Featured Video Play Icon

Daimler y Bosch inauguran el primer parking automatizado

Está en Pekín y te aparca el coche sin esfuerzo


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace un año, Daimler y Bosch nos presentaban un prototipo de parking automatizado en el museo Mercedes-Benz, algo que parecía ciencia-ficción. Pues hace un par de días se ha hecho realidad y han inaugurado el primer parking de este tipo, y está en la ciudad de Pekín, China. Esto no es casualidad, pues hace poco la casa germana ha recibido su licencia para probar coches autónomos nivel 4 en las carreteras de la ciudad china.

El sistema llamado “Automatic Valet Parking”, realiza las funciones que haría cualquier aparcacoches: tomar el coche, aparcarlo y cuando regresemos, traerlo de vuelta. Pero para ello es necesario instalar cierta infraestructura en todo el parking. Bosch ha sido la encargada de colocar una serie de balizas en todo el aparcamiento, que se encargan de guiar al vehículo hasta su destino.

La mecánica de funcionamiento es sencilla: cuando llegamos al parking, debemos dejar el vehículo en una zona específica. A partir de ahí, con la ayuda del móvil, podemos dar comienzo a la operación. El parking buscará una plaza libre, y guiará al Mercedes hasta su destino. Si por el camino encuentra una persona o un coche, el vehículo es capaz de detectar el obstáculo y parar.

Parking Automatizado Daimler Bosch

Una vez que queramos recoger el vehículo, nos dirigiremos a la zona de recogida, llamaremos al vehículo desde nuestro teléfono, y vendrá solito cual KITT a Michael Knight. Eso sí, habrá que ser paciente, pues la velocidad a la que circula es muy baja, suponemos que como medida de seguridad.

Si la prueba funcional en este parking de Pekín fuese un éxito, suponemos que Daimler y Bosch lo llevarían a más aparcamientos y países. La verdad, sería algo que aportaría mucha comodidad a los usuarios, a la vez que ya no tendríamos que hacer contorsionismo para salir del coche sin dañar la carrocería del vehículo vecino.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.