Menu

Porsche seguirá siendo fiel al motor atmosférico…

... al menos en sus versiones GT3

Porsche seguirá siendo fiel al motor atmosférico…

El motor atmosférico está perdiendo la batalla. Los nuevos motores turboalimentados consiguen -no siempre- mejor rendimiento y menos consumo con una cilindrada mucho menor. Si el motor de combustión interna tiene los días contados, el motor de aspiración natural está dando sus últimos coletazos. Incluso los modelos más «puretas» han sucumbido al turbo.

Estamos en el año 2018 después de Jesucristo. Toda el parque automovilístico está ocupado por los turbados… ¿Todo? ¡No! Una empresa alemana formada por cabezascuadradas irreductibles alemanes resiste todavía y siempre al invasor. Todavía hay un resquicio de luz entre tanta oscuridad y nace de Frank-Steffen Walliser, jefe de Porsche Motorsport, afirmando a la revista australiana Drive que, mientras la normativa anticontaminación europea lo permita, la próxima generación del Porsche 911 GT3 seguirá siendo atmosférica.

Si en algo se caracterizan los de Stuttgart es por hacer las cosas a su manera. Les llamaron locos cuando lanzaron un deportivo con el motor colgado del eje trasero. Les llamaron locos cuando lanzaron su primer SUV. Les llamaron locos cuando incorporaron el diésel a sus coches… No hace falta decir que a pesar de ser movimientos ilógicos a primera vista, han funcionado a la perfección. Así habló Walliser:

Un motor de aspiración atmosférica sigue encajando en nuestro deportivo. No puedes conseguir lo mismo con un motor turbo, y en los planes de Porsche no se contempla que toda la gama recurra a la turboalimentación, al menos durante tanto tiempo como nos sea posible

Pero hay más, muchachos. Cuando Porsche lanzó la última versión del GT3, todos nos echamos las manos a la cabeza al ver que no existía la posibilidad de montar una caja de cambios manual. La firma alemana lanzó la versión «R», un GT3 manual sin alerón que nada más salir al mercado comenzó a cotizarse con precios desobirtados generando una especulación increíble. Como los 911 están diseñados para ser conducidos y disfrutados, y Porsche lo sabe, decidió reventar la burbuja lanzando un «Touring Package». Este paquete ha dado la posibilidad de que clientes potenciales y fanáticos del cambio manual puedan comprarse un GT3 sin que, por obligación, lleven montada la caja de cambios automática PDK -y que más de un especulador se tire de los pelos con el 911R-.

En Porsche son conscientes de que un motor turbo sería la opción «más racional» en un 911 en cuanto a números sobre el papel se refiere, pero la ligereza y las sensaciones que transmite un cambio manual y un tercer pedal son anheladas por los fans de este coche. Un voto a favor para Porsche y su cabezonería alemana que hará feliz a muchos entusiastas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Y mi pregunta es, ¿sacarán un R en la siguiente generación?, porque visto cómo se pusieron con su especulación posterior y las represarias que tomaron a la postre, la edición limitada de esta (y tal vez última) pura versión podría generarlos unas ganancias sin precedentes.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.