¿Por qué decimos “be-eme-uve” y no “be-eme-uve doble”?

¿Por qué decimos “be-eme-uve” y no “be-eme-uve doble”?

Spoiler: no nos equivocamos al decirlo


Tiempo de lectura: 4 min.

Tras desmentir el mito de que el logotipo de BMW se basaba en una hélice de un motor de avión, hoy llegamos con otra de esas noticias curiosas acerca de la marca alemana. Aún con reconocida forma mundial, las tres letras que conforman un nombre con tanta historia no se pronuncian de igual manera en todos los lares del mundo. En España, siempre se ha dicho “Be-Eme-Uve” en lugar de “Be-Eme-Uve Doble”. ¿Por qué? ¿Por vaguería?

Siendo estrictos, es la segunda alternativa la que tendríamos que decir al mencionar a la marca de Múnich. Los lugares de habla anglosajona así lo dicen, además de usar otros apelativos como “Bimmer” o “Beemer”; nosotros nos quedamos con “Bemeta”. Estoy seguro de que muchos de los que estáis leyendo esto sabéis lo que significa BMW. Si no, te resumo que es el acrónimo de “Bayerische Motorenwerke”, que básicamente significa “Fábrica de Motores Bávara” cuando se traduce al castellano.

Hemos escuchado muchas formas diferentes de pronunciar la abreviatura de BMW, pero de una forma similar a lo que hizo Porsche para aclarar su pronunciación -no es “Porche”, es “Poshe“, fonéticamente [ˈpɔʁʃə]– en diferentes idiomas, la firma de Múnich también ha decidido abordar muchas de las pronunciaciones posibles. La marca acaba de lanzar una nueva serie de vídeos a través de su sección “BMW Explained” donde muestra la forma exacta de nombrar a la marca en distintos idiomas. Son muy cortos, pero es innegable que dejan las cosas claras.

BMW Serie 8 Gran Coupe 2020 Interior Estudio (14)

Tanto el significado de las letras BMW como el diseño de su logotipo refleja el origen geográfico de la compañía alemana, fundada el 7 de marzo de 1914

Entonces, ¿cómo dice correctamente en su idioma nativo el nombre de la querida marca bávara? “Bee-Ehm-Wie” -“Bi Em Vi”, en sonido castellano. No se parece mucho a cómo lo diríamos aquí, pero si quieres ser 100 % preciso, así es como debes decirlo. Ahora bien, hay una cosa que debemos agregar. El chico del vídeo tiene una pronunciación muy clara y distintiva, pero es muy importante tener en cuenta que así es como se debe decir BMW en alemán, no en español. La traducción del nombre no genera las mismas siglas en nuestro idioma.

La firma germana no aporta una respuesta satisfactoria a por qué en español no se menciona la uve doble como tal. El tema es ampliamente debatido en foros del mundo del motor, pero en general, se deduce de todos ellos que nosotros lo decimos así por comodidad, porque es más corto. La letra “W” es escasa en nuestro vocabulario y, además, no pertenece propiamente a la gramática española, sino que se usa para designar palabras de otros idiomas. Si no me crees, abre un diccionario por la “W”.

BMW 750i F01 5

En los países de habla inglesa, se le llama igual a BMW, pronunciado como “bi-em-dabliu” (que es double-u, es decir, doble u). En esta lengua, a la “W” se la nombra como tal, “uve doble”

Las palabras inglesas que empiezan por “W”, por norma, se pronuncian como si empezaran por “GÜ”. Sin embargo, las palabras alemanas que empiezan o contienen una “W”, se pronuncian como si en su lugar hubiese una “V”. En español, la tendencia es pronunciar las palabras de una forma “similar” a su idioma de origen. Es decir, palabras anglosajones que incluyen “W” las sustituimos por “GÜ”, y alemanas por una “V”. Ejemplo práctico: decimos “güifi” y “Volksvaguen” (de “Wi-Fi” y “Volkswagen”, respectivamente), cuando las pronunciaciones correctas serían “güai-fai” y “Folksvaguen”, respectivamente.

Una historia divertida sobre el acrónimo de BMW tuvo lugar cuando la marca alemana recién comenzaba su incursión en el continente norteamericano. Aparentemente, cuando comenzaron a competir, la gente no tenía idea de lo que las letras significaban. Algunos de los primeros casos en los que se mostró el logotipo fueron en los 3.0 CSL que compitieron en Sebring o Laguna Seca durante la década de los 70. La gente los veía competir y alzarse con los primeros puestos, pero se inventaban posibles significados.

BMW M340i xDrive Touring 2019 28

Aparentemente, la mayoría pensaba que BMW representaba lo que sería una “British Motor Works”. Esto hizo que el hombre que creó la división Motorsport de la compañía, Jochen Neerpasch, reaccionara y cambiara las libreas en sus vehículos de competición, mostrando al principio el nombre completo de la empresa. De todos modos, en la publicidad de la marca para nuestro mercado jamás se ha dicho “Be-Eme-Uve Doble”, lo que también ha ayudado a afianzar ese recorte en el nombre.

Ahora bien, si bien la marca no da una respuesta clara de por qué en español se pronuncia con una uve en detrimento de una uve doble, sí que nos confirma que realmente no lo estamos pronunciando de mala forma. Si no quieres equivocarte, siempre puedes optar por la mención en su idioma de origen. Todo depende de ti, pero ahora, puedes decirles a tus amigos que sabes cómo realmente se debería de pronunciar las tres palabras asociadas al antiguo lema “¿Te gusta conducir?”.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!