Menu

El presunto asesino de Víctor López, el «kamikaze de la M-50», está en la calle

Un juzgado de Coslada le ha concedido la libertad provisional

El presunto asesino de Víctor López, el «kamikaze de la M-50», está en la calle

NOTA: Después de redactar esta información, finalmente, un juez ha mandado al presunto homicida a prisión sin fianza a lo largo de la tarde, acusado de homicidio doloso (con intención) gracias a un testimonio y la pericial de la prueba de alcoholemia.

El monólogo de Carlos Herrera (COPE) de esta mañana no ha empezado por el tema del día, la casi segura convocatoria de elecciones generales, sino por la puesta en libertad provisional con cargos de Kevin Cui Bai, de 24 años, que colisionó frontolateralmente el domingo de madrugada contra el coche que conducía Víctor López, de 20 años, en el pk. 25 de la M-50, cerca de Coslada (Madrid).

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada ha decidido que Cui Bai puede seguir en libertad provisional de acuerdo a criterios de derecho que seguramente no tienen tacha alguna desde el punto de vista técnico, pero que a un ciudadano de bien le chirrían. Según informan los medios, citando declaraciones de testigos, Cui Bai condujo la madrugada del domingo a gran velocidad, haciendo eses, y en determinado momento decidió conducir en sentido contrario por la M-50, y en el mismo plan.

Y la papeleta de la lotería de la muerte le tocó a Víctor. En los siniestros viales solemos hablar de cifras, y las historias humanas quedan detrás. La de Víctor es una auténtica tragedia. Hace 11 meses murió su hermano mayor, de 25 años, y ahora la madre, Gema, ha perdido a sus dos hijos. Víctor acababa de conseguir trabajo de carnicero en un supermercado de San Fernando de Henares y había madrugado mucho para ir allí desde Rivas Vaciamadrid. Tenía toda una vida por delante y se recuperaba del duro golpe, El País cuenta más sobre él.

En la Segunda Guerra Mundial, los soldados suicidas nipones (kamikaze, o «viento divino» en japonés) al menos tenían una motivación para hacer lo que hicieron. Un kamikaze, en términos de seguridad vial, es un vehículo conducido por un ente sin cerebro

Pero se topó con un borracho (dio positivo por alcoholemia) que esa madrugada podía haberse matado solo y ahorrar disgustos a la sociedad. La mala fortuna de Víctor fue la de ir en un coche menos seguro (un Citroën C4 de primera generación) que el Volkswagen Golf «tuneado» (puede ser perfectamente un GTI, pero cualquiera lo identifica) de más reciente construcción e ingeniería que conducía el homicida. De haber sido al revés, podría haber sobrevivido Víctor y la sociedad haberse quitado un problema de encima. No es lo mismo morir en un coche que bajar del mismo con dificultad con un «fuerte golpe» en un brazo.

Kevin Cui Bai no quiso declarar y tiene asignado un abogado de oficio. De momento se le imputa un delito contra la seguridad vial, y el juzgado tendrá que dirimir si le imputa también un delito de homicidio por imprudencia. Dudo que se acabe catalogando como asesinato según la rigidez del mundo jurídico, pero en nuestras mentes está claro de qué estamos hablando. Cui Bai no va a ser un peligro objetivo con el coche que tenía, eso está claro, pero salvo que haya un vuelco tremendo en esta historia, no se merece volver a tocar un volante y, desde luego, tiene que pasar una temporadita a la sombra.

El juez de turno habrá decidido que no hay riesgo de reincidencia ni de fuga, y por eso tenemos al «presunto asesino» en la calle, lo habitual después de matar a una persona con un volante. En este país, a veces, es más rentable ser verdugo que víctima, especialmente si se tiene en cuenta qué usa el verdugo para cometer su crimen abyecto. En cambio, no nos parece raro que el presunto homicida de una ex pareja entre automáticamente en prisión provisional.

No quisiera finalizar este texto sin mentar al malnacido que robó el Apple Watch y el dinero de la cartera a Víctor, ya fallecido, antes de que llegasen los servicios de emergencia. El ser humano es de extremos, puede ser el origen de la obras más nobles o de los actos más viles y deleznables. Víctor fue incinerado tras ser llorado por sus amigos y familiares. Sobre qué está haciendo el presunto delincuente, casi prefiero no saberlo.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

12
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Llamadme radical, pero el asesino kamikaze se merece la «prisión permanente revisable» porque Víctor ya no estará nunca más con su familia.

Dado que las leyes son tan laxas en este aspecto, a ver cuando un político con los votos suficientes tiene el valor de corregir esta asimetría tan evidente.

Alex
Invitado
Alex

Totalmente de acuerdo.

Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

Estas medidas tan laxas se tomarán hasta que el muerto sea el hijo de un juez importante o un político… Espero que no sea así pero desgraciadamente es lo que me da por pensar.
Esta historia y sus detalles es de esas cosas que hacen perder fe en la humanidad.
Espero que el culpable termine entre rejas lo máximo posible y mas pronto que tarde

Obstinado
Invitado
Obstinado

«…esa madrugada podía haberse matado solo y ahorrar disgustos a la sociedad» se tenía que decir y se dijo.

Alex
Invitado
Alex

Según leo en este momento en El País, puede haber un cambio de planes…

Pablo Mayo
Editor

Parece que ha ingresado en prisión sin fianza. Ahora el juez le imputa homicidio doloso (hasta 15 años de cárcel) en vez de homicidio imprudente (hasta 4 años de cárcel). Aún así, poco me parece, porque con beneficios penitenciarios, ausencia de antecedentes penales, etc., en menos que canta un gallo está otra vez en la calle.

Paco Fernández
Invitado
Paco Fernández

Y además este sujeto se permite el lujo de no declarar ante la guardia civil. Os imagináis el esfuerzo de contención de los agentes? Yo no podría. Por cierto ya he oído decir a algún bienpensante que es un caso que hay que tratar con calma. Nada de reacciones en caliente. Señores familiares, un maldito borracho ha matado a su hijo pero ustedes tranquilos…
Es especialmente repugnante y abyecto el hecho del robo del reloj y el dinero del fallecido. Qué clase de sociedad de mierda es esta?

Paco Fernández
Invitado
Paco Fernández

Por supuesto que antes que los sentimientos está la profesionalidad de los agentes. Yo no lo pongo en duda y además los admiro sinceramente por ello.

manolom
Invitado
manolom

Por las fotos y los vídeos del accidente,el C4 ha intentado esquivarlo, y al hacerlo se ha comido un frontolateral y ha ido contra el muro, y seguramente haya sido esto último lo verdaderamente mortal. Por otra parte y según las investigaciones, se dice lo siguiente:»Al poco de rodar por la carretera, a la altura de Coslada, le embistió a toda velocidad en la puerta lateral, según los primeros resultados de la investigación, un Golf morado. Al volante iba Kevin Cui, un hombre de 35 años al que su familia había perdido de vista esa noche. Víctor López, de 20,… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.