Un jugador se desquicia intentando jugar al Carmageddon con el Volvo XC90

Un jugador se desquicia intentando jugar al Carmageddon con el Volvo XC90

"No hay forma de atropellar a nadie", se lamentó el viciado


Tiempo de lectura: 3 min.

La vida de John Doe no volverá a ser la misma. Este residente en Minneapolis se encuentra internado en el St. Cloud Hospital Behavioral Health, una institución mental, después de haber sufrido una crisis nerviosa tras jugar a “Carmageddon: Reincarnation”. Los sanitarios que se lo llevaron con camisa de fuerza le encontraron en un estado de higiene lamentable.

Según un portavoz del mencionado hospital, Doe perdió los nervios después de haber intentado pasarse el juego, sin éxito, por una mala elección del vehículo: “Le dijeron que no había huevos a pasarse el juego con el Volvo XC90, y para su pesar, aceptó.” Doe fue víctima de un challenge o desafío de esos estúpidos que hay en las redes sociales.

El Volvo XC90 está disponible como DLC para la última versión del popular juego de finales de los 90, en el que los jugadores tienen que intentar crear el mayor caos vial posible, incluyendo echar a oponentes de la carretera, destruirlos e incluso atropellar a peatones. El jugador pensó con buen criterio que un SUV es mejor para el Carmageddon que un coche cutre con aristas cortantes, debido a la gran masa y altura de este tipo de coches. Sin embargo, John Doe no contaba con la eficacia de los sistemas de seguridad del todocamino sueco.

Volvo XC90 T6 Inscription

Volvo XC90 T6 Inscription

Para empezar, John Doe acabó harto del aviso de abrochado de cinturón de seguridad. Tal fue su desesperación que a base de apretarse el cinturón de su pantalón perdió varias tallas. No le ayudó que el Control Adaptativo de crucero le impidiese colisionar con otros vehículos, ya que mantiene automáticamente la distancia de seguridad. Solo permite ganar velocidad en carretera despejada, algo no muy frecuente en el juego.

El colmo para Doe fue la imposibilidad de poder atropellar a los peatones, habida cuenta del sistema Intellisafe, que frena automáticamente el XC90 cuando detecta un peatón. Los demás jugadores se lo tomaron a cachondeo, viendo que Doe siempre tenía las peores puntuaciones. Lo máximo que consiguió fue rodar fuera de carretera y derrapar un poco.

Los padres de John Doe están consternados, pero entienden parcialmente lo ocurrido: “Nuestro John había leído en la Frikipedia que Chuck Norris se pasó el Need For Speed: Underground con el Peugeot 206, y sin tunear. Eso le inspiró para intentar lograr su hazaña, pero tampoco pasa nada, nos han sacado a un ni-ni de casa y ya podemos alquilar su habitación con AirBnb”– declaró John Senior Doe a un medio local de Minnesota.

Volvo mandó un comunicado de prensa por e-mail a diversos medios, en el que insisten en su visión sobre la seguridad: “No queremos ninguna víctima mortal en un Volvo -ni por culpa de un Volvo- a partir de la próxima década, y eso incluye los bots en cualquier juego, que también tienen sentimientos, como cualquier mueble de IKEA.” No está prevista por tanto ninguna rectificación en el DLC de “Carmageddon” para que el XC90 sea un buen todocamino para progresar en el juego.

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.