Coche del día: Honda Prelude (1ª generación)

Coche del día: Honda Prelude (1ª generación)

Un cupé japonés con encanto


Tiempo de lectura: 2 min.

El Honda Prelude de primera generación (1979-1982) es un esbelto cupé que, en cierta medida, puso un broche de oro a un momento dulce del fabricante nipón. Con dos modelos a la venta de gran éxito, como lo eran sus hermanos Civic y Accord, ambos completamente nuevos, el Honda Prelude iba dirigido a un tipo de cliente muy concreto: ese que quería algo más grande que un utilitario y no tanto como para ser considerado un vehículo familiar (un 2+2), eso sí, con un toque de distinción.

Entre los “tres metros y medio” del Civic y los “cuatro y medio” del Accord, plantaron el Prelude en la equidistancia, dejaron dos puertas, disminuyeron ligeramente la altura, aumentaron la anchura, le dotaron de una forma que le hacía parecer un deportivo –aunque no lo era–, y lo terminaron con exquisito cuidado. Empleando un tecnicismo académico: resultó un producto molón.

A mediados de la década de los 70 el fabricante japonés Honda había cosechado un buen nivel de prestigio como motorista, en particular en el mundo de las motos. Modelos como la mítica CB750 Four, primero (1969), y su sucesora la CB750K (1978) habían contribuido a ello. Honda trasladó el buen hacer en las motos a un utilitario magnífico, como lo fue el Civic de entonces, y a su hermano mayor, el Honda Accord. Ambos tenían en común un peso ligero, motores silenciosos, con un consumo contenido para lo que se llevaba entonces, y de prestaciones razonables. Coches pensados para agradar a su propietario en todos los aspectos.

Con ese bagaje previo y dando una vuelta de tuerca a la japonesa en los detalles, nació el Honda Prelude. Sin destacar en nada en particular, salvo la terminación, y por haber aprovechado lo mejor de sus hermanos, conducir este tracción delantera de 1.600 cc, era una delicia: aceleraciones suaves y progresivas, cambio preciso de cinco relaciones bien escalonado, una estabilidad notablemente mejor que la de sus predecesores, silencioso, resultón y con buen precio. ¿Quién da más? De este coche recuerdo en particular el llamativo cuadro de instrumentos: además de que el tacómetro es concéntrico con el velocímetro, el material que los protege es tan transparente y perfecto, que parece no existir.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
morrillu
Invitado
morrillu

Más fotos, estos artículos requieren más fotos!! smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.