esa capacidad a lo largo de nuestras vidas. Los genes establecen nuestro punto de partida, pero, una vez que nacemos, el entorno asume el papel más importante.

f1 2019 videojuego esport

Dado el auge de los eSports, se pronostica que el mercado mundial de deportes electrónicos superará los 1.500 millones de dólares (casi 1.400 millones de euros) en 2023

La otra gran carrera virtual del primer fin de semana de confinamiento fue anunciada como un reemplazo directo al Gran Premio de Australia Fórmula 1. Apodado el “No es el GP de AUS”, fue creado por Veloce Esports, una compañía que coloca equipos en varias disciplinas diferentes. Lando Norris encabezó el campo de los pilotos junto a varios youtubers mientras competían en una versión abreviada en el F1 2019. La retransmisión en Twitch atrajo a 70.000 espectadores, llegando a un pico de 175.000.

Consecuentemente, el “Gran Circo” anunció una serie de “grandes premios virtuales” para tomar el lugar de las carreras canceladas. Por otro lado, la NASCAR se está asociando con Fox Sports e iRacing para organizar una carrera de simulación profesional que se transmitirá por televisión y en línea. La IndyCar está haciendo algo similar, mientras que otros eventos deportivos como la Porsche Mobil 1 Supercup o la Deutsche Tourenwagen Masters (DTM) también se pasan al mundo virtual.

f1 2019 videojuego esport (1)

La edición 2020 del Rally-Dakar ha sido la primera (y hasta ahora última) carrera física del año, y pilotos como Carlos Sainz y Jesús Calleja han manifestado públicamente la presencia del coronavirus durante la competición

Claramente, esto ya no es un nicho de mercado para juegos como el “Street Fighter” o el “League of Legends”. Ya no son solo para sesiones de fin de semana nocturno con un pequeño grupo de amigos. La audiencia es grande y creciente, y las corporaciones e inversores están tomando nota. Sino que se lo digan al piloto de la eNASCAR, Darrel “Bubba” Wallace Jr., quien “tiró del cable” durante una carrera online al colisionar con el veterano Clint Bowyer, y perdió a un patrocinador en tiempo real.

El tiempo dirá exactamente lo que nuestro hiato cultural actual hace a los deportes electrónicos. Por ahora, a medida que las pistas permanecen aisladas de todo ruido mecánico y las gradas vacías, Internet se está llenando de jugadores y seguidores. La tecnología puede terminar de forma virtual las temporadas para nosotros, con bastante precisión gracias a muchos algoritmos basados ​​en estadísticas, todo mientras atrae a más y más espectadores. Y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas.

MotoGP esports

Pero incluso si no eres creyente de los eSports, hay cierto elemento de entretenimiento en los clips destacados en línea. Y si te gusta, pronto te darás cuenta de cuánta estrategia y preparación hay en el juego. Claro, son píxeles en una pantalla y no existe el mismo riesgo que corre uno en la vida real, pero los ingredientes principales del deporte están ahí. Por eso hay que verlo como un complemento de los deportes “tradicionales”. Pero no, no creo que jamás puedan ser sustitutos al 100 %.

Este reportaje ha sido realizado gracias a las aportaciones de los miembros de nuestra comunidad a través de Patreon. Así podemos seguir realizando periodismo de motor de calidad sin depender de los ingresos publicitarios. Puedes ayudarnos a partir de 1 euro al mes.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!