Menu

¿Tu coche tiene sensores de presión indirectos o iTPMS? No te fíes de él

Los TPMS indirectos no son fiables en el mundo real

¿Tu coche tiene sensores de presión indirectos o iTPMS? No te fíes de él

Nos llega otra desagradable noticia desde el opaco mundo del género “homo”, es decir, el mundo de las homologaciones, regulaciones e ingenieros que se pasan de listos para colarnos gatos por liebres. Los sensores de presión de inflado de los neumáticos -o Type Pressure Monitor System en inglés- son ya obligatorios en turismos en la Unión Europea y tienen como finalidad avisar al conductor de una pérdida de presión súbita o progresiva en una o más ruedas.

Existen dos tipos. El más fiable es el TPMS directo, que mide la presión en cada neumático e informa a la centralita, de forma que se tiene controlada cada rueda y se puede dar un aviso en tiempo y forma para que el conductor revise sus ruedas. Puede ser por un descuido al inflar (dejarlo para el mes que viene) o por haber sufrido un pinchazo. Un inflado deficiente perjudica mucho la dinámica, las distancias de frenado y, en general, la seguridad activa.

El segundo tipo es el que ha de preocuparnos. El TPMS indirecto no tiene sensores físicos en los propios neumáticos, es un sistema por software. Si se detecta una velocidad de rotación anómala en una o varias ruedas, o si se detectan vibraciones, el TPMS indirecto puede darse cuenta de una bajada de presión. Eso dice la teoría, pero unas pruebas encargardas al IDIADA por Transport & Environment nos dicen que no.

Existen unas pruebas reguladas que deben superar los modelos para homologación, que los sistemas analizados cumplen (de otra forma sería un problema). Cuando los ingenieros sacan los coches de esos supuestos normalizados, los TPMS indirectos son menos fiables que Judas. En una batería de pruebas realizadas a un Volkswagen Golf y un Fiat 500L, el alemán solo ha aprobado dos, el italiano ha fallado en todas.

Sensor de presión de neumáticos indirecto iTPMS

Resultados de las pruebas. El Golf aprueba las pruebas homologadas y dos más, el 500L solo pasa las pruebas homologadas

Se desinfló un neumático a 1,4 bares, y en otras pruebas se desinflaron todos. Es una presión muy baja y peligrosa para conducir

Resulta que la eficacia de los TPMS disminuye muchísimo cuando los neumáticos empiezan a acumular kilómetros. En T&E lo achacan a que los fabricantes reducen la sensibilidad del TPMS para que no empiece a dar falsas alarmas que vuelvan locos a los conductores. Es preferible, por tanto, que si llevan una rueda deshinchada directamente se maten o sufran un accidente, sin ningún testigo que les incomode, y luego incomode al servicio postventa cuando vaya el cliente.

T&E concluye que hacen falta más pruebas para que exista más evidencia científica de este problema, pero tiene mucho sentido. Un TPMS directo siempre va a ser más preciso que una programación del ABS, y como cuesta solo 10 euros más, es prohibitivo para los coches que no son de gama alta. Demencial. Si empiezas a notar un hinchazón en tu tensión arterial, es comprensible.

El problema de los TPMS es que pueden dar la sensación a muchos conductores de que no tienen que revisar la presión de sus neumáticos, porque cuando vayan bajas de aire ya avisará el sistema. Claro, cuando avisa, y eso ya es un poco tarde. Según homologación el TPMS debe hacer esto:

  • Debe avisar en menos de 10 minutos si una rueda ha perdido un 20% de presión o si alcanza 1,5 bares
  • En menos de una hora debe avisar de una pérdida de presión del 20% en cualquier neumático, o en todos
  • Si el sistema no es capaz de determinar la presión de las ruedas -o imaginársela- debe encenderse el testigo en menos de 10 minutos

En otras palabras, cuando salta el testigo del TPMS, es que el dueño del coche merece un golpe de remo porque pasa olímpicamente de sus neumáticos, y durante más de 2-3 meses. Los pinchazos y los reventones son fortuitos, de acuerdo, pero la dejadez y el pasotismo son inherentes al factor humano. Los que trabajamos en seguridad vial no entendemos cómo no suceden más desgracias de las que hay.

Mientras se investiga si estamos ante un nuevo escándalo a nivel industrial, o solo hay unos proveedores que hacen malos sensores, un consejo gratuito: con o sin TMPS, la presión de los neumáticos ha de mirarse en menos de dos meses desde la última vez, se use el coche mucho o se use poco. Para una de las pocas cosas gratis que hay en el mundo, como es el aire, no escatimemos en él porque está en juego la seguridad propia y la ajena. Y si se trata de un hinchador que cobra un euro, valoremos si nuestra seguridad vale más de ese dinero.

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 7 de noviembre de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.