Menu

WLTP, o la pesadilla del Grupo Volkswagen en Europa

Continuamos con los efectos colaterales del Dieselgate

WLTP, o la pesadilla del Grupo Volkswagen en Europa

Nos encontramos ante un capítulo más que engrosará la factura resultante del Dieselgate. Los modelos Golf, Tiguan y Touran, que se montan en la gigantesca factoría de Wolfsburgo, retrasarán su montaje hasta que no tengan meridianamente claro que sus emisiones contaminantes se ajustan a las nuevas exigencias del ciclo WLTP («Procedimiento Mundial Armonizado de Ensayo de Vehículos») activado el 1 de septiembre del pasado año. También ocurre con otras marcas del Grupo, como Porsche.

El 1 de septiembre de 2018 se aplicará a todos los vehículos que entraron en el mercado antes de septiembre de 2017, y que se matriculen nuevos a partir de dicho mes. Agosto será interesante en cuanto a automatriculaciones masivas, ¡será buen otoño para comprar un coche nuevo!

Este nuevo procedimiento WLTP es bastante más exigente que el anterior ciclo de homologación, el NEDC. Este se conformaba con hacer las pruebas a cada modelo con cada motor. Ahora se complica la cosa, porque para la certificación se tiene en cuenta todo el equipamiento que puede llevar el modelo, con lo que varía el peso del vehículo y, por tanto, el consumo de combustible y las emisiones del escape. Tenéis mucha información al respecto en la página wltpfacts.eu (en inglés).

Teniendo en cuenta que el Grupo Volkswagen en particular -y los fabricantes alemanes en general- hacen vehículos a la carta con infinitas opciones de acabados y equipamiento, y considerando las premisas anteriores, nos encontraremos con que habría que homologarlos de forma individual, tarea que se antoja algo imposible si fuéramos totalmente estrictos. A lo mejor, a los fabricantes les da por ofrecer una gama con equipamientos cerrados reduciendo al mínimo las opciones y, por ende, menos variación de pesos, consumos y emisiones. Sólo en Volkswagen tendríamos más de 200 certificaciones diferentes y más de 250.000 vehículos esperándolas.

Ciclo WLTP

Además, el nuevo procedimiento tendrá consecuencias fiscales, pues el ciclo WLTP da unas lecturas de dióxido de carbono (CO2) más altas, ya que los consumos son más realistas y una cosa implica la otra. En el caso de España, la emisión por debajo de los 120 gramos por kilómetro está exenta de pagar el impuesto de matriculación; en el intervalo de 121 a 160 gramos está gravada con un 4,75%; entre 161 y 200 gramos con el 9,75% y, si se superan los 200 g/km será del 14,75%. En favor de los fabricantes, podemos recordar que desde septiembre de 2017, fecha en la que entró en vigor la normativa Euro 6d, tanto los vehículos diésel como gasolina sí cumplen los límites legales de NOx y de partículas.

Los fabricantes se encuentran con un dilema: o adecúan su producción a las nuevas normas a marchas forzadas con el consiguiente encarecimiento de los vehículos, o dejan que estos se acumulen en sus campas hasta que no estén totalmente seguros de su correcta homologación. Ello implicaría, entre otras cosas, retrasar las entregas previstas, así como una reducción de su margen de ganancia para repercutir lo menos posible en el precio final y compensar la subida del impuesto de matriculación que le tocaría pagar al cliente, como siempre.

A partir del 1 de enero de 2019 entrará en vigor la nueva normativa RDE, aún más restrictiva que la WLTP, ya que reflejará el consumo y emisiones de los óxidos de nitrógeno (NOx) de los motores diésel en condiciones reales de conducción

Volkswagen California Beach

Si el actual Gobierno de España no opta por derogar el plazo de transición para pasar de un sistema de homologación a otro (mediante la aplicación de un coeficiente reductor o herramienta de correlación que tenga en cuenta las diferencias de emisiones según el ciclo utilizado) hasta el 31 de diciembre de 2018, como recomendaba la CE, puede ser una pequeña bombona de oxígeno, al menos en nuestro país.

A partir de esa fecha no hay certeza de lo que pasará, y si no cambia la legislación respecto a ligar el Impuesto de Matriculación a las emisiones de CO2, mucho nos tememos que subirá el precio de los vehículos. Solo en nuestro país, se vería afectado un 6% del total. Eso sí, más que subir, tendrían el precio correcto, ya que se han perdido miles de millones de euros en recaudación del impuesto de matriculación por homologaciones que no eran realistas, y eso tiene impacto en las cuentas públicas.

¿Por qué tenemos que pagar siempre los ciudadanos los abusos, los engaños y las mentiras de las grandes empresas y los gobiernos? Tal vez deberíamos coger la costumbre de protestar y manifestarnos ante estos desmanes, aunque no nos hagan ni p*** caso. Si nuestros mayores han sido capaces de salir a la calle para pedir unas pensiones dignas, el resto no tendríamos que ser menos. Los fabricantes de automóviles tienen que mirar más por su clientela, no por ser meros compradores, sino por ser personas, personas a las que se les lleva años tomando el pelo.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.