Así son los exámenes de conducir prácticos con la nueva normalidad

Así son los exámenes de conducir prácticos con la nueva normalidad

La Dirección General de Tráfico ha comunicado las medidas para reactivar los exámenes


Tiempo de lectura: 3 min.

Los primeros exámenes de conducir prácticos tras la reapertura de los centros examinadores y autoescuelas en la nueva normalidad, en el ecuador de la pandemia de coronavirus, se realizarán con todas las medidas posibles para garantizar la seguridad de todos los implicados. Habrá diferencias entre si el examen es en circuito cerrado o en vías abiertas.

En las pruebas teóricas se evitará el intercambio de objetos, como documentación o bolígrafos, además de llevar guantes y mascarillas en todo momento -la última se retirará únicamente para la identificación antes de entrar al examen-. La mascarilla se usará en todo momento, excepto cuando se realicen las pruebas de motocicleta o ciclomotor si se dispone de casco integral o modular.

En las pruebas en circuito cerrado, los aspirantes irán presentándose de forma escalonada y en grupos reducidos, mientras que los que no estén citados o todavía no haya sido su turno deberán permanecer fuera del entorno del circuito. Para realizar la prueba, se requerirá la utilización de EPI por parte del aspirante. En el caso en el que no lo lleve, la prueba se anulará sin que se pierda la convocatoria, con lo que seguirá teniendo esa oportunidad en el futuro.

La documentación en este caso se mostrará a una distancia de 2 metros del examinador, quién no llegará a tocarla, y retirándose la mascarilla para la identificación con la distancia de seguridad. Si la prueba requiere de material específico, como en las motocicletas, se recomienda que cada uno utilice el material propio. Los elementos del circuito únicamente serán manipulados por el personal del centro de exámenes, que irán protegidos por EPIS.

NOTA: si bien la nota informativa de la DGT habla de “EPIS”, no se refiere a trajes integrales como los que se usan en hospitales.

Exámenes de conducir en vías abiertas

Se acabó el ir de dos en dos en los exámenes de conducir. Cada aspirante hará el examen de forma individual junto al profesor y al examinador, que irá en la parte trasera del vehículo y solo. Todos los ocupantes deberán llevar mascarilla, aunque en el caso del aspirante tendrá que cambiársela por una nueva antes de realizar la prueba. Si no lleva mascarilla o no es nueva, se anulará la prueba, pero no correrá la convocatoria.

En el momento en el que el examinador determine que la prueba está suspendida por las razones que sean, esta será interrumpida de inmediato. El vehículo se desinfectará siempre que haya un cambio de aspirante o examinador, en especial aquellas zonas manipuladas por los aspirantes. Será responsabilidad de la autoescuela.

Todas las directrices antes de los exámenes de conducir, a no ser que el tiempo lo impida, se darán fuera del vehículo y manteniendo la distancia de seguridad. Así se aprovechará para ventilar el interior del vehículo entre aspirante y aspirante. Los examinadores tampoco manipularán ningún expediente. La autoescuela se hará cargo de ellos y presentará ante Jefatura aquellos que hayan resultado aptos en las pruebas.

En el caso de las pruebas de circulación de motocicletas, el examinador podrá decidir sentarse en la parte de atrás del coche de autoescuela si el reposacabezas del asiento del copiloto es extraíble. El intercomunicador será inalámbrico y bidireccional, además de que será responsabilidad de la empresa proporcionarlo y garantizar su seguridad frente a contagios. El examinador no manipulará ningún objeto ajeno. No existe ninguna norma que prohíba circular con la pantalla del casco levantada, pero sí es recomendable que no se haga por factores externos que puedan influir en la conducción de la motocicleta.

Fotografía de cabecera: srgpicker (Flickr) CC BY

COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.