El Mitsubishi Vision Ralliart Concept es, como se esperaba, un Outlander tuneado

El Mitsubishi Vision Ralliart Concept es, como se esperaba, un Outlander tuneado

Todo es estética, salvo unos frenos más grandes


Tiempo de lectura: 3 min.

A finales de 2021 Mitsubishi nos puso la miel en los labios, anunciando la presentación, en enero de 2022, del Mitsubishi Vision Ralliart Concept. Volver a ver el nombre de Ralliart podría haber sido emocionante, siempre y cuando se tenga en cuenta el pasado de dicha división, tanto en competición como en la calle. Pero las cosas son muy diferentes actualmente y contar con el nombre de Ralliart no aseguraba nada de nada.

No vamos a negar que había cierta curiosidad por ver hasta dónde llegaba la marca con este regreso al mundillo deportivo, aunque las nuevas versiones Ralliart, que por el momento no están disponibles en nuestro mercado, no auguraba nada bueno. Mitsubishi, que no está en su mejor momento, está plenamente centrada en los SUV, en los coches que hoy día quiere todo el mundo (ya veremos qué ocurre el día que toda esta locura de los SUV se acabe), y o retomará, al menos de momento, otros segmentos. La presentación de un prototipo con el nombre de Ralliart no abandonaría ese camino y si alguien esperaba otra cosa, sentimos darle una mala noticia.

El Mitsubishi Vision Ralliart Concept es, como dijimos en su momento, un prototipo basado en el nuevo Outlander que busca potenciar su lado más deportivo e incluso siniestro. Y no hay más, porque en realidad todo es fachada, pura imagen, el Vision Ralliart Concept es un Outlander tuneado. ¿Es malo? Pues según a quien se lo preguntemos, nosotros pensamos que es un poco decepcionante que los fabricantes se vendan al mejor postor de esta manera, pero seguramente haya quien pienso que estamos diciendo sandeces y que el Mitsubishi Vision Ralliart Concept es una pasada. Y no le vamos a quitar la razón.

mitsubishi vision ralliart concept (3)

Dejando esos temas a un lado y echando un vistazo al Vision Ralliart Concept, vemos que el kit de carrocería que ha preparado Mitsubishi es, ciertamente, impactante, tanto para bien como para mal. Para bien porque el Outlander gana presencia y músculo, pero para mal porque resulta resulta muy masivo, poco sútil. El frontal, por ejemplo, es un mazacote de formas cuadradas que destaca por la calandra, que no es tal, sino una pieza ciega que tiene pintada una rejilla de tipo panal de abeja. Las aberturas funcional están en la nueva extensión del paragolpes, precisamente el elemento que afea todo el frontal.

La mejor parte del coche es la trasera, con los pilotos ligeramente oscurecidos y un difusor para el paragolpes que llama la atención por estar tapado por una rejilla. Dicha rejilla también oculta las salidas de escape, que se encuentra a cada lado del mismo, mientras que pieza central, un piloto inspirado en competición, le da el toque racing.

Visto de lateral volvemos a encontrar formas muy masivas, muy pesadas a la vista, que las enormes llantas de 22 pulgadas no logran aligerar, más bien lo contrario. Su particular diseño provoca el mismo efecto óptico que unas llantas lenticulares, aunque dejan ver el nuevo equipo de frenos, que incorpora rotores más grandes y pinzas delanteras con seis pistones, siendo además el único cambio en el apartado técnico respecto a un Outlander convencional.

No vamos a negar que es un poco decepcionante, aunque también es cierto que es la primera tentativa en el regreso de Ralliart. Dejemos tiempo para que, poco a poco, vayan evolucionando y dando forma a la “nueva” Ralliart.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.