Tamiya Wild One MAX, el radiocontrol de los 80 ha crecido

Tamiya Wild One MAX, el radiocontrol de los 80 ha crecido

El buggy disfrutable para adultos que te permitirá hacer realidad aquellos saltos imposibles


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando éramos niños nos conformábamos con muy poco, y, como coincidiréis conmigo, tener un radiocontrol era todo un lujo. Aún recuerdo mi Mercedes CLK GTR de Nikko que, tras ocho horas de carga, te daba treinta minutos de placer irrepetibles. Hoy os traigo el Tamiya Wild One MAX, el radiocontrol de los 80 ha crecido para convertirse en el buggy disfrutable para adultos que te permitirá hacer realidad aquellos saltos imposibles, si te atreves, claro.

Está claro que algunos de los juguetes de nuestra infancia han evolucionado a algo que no llamaría juguetes, la fiebre coleccionista ha inundado el mercado de modelos que no están hechos “para jugar”, como el Bugatti Chiron o el Caterham Seven 620R de Lego. Pero en este caso la empresa Little Car Company de Gran Bretaña ha sabido leer a la perfección esa evolución de juguete infantil a lujo de adulto con factor nostalgia. Los responsables del Bugatti Type 35 de tamaño medio, Ferrari Testarossa y Aston DB5, escucharon los comentarios de los clientes sobre el prototipo revelado en 2021, e introdujeron algunos cambios importantes.

tamiya wild one max(1)

Estas mejoras han implicado cambiar el diseño de las torres de suspensión delanteras para mejorar la visibilidad, cambiar los brazos de arrastre por brazos oscilantes dobles y aumentar el rendimiento, pero el más significativo es el ensanchamiento de la carrocería 100 mm para acomodar dos asientos, en lugar de uno. Por lo tanto, si alguien se quiere poner purista por la conversión de un coche de juguete a algo conducible, no es una réplica exacta del kit de Tamiya lanzado por primera vez en 1985, pero es lo suficientemente parecido como para que cualquiera que recuerde el original lo reconozca instantáneamente.

Obviamente, no tiene las mismas capacidades todoterreno del radiocontrol, pero aún conserva parte de esa esencia que te permitirá disfrutar como un niño pequeño. Los neumáticos todoterreno Maxis de catorce pulgadas ayudan a maximizar la tracción del chasis de tracción trasera, hay 270 mm de distancia al suelo y los ángulos de ataque de 28,4 y de salida de 50,8 grados son suficientes para ir sin miedo en cualquier camino. En el interior encontraremos asientos Cobra, arneses de cuatro puntos y una pantalla digital de 5 pulgadas protegida contra la intemperie con clasificación IP e interruptores de especificaciones marinas.

tamiya wild one max(3)

Los cien Launch Edition funcionan con ocho paquetes de baterías extraíbles que componen 14,4 kWh de almacenamiento de energía y la firma dice que el buggy de 500 kg puede alcanzar los 96 km/h, el doble de lo que era capaz de hacer el prototipo original. Probablemente, el parabrisas opcional sea deseable y también contribuirá a que conducirlo sea más “civilizado”. Más de nueve de cada diez titulares de depósitos dijeron que les gustaría poder usar su Max en la vía pública, por lo que los Launch Edition vendidos en el Reino Unido y Europa también vendrán con un kit que lo permite eso al aprovechar las mismas leyes vigentes para cuatriciclos como el Citroën Ami y el Renault Twizy.

Las primeras entregas no serán hasta 2024, pero el Wild One Max tendrá una presentación pública a finales de este año, cuando sabremos más sobre precios, autonomía y prestaciones. No sé ustedes, pero me encantaría ver un anuncio como en los ochenta presentando este “juguete”.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.