McLaren pone a la venta su sede de Woking para salir del apuro económico

McLaren pone a la venta su sede de Woking para salir del apuro económico

Permanecerá como inquilino del nuevo comprador, y podrá recuperarla más adelante


Tiempo de lectura: 6 min.

La crisis provocada por el coronavirus ha reabierto viejas heridas en la economía de McLaren. Es por ello por lo que el constructor británico ha decidido poner a la venta su icónica sede de Woking, Reino Unido, valorada en 215 millones de euros, incluyendo en la venta una cláusula de alquiler con derecho a compra para que McLaren siga utilizando las instalaciones a cambio de una renta anual pagada al nuevo comprador del inmueble.

Con ello, la compañía busca conseguir liquidez para poder afrontar todos sus gastos, debido a la gran reducción de ingresos que ha provocado la pandemia, tanto en la Fórmula 1 como en el sector automovilístico, dos de las principales fuentes de financiación de McLaren. Esto supone un ejemplo más de la pésima situación financiera que tenía el grupo ya antes de la COVID-19.

2015 fue el año en el que comenzó la cuesta abajo para McLaren. Su asociación con Honda en la escudería de Fórmula 1 trajo unos resultados muy por debajo de lo esperado, situándose durante tres años en la parte baja de la clasificación de constructores. Esto conllevó una considerable reducción en los premios económicos que otorga la F1. Como consecuencia, se produjo una pérdida de patrocinadores del equipo, que acabaría esta etapa sin casi ninguna marca luciendo en su monoplaza, con la disminución de ingresos que esto conlleva. Sin embargo, Honda pagaba más 100 millones de euros al año a cambio de utilizar sus motores, lo que redujo el impacto de estas pérdidas.

McLaren Technology Centre 2

Así es por dentro el McLaren Technology Centre (MTC) de Woking

El segundo evento clave para entender la situación financiera de McLaren tiene lugar en 2017. En ese año se produjo la salida definitiva de Ron Dennis de la compañía, quien poseía un 25 % de las acciones de esta. McLaren decidió comprar todas sus acciones para acabar con cualquier vínculo existente con Dennis, para lo cual recurrió a la emisión de bonos “basura” o de alto rendimiento por valor de 596 millones de euros.

Con ello se logró liquidez para pagar la compra de acciones y además refinanciar la deuda existente de 268 millones de euros, pero como aval de estos bonos se utilizaron los bienes inmuebles (incluida la sede de Woking, el MTC) y la colección de coches históricos que posee McLaren. A este agujero económico se sumaba la desaparición del dinero que pagaba Honda al romper el acuerdo con el proveedor japonés, sustituido por Renault en 2018 (lo que además suponía un gasto adicional, al tener que pagar al fabricante francés para utilizar sus motores).

Para tratar de arreglar este problema, desde McLaren se intentó dar una vuelta de tuerca a su modelo de negocio. Zak Brown, nuevo CEO de la compañía, ha buscado mejorar la imagen de la marca fuera de la F1 con participaciones en otras competiciones automovilísticas como la IndyCar, donde ahora tienen su propia escudería tras regresar a la competición en 2017. Además, las otras dos divisiones del grupo han cosechado buenos resultados en los últimos tiempos.

McLaren Technology Centre 3

McLaren F1 GTR “Longtail”, F1 GTR y F1 LM

La división de coches de calle, McLaren Automotive, creció en ventas ininterrumpidamente desde 2010, batiendo su récord de unidades entregadas en 2018, con 4.829 coches vendidos. Y McLaren Applied Technologies, la división tecnológica, se encuentra implicada en multitud de proyectos distintos: la creación de las centralitas utilizadas en todas las escuderías de F1, IndyCar y NASCAR; la colaboración que mantiene con GSK, un grupo farmacéutico, al que ofrece su tecnología para mejorar la fabricación de sus productos; o su gestión de la electrónica de una plataforma petrolífera en Noruega.

A esto se le suman diversas colaboraciones que ha llevado a cabo McLaren con otras compañías para lanzar teléfonos móviles (como la línea OnePlus McLaren), colecciones de ropa (como la de 2018 llamada Belstaff X McLaren) o gadgets, entre los que se encuentra el último lanzamiento, los auriculares Klipsch McLaren Edition.

La empresa británica logró recuperar parte del terreno perdido y mejoró su balance económico en los últimos tiempos. La mejora de los resultados en la Fórmula 1, con un cuarto lugar en la clasificación del año 2019, también ayudó en forma de nuevos patrocinadores y más dinero por premios de la F1. No obstante, McLaren se ha visto fuertemente golpeada por la crisis del coronavirus al ver paralizada tanto la actividad competitiva en el mundo del motor como la fabricación y venta de sus superdeportivos.

McLaren Technology Centre 4

Algunos modelos clave en los más de 50 años de McLaren

Se tuvo que prescindir de un 25 % de los trabajadores como consecuencia de la paralización de su actividad, unos 1.200 empleos perdidos. Además, la empresa se vio obligada a pedir a sus accionistas una inyección de dinero de 300 millones de libras. Aun así, no fue suficiente, ya que la compañía presentó en agosto el balance del primer semestre del 2020, reflejando pérdidas de casi 200 millones de euros. Las cifras de ventas de coches se han desplomado también a consecuencia de este parón generalizado por la pandemia de COVID-19, cayendo a un tercio de lo vendido en el mismo período de 2019.

Debido a esta realidad, el pasado junio saltó la noticia de que McLaren necesitaba una urgente inyección de liquidez para poder hacer frente a los pagos pendientes en este año con muchos menos ingresos de lo esperado. Logró un préstamo de más de 150 millones de euros por parte del Banco Nacional de Bahréin, cuyos propietarios son a la vez los principales accionistas de McLaren. El resto del dinero pretenden lograrlo con esta venta y realquiler de su sede en Woking, para así poder sortear la amenaza de cierre que se cernió sobre la compañía automovilística británica durante los últimos meses.

Las consecuencias de la crisis del coronavirus todavía se van a notar en 2021, pero todo dependerá en gran medida de la evolución de la pandemia. Un rebrote que conlleve una nueva paralización y el confinamiento de gran parte de la población podría suponer un golpe definitivo para McLaren, a pesar de que esta vez estén mucho más preparados para este posible escenario.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.