Guía de compra: Volkswagen Lupo GTI

Guía de compra: Volkswagen Lupo GTI

Con 125 CV no te pondrá en apuros, pero es un coche sumamente interesante para carreteras de montaña


Tiempo de lectura: 8 min.

Con la extinción de los modelos más pequeños de las marcas gracias a la normativa anticontaminación, tenemos que volver atrás en el tiempo para encontrar esos pequeños y accesibles modelos de distancia entre ejes irrisoria. Mecánicas atmosféricas que se estiraban en algunos casos más allá de las 7.000 rpm, diversión en modelos que podían ponérselo difícil a modelos renombrados en tramos revirados, y una estética pintona que destaca aún a día de hoy, vamos a hablar de la mejor versión del pequeño GTI desde el Golf GTI de primera generación: el Volkswagen Lupo GTI.

Bueno, hay parte de una mentira en esa descripción, no era barato, pero estaba justificado, de momento vamos a poner en contexto al modelo. El Lupo tenía grandes ambiciones, por ejemplo, la versión 3L podía, gracias a los paneles ligeros de la carrocería y un motor diésel de 1,2 litros con tres cilindros y una caja de cambios manual automatizada, hacer hasta 3 litros cada 100 km. El propulsor lo compartió con el innovador Audi A2, y erogaba un consumo que aun a día de hoy sigue siendo espectacular, quizá ahí perdimos la oportunidad de encontrar el camino adecuado para contaminar menos sin renunciar a todo nuestro parque móvil.

Y, aunque parezca increíble, el 3L y el GTI tienen más en común de lo que pueda parecer, ya que comparten el mismo código de chasis. Esto puede parecer increíble en la época de los chasis modulares, pero VW elaboró un chasis específico para estos dos modelos, que cuentan con aletas delanteras, puertas y capot de aluminio, Si observas atentamente un Lupo con este chasis y uno “normal” el corte del paragolpes delantero con la aleta son distintos. Otra peculiaridad es que la enorme batería se encuentra bajo el piso del maletero, para equilibrar pesos por el propulsor ligeramente por delante del eje.

Lupo GTI(2)

Este pequeño cohete contaba con un motor de 1,6 litros y 125 CV, que pueden parecer pocos a día de hoy, pero que hacen que cada uno de ellos cuente cuando de verdad te has preocupado en reducir el peso final del vehículo, situándose con techo solar en 975 kg. Sin embargo, no era un modelo espartano, el GTI tenía una buena lista de accesorios, incluidos los faros bixenón, aire acondicionado o climatizador, las llantas de aleación Bathurst de 15 pulgadas, un escape central de doble salida, esferas con anillos cromados y asientos deportivos. También estaba equipado con suspensión mejorada, rebajada 20 mm y frenos de disco.

3,524 metros, 25 centímetros más corto que el Polo 6n2, compartía motor con este, pero presentaba una conducción mucho más divertida gracias a su corta distancia entre ejes y su puesta a punto. Sus asientos traseros lo sitúan como un 2+2 a poco que midas más de 1,80 m, pero son útiles al abatirlos como biplaza con un maletero grande. Sin abatirlos, los asientos cuentan con dos posiciones de inclinación, pero no esperes meter mucho más que una maleta en sus 130 litros, por lo que si buscas más practicidad puedes optar por su hermano mayor.

Sus asientos son regulables en altura y longitud, y su volante en altura, por lo que es fácil que acabes encontrando una posición cómoda aun si mides 1,90 m a pesar de lo pequeño del modelo. Esto destaca cuando lo enfrentas a su rival, el Citroën Saxo, cuya posición se asemeja más a la apertura de piernas en un kart que una postura de conducción cómoda. A pesar de ello, su rival era mucho más asequible a pesar de estar menos equipado, coexistir con el Lupo GTI se hace más cómodo gracias a todas las opciones con las que se le dotó.

Lupo GTI(4)

La calidad de construcción fue impresionante. Con vehículos actuales con grillos recién salidos de la línea de montaje, las líneas de cierre del Lupo GTI son milimétricas y todo sigue firme y bien anclado a día de hoy. Dicho esto, han pasado más de 20 años desde que los primeros Lupo GTI salieron de la línea de producción, por lo que se puede esperar que el tren de rodaje se sienta un poco errático, pero una buena revisión de los silentblocks y un repaso a la suspensión le devuelve la precisión milimétrica a su conducción.

