Sophia Flörsch se recupera después del accidente que le pudo costar la vida

Sophia Flörsch se recupera después del accidente que le pudo costar la vida

En un nuevo vídeo se aprecia la causa del terrible accidente en la carrera de Fórmula 3 en Macao


Tiempo de lectura: 3 min.

Seguro que a estas alturas ya conocéis la noticia de la que se han echo eco todos los medios: el accidente que sufrió Sophia Flörsch a bordo de su F3 en el GP de Macao el pasado fin de semana. Al ver las imágenes del accidente uno presupone lo peor, pero por fortuna la joven piloto de 17 años se recupera de sus heridas favorablemente en el hospital Conde S. Januario de la ciudad china.

Las imágenes que han aparecido hace un par de días nos muestran el accidente desde la propia curva. Así podemos ver claramente cómo el origen de todo está en un adelantamiento fallido de la propia Sophia. En plena recta, intenta adelantar a otro piloto, pero calcula mal la distancia. Al golpearlo, rompe el trapecio delantero izquierdo, por lo que pierde la dirección y la inercia hace el resto.

Seguidamente impacta la rueda trasera izquierda, rompiendo también el trapecio de la suspensión, y haciendo girar el monoplaza número 25 de Flörsch, que ya ha perdido totalmente el control. En su giro, toca levemente las protecciones con el morro, pero continua deslizándose a nivel del suelo.

“He sobrevivido a la operación, que duró once horas. Espero que a partir de ahora solo vaya a mejor. Tengo que estar unos cuantos días más en Macao hasta que pueda trasladarme. […] ¡Volveré! Por cierto, Dallara ha hecho un chasis muy estable.” – Sophia Flörsch, piloto de F3

La mala fortuna quiso que en aquel momento el monoplaza número 31 del japonés Sho Tsuboi se encontrase negociando la curva, justo cuando el monoplaza de Sophia se dirigía hacia allí sin control. Así, los pianos y el número 31 hicieron de rampa de lanzamiento para el monoplaza de Sophia Flörsch, que se elevó por encima de Sho Tsuboi e impactó verticalmente contra las vallas de protección del circuito a gran velocidad.

Inmediatamente fue trasladada al hospital con una fractura vertebral, por lo que, a la mañana siguiente, se la intervino durante 11 horas. Afortunadamente, todo salió bien y los médicos predicen una recuperación lenta, pero sin secuelas para la piloto. También el piloto japonés, que sufría dolor de espalda, fue trasladado al hospital, pero fue dado de alta inmediatamente al no sufrir ninguna herida, así como un comisario y dos fotógrafos, que también resultaron heridos de manera leve tras el impacto.

La FIA, como no podía ser de otro modo, ha declarado que investigará este accidente para tomar las medidas correctoras necesarias para que no se vuelva a producir. Los pilotos nacen, no se hacen, como demuestran las palabras del padre de la piloto: “no hay nada que pueda hacer para que deje de correr.Desde aquí le deseamos una pronta recuperación a Sophia Flörsch y volver a verla pronto haciendo lo que más le gusta: competir con su monoplaza número 25.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.