Coche del día: Honda Prelude (1ª generación)

Coche del día: Honda Prelude (1ª generación)

Un cupé japonés con encanto


Tiempo de lectura: 2 min.

El Honda Prelude de primera generación (1979-1982) es un esbelto cupé que, en cierta medida, puso un broche de oro a un momento dulce del fabricante nipón. Con dos modelos a la venta de gran éxito, como lo eran sus hermanos Civic y Accord, ambos completamente nuevos, el Honda Prelude iba dirigido a un tipo de cliente muy concreto: ese que quería algo más grande que un utilitario y no tanto como para ser considerado un vehículo familiar (un 2+2), eso sí, con un toque de distinción.

Entre los “tres metros y medio” del Civic y los “cuatro y medio” del Accord, plantaron el Prelude en la equidistancia, dejaron dos puertas, disminuyeron ligeramente la altura, aumentaron la anchura, le dotaron de una forma que le hacía parecer un deportivo –aunque no lo era–, y lo terminaron con exquisito cuidado. Empleando un tecnicismo académico: resultó un producto molón.

A mediados de la década de los 70 el fabricante japonés Honda había cosechado un buen nivel de prestigio como motorista, en particular en el mundo de las motos. Modelos como la mítica CB750 Four, primero (1969), y su sucesora la CB750K (1978) habían contribuido a ello. Honda trasladó el buen hacer en las motos a un utilitario magnífico, como lo fue el Civic de entonces, y a su hermano mayor, el Honda Accord. Ambos tenían en común un peso ligero, motores silenciosos, con un consumo contenido para lo que se llevaba entonces, y de prestaciones razonables. Coches pensados para agradar a su propietario en todos los aspectos.

Con ese bagaje previo y dando una vuelta de tuerca a la japonesa en los detalles, nació el Honda Prelude. Sin destacar en nada en particular, salvo la terminación, y por haber aprovechado lo mejor de sus hermanos, conducir este tracción delantera de 1.600 cc, era una delicia: aceleraciones suaves y progresivas, cambio preciso de cinco relaciones bien escalonado, una estabilidad notablemente mejor que la de sus predecesores, silencioso, resultón y con buen precio. ¿Quién da más? De este coche recuerdo en particular el llamativo cuadro de instrumentos: además de que el tacómetro es concéntrico con el velocímetro, el material que los protege es tan transparente y perfecto, que parece no existir.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
morrillu
Invitado
morrillu

Más fotos, estos artículos requieren más fotos!! smile


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.