Algo en la que la mayoría de los propietarios pueden estar de acuerdo, es la tendencia del alerón trasero a sufrir la entrada de agua y la pintura a burbujear, un fallo que un fin de semana de bricolaje con conocimientos básicos de electrónica puede solucionar. Otro de los fallos habituales son los cierres de las puertas y los elevalunas eléctricos, generalmente por la ligereza de la puerta y esa gente que las cierra “para siempre”. Los primeros tenían una caja de cambios manual de cinco velocidades, pero un año después, en 2002, se añadió una sexta marcha. Esto mejoró el refinamiento y los consumos en cruceros de autovía.

El grupo final es exactamente el mismo, por lo que la de seis velocidades pone más fácil mantenerlo alto de revoluciones, por encima de las 4.500 rpm, el lugar donde se siente cómodo el motor. A bajas revoluciones el cuatro cilindros no sorprende, emite un agradable sonido ronco y ofrece flexibilidad y progresividad, pero pide ir más allá. Con un 0 a 100 km/h de poco más de 8 segundos es relativamente barato de asegurar, y puedes conseguir unos consumos cercanos a los seis litros en autovía, por encima de seis litros, claro, pero este coche no se hizo para eso.

Lupo GTI(3)

Se mueve con soltura en las tres primeras marchas, siendo su hábitat la típica carretera revirada de montaña en la que poder jugar con una trasera que te permite descolgarla a placer para redondear las curvas, para salir posteriormente con el pie a fondo, disfrutando de su aullido hasta el corte, situado en las 7.250 rpm. Su motor puntiagudo no impide una conducción tranquila en ciudad, pero tendrás que acostumbrarte a ser el centro de todas las miradas en “ese pequeño Lupo musculado”.

Los fallos habituales son las bobinas, hay que tener en mente los cambios de la distribución, que son más habituales de lo visto en modelos más modernos, y buscar manchas de aceite en el paragolpes trasero que puedan indicar un mal uso del pequeño misil que es. Por otro lado, el problema actual de este modelo es la escasez de ciertos recambios, teniendo que contar con repuestos venidos de fuera y tener ojo con repuestos “similares” o erróneos, que puedan quitarle parte de su comportamiento sin tacha.

El embrague parece ser un punto débil, por lo tanto, comprueba si patina. La caja de cambios es resistente, revisa la segunda y la tercera marcha para detectar problemas de sincronización causados ​​por cambios mal hechos, y una palanca con “juego” debería ser un problema de articulación fácil de solucionar. En cuanto a los frenos, son baratos y fáciles de sustituir, pero conviene verificar anomalías en el desgaste, y ya que se está aquí, echar un ojo a si los amortiguadores han sufrido demasiado y va a ser necesario sustituirlos.

Lupo GTI(7)

Los paragolpes son difíciles de encontrar, por lo que mira que estén lo mejor posible, y prueba que los elevalunas eléctricos funcionen correctamente en todo su recorrido, puesto que suele ser un fallo habitual. Probar si el aire acondicionado enfría y el cierre del techo eléctrico, si existiera, tocar las alfombrillas si en los últimos días ha llovido o lo han lavado para saber de su estanqueidad. Los neumáticos son de una medida peculiar, y recomendamos montar el neumático en esa medida que solamente tiene Toyo, con sus Proxes T1-R, ya que hacen honor a la identidad del modelo con un comportamiento deportivo predecible y divertido.

Las grapas de montaje de los paneles interiores suelen ser presa fácil para los mecánicos nóveles, por lo que los paneles desmontados pueden delatar arreglos chapuceros que posteriormente necesiten atención. Esto no debería afectarte ya, pero hubo una revisión que daba error en la sonda lambda, por lo que había que acudir a la VW a que te actualizasen el software y podría quedar coleando alguna unidad que no la haya pasado ya. Por lo demás es un coche duro y divertido, aunque de vez en cuando su motor de arranque pueda hacer algún grillo aleatorio que te volverá loco.

Lupo GTI(6)

Hay que tener cuidado con los vendedores, al haber pocas unidades de este modelo, abundan los “edición especial”, “impecable”, “el mejor de España”, pero el precio ideal actual debería estar entre 7.000 y 8.000 €, dicho sea de paso, precio en el que ya se encontraban hace más de 10 años. Si das con uno cuidado por alguien que de verdad los aprecia, realmente no necesitará decirte que está impecable, se verá, y seguramente incluirá alguna mejora, ya que estos coches, aunque se puedan utilizar a diario, son de completo disfrute.

Dicho esto, si quieres encontrar gran cantidad de información y tutoriales puedes recurrir al foro inglés, puesto que el foro español no cuenta con gran actividad. A pesar de esto, no dudaría en ponerme en contacto con ellos, ya que, seguramente, tengan grupos de WhatsApp activos en los que podrán asesorarte con mucho gusto sobre la compra de alguna unidad, incluso venderte una si ofreces la suma adecuada para una unidad de la que no tengas que preocuparte en exceso nada más adquirirla.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado