Baleares: un paraíso para vivir, ¿un infierno para conducir?

Baleares: un paraíso para vivir, ¿un infierno para conducir?

Básicamente, hay demasiados coches en el archipiélago


Tiempo de lectura: 4 min.

Uno de los indicadores del progreso es la cantidad de vehículos que hay en relación a los habitantes. Baleares lidera ese indicador en España, 1,03 millones vehículos, 1,12 millones de habitantes. La relación es de 912,81 vehículos por millar de almas, la media nacional es 717,5 vehículos/1.000 personas. En dos décadas el parque balear ha aumentado todos los años, salvo en 2003 y 2013.

Un interesante artículo de El Mundo Baleares da relevancia a un problema, demasiados vehículos para un sitio tan pequeño. De menos a más, el problema se desglosa por islas: Menorca (867,7), Mallorca (895,9), Ibiza (1.015,7) y Formentera (1.241,9). Las causas hay que encontrarlas en un transporte público poco eficiente, masificación turística y dependencia del vehículo privado.

Baleares va por delante en el final anunciado de los vehículos de combustión interna, en 2025 no se podrán matricular más diésel, en 2035 no más gasolina, tampoco entrar vía puerto, y los que se queden podrán circular hasta que acabe su vida útil. Está por ver si dicha medida tiene sostenibilidad legal, seguramente acabe en el Tribunal Constitucional.

Presentacion Opel Astra GTC

Paralelamente, el gobierno autonómico quiere apostar por una mayor movilidad de los eléctricos, que tienen menor impacto ambiental, y favorecer la implantación de puntos de recarga. Ahora mismo el panorama no es muy alentador, el 0,2 % de los turismos de Baleares son eléctricos. Aquí eso de que tienen “poca autonomía” no se sostiene tanto.

En distintas presentaciones de prensa que he tenido el placer de vivir en las Baleares (siempre en Mallorca) me ha llamado la atención que hubiese ¡atascos! Pues sí, haberlos, haylos. La primera vez que estuve en Baleares fue en 1990, concretamente en Menorca, donde mis padres alquilaron un SEAT Marbella color turquesa, si no me falla la memoria. Si llegamos a depender del transporte público, nos da un telele: éramos dos adultos y dos niños pequeños.

Y es que el sector del alquiler es importantísimo en un lugar donde viene tanto turista, el aeropuerto de Son Sant Joan (Palma de Mallorca) movió en 2018 29.081.787 personas, solo por detrás de Barcelona-El Prat (50.172.457) y Adolfo Suárez Madrid Barajas (57.891.340). Este fin de semana se esperan 500.000 pasajeros. Igual sería buena idea implantar empresas de coches compartidos en Baleares, como hace WiBle en Madrid, con híbridos enchufables (la excusa de la autonomía no es tal).

Presentacion Volkswagen Golf GTI

Porque se trata de dar una respuesta de movilidad a la gente, eso no pasa por que cada uno tenga vehículo privado y contribuya a atascar las carreteras. Se puede lograr un esfuerzo público/privado para mitigar el problema: mejor transporte público (por lo visto ya están en ello), infraestructuras (va a ser que no) y usar tecnologías de la información para optimizar la movilidad de la gente.

El problema de que haya tantos vehículos en las islas no es tan grave por sí mismo, es más un tema de aparcamiento que de tráfico, sí es un problema cuántos de esos vehículos se usan a la vez en determinado momento. Los atascos no los provocan coches que están aparcados, precisamente.

De todas formas, lo de los vehículos es solo un síntoma de un modelo turístico que todavía no ha terminado de saltar por los aires, aunque ya se ha notado en la pesadilla que supone vivir en las islas para algunos. Muchos profesionales rechazan puestos de trabajo porque no quieren pagar una barbaridad por dormir en un balcón o una furgoneta, porque los pisos empiezan a ser inasumibles. Tema aparte es el consumo de recursos naturales que implica tanto turista, empezando por el agua potable, o la más que cuestionable política lingüística que se ha puesto en marcha, que también tiene lo suyo.

Citroen E Mehari Formentera

Si el TC no tumba la reglamentación Balear, a partir de 2025 se empezarán a matricular menos vehículos en las islas, y desde luego el flujo desde la Península se reducirá considerablemente. En 2035 será más intenso con la llegada del último vehículo con tubo de escape. En teoría, será un paraíso de la movilidad eléctrica, y quién sabe, igual también de la conducción a secas, porque ya no habrá tanto maldito atasco y se podrá disfrutar más del paisaje único que hay allí.

Tal vez entonces las Baleares vuelvan a ser el paraíso que nunca debían haber dejado de ser.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
MarcM
Invitado
MarcM

Con lo del tema linguistico has patinado pero bien, rectificar es de sabis pero segur k tu no ho faras per pura ignorància, apa adeu!

Trasto_O
Invitado
Trasto_O

Buenas noches Javier, ibas muy bien hasta que te has metido en politica lingüística. Por favor, dejad de meter mierda contra la gente que vive en comunidades históricas con lengua propia con más antiguedad que España como tal. El problema no es que haya demasiados coches, (que eso no lo discute nadie) el problema es de población, y para muestra un botón: https://www.diariodemallorca.es/mallorca/2019/07/08/dislate-demografico-balear/1431942.html Si a una población que ha crecido a un ritmo nada sostenible añadimos la democratización del vehiculo propio, y la flota de vehiculos de alquiler (registrada en Baleares o en el último pueblecito perdido de la península)… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.