El Autódromo de México será un hospital provisional para los afectados por COVID-19

El Autódromo de México será un hospital provisional para los afectados por COVID-19

Se instalarán ocho módulos, que contarán con 192 camas y 26 unidades de cuidados intensivos


Tiempo de lectura: 2 min.

México ha elegido el Autódromo Hermanos Rodríguez como centro provisional hospitalario para tratar a los infectados por el COVID-19 o coronavirus. Este circuito, que también suele ser el elegido para competiciones como el Gran Premio de México de Fórmula 1, esta preparando todo lo necesario para llevar a cabo este proyecto. Contará con 192 camas adicionales y 26 de terapia intensiva (UCI).

Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ha comunicado que el progreso de adecuación para que el circuito sea funcional es del 15 % y que su apertura está prevista para el miércoles 13 de mayo. También ha recalcado que el hospital provisional se centrará en acoger pacientes con síntomas leves y que les es imposible llevar un tratamiento ambulatorio en casa.

El IMSS ya tiene 17 hospitales provisionales en diferentes espacios del país, y en los pabellones del circuito de México se espera que trabajen alrededor de 300 sanitarios. La zona de los boxes irá destinada a los consultorios, donde se tomará nota de los síntomas y donde se determinará la hospitalización o no de los contagiados por COVID-19. También servirán para las salas de espera, los almacenes de recursos y los vestidores.

El proyecto del circuito de México se apoya en la adaptación que se hizo del espacio de congresos Citibanamex, y ya cuenta con plantas de luz de emergencia y tanques de gas para completar su instalación. Actualmente, en México existen más de 23.000 infectados y 2.000 fallecidos por coronavirus. Por otra parte, el GP de México de F1 deberá esperar a celebrarse el 1 de noviembre y que no sea cancelado si la pandemia persiste o se complica, como ya ha pasado con muchos eventos de esta competición.

COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.