Aznom Palladium, una especie de vehículo “todo en uno”

Aznom Palladium, una especie de vehículo “todo en uno”

La primera “hiperlimusina” del mundo es una RAM 1500 italianizada


Tiempo de lectura: 4 min.

El Aznom Palladium es, probablemente, uno de los “coches” más extraños de los que nunca has oído hablar hasta el momento. Es una creación de varios centenares de miles en la que recibes una pick-up RAM 1500 profundamente modificada para ser la camioneta-SUV-berlina de lujo definitiva. Bueno, en realidad la compañía lo define como la primera “hiperlimusina” del mundo, algo que quizá haya que corroborar viendo algunos especímenes.

Aznom tiene su sede en Monza, Italia, y ahí es donde se diseñó y se producirá el Palladium. Italia es el hogar de algunas de las casas de diseño más emblemáticas del mundo, automotrices o de otro tipo, pero pocos carroceros han producido un proyecto tan idiosincrásico. Y, aun así, es el proyecto favorito de Marcello Meregalli, fundador de la compañía, quien en sus principios se dedicó a la personalización de vehículos antes de diversificarse en reimaginaciones un tanto más detalladas, como el Atulux con el que debutó en 2018.

La idea básica detrás del Atulux y el Palladium, dice Maregalli, se inspiró en “The Beast” (“La Bestia”), el coche presidencial estadounidense basado en un chasis de camión General Motors y que se parece vagamente a un Cadillac, pero con proporciones inusuales e imponentes. Como resultado, el Palladium está destinado a ser uno de los vehículos más grandes en la carretera. Estamos hablando de una máquina con una longitud de 5.960 milímetros, una altura de 1.971 mm, una anchura de 2.085 mm y una batalla de 3.670 mm.

Aznom Palladium (3)

El Aznom Palladium es sin duda un vehículo único y sorprendente y, como es la intención del fabricante, está listo para cubrir los gustos y necesidades de un nicho bastante especial

El Palladium combina elementos del Rolls-Royce Phantom, del Bentley Flying Spur e incluso del Lamborghini Urus en su diseño. Ello debemos de agradecérselo a Alessandro Camorali, de Studio Camal en Turín, y artífice de lo que vemos. La mayor parte de la carrocería está construida de acero, aunque algunos elementos, como el capó y el techo, fueron hechos de fibra de carbono para ayudar a bajar el centro de gravedad. Se agregaron refuerzos en la zaga para compensar la chapa adicional y el compartimento del maletero deslizable.

Los orígenes del Aznom Palladium son claramente visibles en la cabina, ya que la primera fila es poco más que una RAM 1500 vestida con cuero elegante, láminas de madera y algunos detalles de aluminio. Sin embargo, hay una nueva pantalla táctil en la puerta del conductor que controla las luces interiores, un frigorífico a bordo para mantener las copas y el champán muy fríos, y una apertura y cierre de todos los cajones y compartimentos a distancia. Eso sí, la disposición a modo de trono de la segunda fila de asiento es impresionante.

Aznom Palladium (22)

Los clientes del Aznom Palladium también reciben un juego de maletas de equipaje que utiliza el mismo cuero y costuras que el interior, así como un paraguas firmado por Francesco Maglia

Aznom Palladium (25)

Además de las clásicas comodidades para los pasajeros traseros, también podemos encontrar un excelente sistema de sonido Harman Kardon y dos Microsoft Surface X Pro. Un hermoso reloj hecho a mano y recubierto de oro y paladio está disponible en la posición central inferior en la consola central-posterior. Diseñado por Aznom, incorpora el logotipo del Palladium, ya que los brazos recuerdan –con mejor gusto– el color exterior de la enorme mole. La marca apunta que se puede quitar para convertirse en un elegante mueble para el hogar.

La energía es proporcionada por un motor V8 de 5,7 litros equipado con dos turbocompresores. Esto le permite generar 710 CV y 950 Nm. Según la información aportada, esta configuración le otorga al Palladium una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y una velocidad máxima (limitada) de 210 km/h. A petición del cliente, se puede instalar y emparejar con un sistema mild-hybrid, aunque, en determinadas circunstancias, ya de por sí el motor HEMI puede ser un “mechero” al funcionar únicamente con cuatro cilindros.

Como derivado de la segunda camioneta más vendida al otro lado del charco, se conserva la tracción en las cuatro ruedas. Ya no hay marchas ultra bajas, pero sí que viene equipado con una transmisión automática de ocho velocidades y un diferencial de bloqueo electrónico. El conjunto se monta sobre llantas de aleación personalizadas de 22 pulgadas con neumáticos Yokohama Advan Sport de medidas 285/45. Los frenos quedan compuestos por unos discos Brembo GT con pinzas de seis pistones delante y cuatro en el eje posterior.

Aznom Palladium (6)

La producción se limitará a 10 unidades, y cada uno de los clientes podrá personalizar “cada detalle” del susodicho modelo. Como tal, no hay información sobre el precio de partida del Aznom Palladium, pero la compañía espera que las ventas provengan de China, Rusia, Oriente Medio y Estados Unidos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Invitado
Reverfons

Creo que es lo más raro que he visto en mucho tiempo


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.